Calificar:

8,2

38 votos

Sinopsis de SVEIN, EL DEL CABALLO BLANCO

Uthred, un joven anglo-sajón de ascendencia aristocrática, se debate ahora entre luchar al lado de quienes le han educado, los vikingos, o ponerse a las órdenes de Alfredo el Grande, de quien le separan las creencias religiosas. Aun cuando Alfredo parece llevar todas las perder, finalmente Uhtred lucha al lado del rey sajón y se convierte en una de sus principales fuentes de información, haciendo para sus tropas importantes labores de espionaje que pondrán en riesgo su vida. La habilidad de Cornwell para presentar cuestiones de largo alcance, como son los enfrentamientos por motivos religiosos, mediante novelas de aventuras de ritmo trepidante, ajustadas a los acontecimientos históricos y su innegable capacidad para narrar grandes y violentísimas batallas brilla en este caso con todo su esplendor, lo que da como resultado la que muy probablemente sea la mejor novela de Cornwell hasta la fecha.

COMPRAR EN PAPEL

6 reseñas sobre el libro SVEIN, EL DEL CABALLO BLANCO

Épico! La descripción de cada enfrentamiento entre espadas, hachas y arcos son realmente épicas. Contagian a uno a volcarse a la batalla, luchas y guerras enteras, el fuego se hace de uno a tal punto que ya sos uhtred cabalgando entre campos que aún no se puede asegurar propiedad de alguien o algún reyno, todo va en juego, el honor, el deseo de vivir, las ganas de recuperar lo perdido, las agallas de atreverse a luchar por lo que crees y por tolerar hasta lo que no, con el único fin de escalar en un mundo que te condena si te quedas quieto. Sorteando cada situación nuestro pagano jinete mata-sajones, se aventura en mano del rey Alfredo, que solo confía en esas agallas que uhtred puede mostrar al ser un mestizo sin considerarlo digno de su confianza. Con todo ello en su mente no duda en dar un asalto digno de un estratega que lleva a una Victoria. Siendo aun así traicionado y despojado de su gloria (hecho que no dejara de su cederlo y hechos que harán de el más sabio, aguerrido y valiente). Y aunque para el rey Alfredo aún no sea digno, para sus enemigos Uhtred es el único guerrero capaz de exterminarlos. En medio de todo esto, en todo el escenario se cocina fieramente las traiciones y mentiras para jalar la fortuna y el favor hacia cada uno de los personajes, y esque Cornwell no duda en explorar al máximo cada drama dentro de cada uno de los grupos que pelean por la soberanía de una Inglaterra que agoniza con el ultimo reyntoque es wexes. Mientras Uhtred desanimado regresa a su hogar con su esposa e hijo para encontrarse con una realidad aún más chocante por lo que el terminará navegando para sentir que está vivo y que aún existe oportunidad de recuperar lo suyo y ser aquel terrateniente que le negaron de niño. Vaya destino, vaya vida, que aventuras, que sangre, ¡que envidia!


Muy buena continuación, al nivel del primero y en partes superandolo.


Segunda entrega de la serie que mantiene el interés de la primera y en la que vemos como el protagonista, Uthred, no sin antes dudarlo mucho y llegar hasta el punto de luchar al lado de los daneses (concretamente con el Svein del titulo) al final se decantará por ser fiel al rey Alfredo y a sus compatriotas sajones. Y menos mal para este rey porque nuestro protagonista se pasa buena parte de la novela salvándolo y ayudándolo a recomponerse después de que los daneses invadan su reino y el monarca se convierta poco más que en un fugitivo. Quizá Cornwell a cargado demasiado las tintas en este aspecto que al final puede llegar a ser un poco exagerado. Ya comentaba en la reseña del primer titulo de esta serie sus semejanzas con la trilogía "Crónicas del señor de la guerra" (también en más de una ocasión los protagonistas hacen referencia a la figura ya lejana de Arturo ) y aquí no hacen más que acentuarse con cosas como un personaje "místico" (Iseult, compañera sentimental del protagonista) que, además de predecir el futuro, realiza alguna que otra sanación milagrosa de vez en cuando. Si en las novelas artúricas esto no quedaba mal del todo, por lo que tiene de místico y leyenda el tema, en esta serie el autor se podía haber ahorrado estos toques fantásticos. En todo caso tampoco es que sea demasiado relevante. Lo que si es bastante relevante, o evidente, es el anticristianismo del autor, algo que ya se puede comprobar en la mencionada trilogía de Arturo, y que aquí resulta incluso más palpable. La verdad es que uno llega a pensar que los elementos sobrenaturales que aparecen en estas novelas (pocos, afortunadamente) los añade Cornwell como un pretexto más para atacar a la religión cristiana. Solo así se explica que los cristianos, empezando por su muy católico rey Alfredo que es bastante ridiculizado en ese aspecto, recen y recen sin obtener el más mínimo resultado positivo, y los paganos adoradores de los antiguos dioses britanos consigan algún que otro milagro con sus ritos... En fin, al margen de las "fobias" de su autor no hay que olvidar lo verdaderamente importante y es que esta novela es un entretenimiento asegurado de principio a fin servido con la calidad literaria a la que afortunadamente nos tiene acostumbrado Bernard Cornwell, con un gran personaje, Uthred, y un buen ritmo narrativo que culmina en la decisiva batalla de Ethandun, de la que, eso si, se echa en falta un mapa.


Esta segunda parte me ha gustado mucho. Los personajes te atrapan y la historia hace que quieras saber que pasa a continuación. Estoy deseando saber como continúa esta historia tan trepidante.


la historia sigue siendo de Uhtred, el joven que nació en Bebbanbug pero fue criado por los daneses, más específicamente por Ragnar. En este segundo libro, seguimos notando esa meta, recuperar las tierras que le fueron arrebatadas por su tío, seguimos con la premisa de “El Destino lo es Todo”, la guerra entre Wessex y los Daneses (o Vikingos) sigue en pie, y la nota histórica al final del libro. ¿Entonces que los diferente? unas cuantas cositas. Primero nuestro protagonista no está muy contento con la vida que tiene, problemas matrimoniales por culpa de la región, deudas que saldar, y ser un granjero más que un guerrero. Pero junto a Leofric vuelve a surcar los mares disfrazando el barco con cabeza de dragones y serpientes, para que parezca un barco Danés ya que había un “tratado de paz” . Uhtred feliz de volver a la vida de vikingo por unos días, saqueando y juntando dinero para poder cumplir su meta de recuperar sus tierras en el norte, se topa con Svain y aquí es donde la historia comienza a dar giros y giros y se pone interesante. Svain se alía temporalmente con él, eso lleva a que más adelante tenga que pelear por su vida en un duelo con un hombre implacable. En pleno combate los daneses atacaron la ciudad, y todo comienza a tornarse muy poco esperanzador. Dejamos el relato allí, ya que eso es como un resumen, más que nada para que el bichito de la curiosidad los pique y lean la saga que es excelente. Lo que me gusto de esta entrega de “El Ultimo Reino” es que si bien tiene puntos en común con la primera parte, el protagonista en cierta forma va creciendo, si bien aún le falta muchísimo que aprender sobre la vida y la guerra, vemos a un Uhtred mas maduro, mas enojado y que piensa las cosas con cautela, es decir el personaje tiene una evolución muy interesante. Por otro lado el autor acentúa mucho más la diferencia entre un “buen cristiano” y un pagano, y la verdad que, refleja muy bien esa brecha, ¿porque? por el simple hecho, de que no importa nada de lo que haga nuestro protagonista, nunca van a confiar él, no importa la cantidad de veces que arriesgue su vida, no importa cuantos daneses mate con Hilato de Serpiente, él es un pagano, dejó a esposa para estar con una pagana (que dicho sea de paso salvó la vida del primogénito del Rey), no importa cuantas veces jure lealtad a Alfredo, siempre es visto como un pagano predispuesto a traicionar, a mentir, a cambiarse de bando, y como es de esperarse Uhtred empieza a sentirse cada vez mas molesto, pero él es un hombre de palabra, de honor, que por mas que siempre le tiren piedras por creer en algo diferente, está allí peleando cara a cara en un muro de escudos contra los Daneses, aquellos vikingos que tanto le gustan. Otra cosa que empezamos a notar, es que el protagonista empieza a tener ciertos problemas de “identidad”, es decir las gentes de Wessex lo ven como un forastero pagano, por mas que pelee por ellos, y su hermano, Ragan el Joven, lo ve como alguien inferior por ser sajón, no de manera consciente claro, pero te lo da a entender en una refleccion que tiene nuestro guerrero cuando Ragnarson le pide que le brinde su espada y le jure lealtad. Por lo que en este libro, no solo vemos la guerra entre los vikingos y los sajones, entre paganos y cristianos, sino que también podemos notar esa incertidumbre de ser parte de algo pero al mismo tiempo no ser parte de nada, de cómo la sociedad en aquella época (y lastimosamente en la nuestra también) por ser de otro lado, o por creer en cosas diferentes, te discriminan o no confían en ti a pesar de darlo todo. Por último voy a agregar algo que me dejó un sentimiento de tristeza, muere uno de los personajes que mejor se amoldaba con Uhtred, y que me caia super bien, asi que les pido un minuto se silencio por nuestro guerrero (que sí se vieron la serie se imaginaran quien es)


toda la historia en cinco libros me atraparon


LIBROS QUE TE PUEDEN INTERESAR


TAMBIÉN SE BUSCÓ EN NOVELAS HISTÓRICAS Y NO FICCIÓN