Calificar
8,6 154 votos

Sinopsis

Una historia sobre las razones de nuestro pasado que pueden ser perfectamente las razones de nuestro incierto.Lisboa, 1938. La opresiva dictadura de Salazar, el furor de la guerra civil española llamando a la puerta, al fondo el fascismo italiano. En esta Europa recorrida por el virulento fantasma de los totalitarismos, Pereira, un periodista dedicado durante toda su vida a la sección de sucesos, recibe el encargo de dirigir la página cultural de un mediocre periódico, el Lisboa. Pereira tiene un sentido un tanto fúnebre de la cultura: prefiere la literatura del pasado, dedicarse a la elegía de los escritores desaparecidos, preparar necrológicas anticipadas. Necesitado de un colaborador, contacta con un joven, Monteiro Rossi, quien a pesar de haber escrito su tesis acerca de la muerte está inequívocamente comprometido con la vida. Y la intensa relación que se establece entre el viejo periodista, Monteiro y su novia Marta cristalizará en una crisis personal, una maduración interior y una dolorosa toma de conciencia que transformará profundamente la vida de Pereira.

Año de publicación:1994

17 reseñas sobre el libro SOSTIENE PEREIRA

Es un libro con un personaje entrañable, Pereira. De una prosa magnífica, como es costumbre de Tabucci. Es una historia simple, protagonizada por el mencionado Pereira que esconde hondas reflexiones que dejan pensando al lector; o por lo menos eso me pasó a mí. Arranca un poco lento, pero se pone cada vez mejor las cuestión a medida que se avanza en la lectura del libro. Recomendado.


“Sostiene Pererira”, como otras grandes obras plantea un dilema moral y político: ¿Cuál debería ser nuestra actitud frente a los hechos que suceden pero que nadie denuncia? ¿Deberíamos tomar partido en un contexto político convulso y crítico? Pereira es un periodista, ya mayor, encargado del suplemento cultural del “Lisboa”, un periódico vespertino pequeño de Portugal; aunque años atrás fue cronista parece ser que he decidido vivir en una especie de campana de cristal, las cosas que suceden a su alrededor no le llaman la atención y solo vive anclado en el pasado viviendo en un apatía que puede resultar, realmente, desesperante; sin embargo al conocer al joven Monteiro Rossi, su forma de vida entra en conflicto, sus valores se cuestionan y poco a poco va involucrándose con la causa que va en contra de la dictadura de Salazar y los regímenes políticos nefastos de la Europa de 1938: Franco en España; Mussolini en Italia, Hitler en Alemania. Esta es una novela que asume un compromiso político, pero también un compromiso literario ya que está narrada estupendamente, sabe introducir al lector en la trama narrativa y logra hacer de Pereira un personaje entrañable.


El libro va ganando a medida que avanza la lectura. Humor sutil, paisajes portugueses, influencias europeas con el trasfondo de la guerra civil española, el auge del fascismo y la sombra de la censura.


Sostiene Pereira,sostiene la libertad, sostiene los ideales dormidos, sostiene la dignidad, sostiene lo humano. Ha leerlo lo sostengo!


"El logro mayor del relato es hacer participar al lector de manera inequívoca en aquel secreto proceso que cambia al pasivo y apático Pereira en cuestiones políticas, en un ciudadano en ejercicio, que se moviliza con gran audacia en contra de un sistema cuyas asfixiante coerción y crueldad se le acaban de revelar, y arriesga en ello su libertad y, acaso, la vida. Ese proceso no es del todo lúcido para el propio Pereira, que lo va viviendo sin tener cabal conciencia de él hasta el final. Tampoco parece serlo para el astuto narrador, emboscado en la piel de un notario o reportero que transmite el testimonio del protagonista sin entrometer jamás una opinión. El narrador escamotea al lector este desarrollo anímico, lo convierte en dato escondido, en un hipérbaton que sólo al final de la historia, cuando Pereira da el paso decisivo contra la dictadura, se despliega en toda su grandeza. Ese no es el único silencio del narrador, que calla mucho más de lo que cuenta. Pero, como en este asunto, sus silencios son de una gran locuacidad narrativa, una estrategia: ir comunicando, mediante discretas alusiones y elusiones significativas, los datos fundamentales de la historia. Así ocurre, por ejemplo, con todo lo que concierne a la dictadura. Sus abusos, violencias y excesos rara vez son denunciados de modo explícito; van transpareciendo, se diría que sin deliberación, por accidente, al sesgo de mínimos episodios —una fiesta callejera de milicianos, las dificultades que encuentra Pereira para publicar cuentos franceses o necrológicas y efemérides de escritores católicos no conformistas, como Bernanos o Mauriac, las noticias sobre la guerra civil en España o del propio Portugal que el camarero del Café Orquídea escucha en una radio de Londres, la manera como el propio Pereira censura los textos que le escribe Montero Rossi— sin que ni el protagonista ni el narrador saquen de ello conclusiones. Esta manera callada, indirecta, de describir el medio social es muy eficaz: muy pronto la dictadura cobra sustancia, en la atroz monotonía en que transcurre la vida de las gentes, en la atmósfera de limbo, de recelo, de voluntaria ignorancia con que (el ejemplo mayor es el profesor Silva) se protegen los ciudadanos." Mario Vargas Llosa, Héroe sin cualidades, de su columna Piedra de toque, Londres, marzo de 2000


Tabucchi te regala la oportunidad de abrir cualquier parte del libro y ponerte en sintonia. Sostiene Pereira es algo melancólico y atrevido para con la critica, definitivamente una prosa tan propia.


Es un libro tan entrañable como su protagonista. Uno no puede dejar de empatizar con Pereira y dejarse llevar por la prosa del autor. Ameno e incluso tierno sin ser para nada meloso. El final conmueve y no deja de ser sencillo. Recomiendo particularmente está edición por las palabras finales del autor. Finalmente no quiero dejar de resaltar la originalidad de la narración.


Sostiene Pereira es, sin duda, uno de mis libros favoritos y uno de los mejores de la literatura portuquesa. Es un libro imprescindible. Suelo releerlo cada cierto tiempo y regalarlo con asiduidad. Es una historia sencilla de un periodista que te lleva a la reflexión de muchos aspectos de la vida. Es un libro corto ideal para leer en un viaje en tren o avión. No es recomendable sino imprescindible.


Ver más reseñas