Calificar
8,2 101 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis de ESTUPOR Y TEMBLORES

La historia de una joven belga que empieza a trabajar en una gran compañía japonesa. Amélie, originaria de Bélgica y que vivió su infancia en Japón, siempre admiró el refinamiento y el arte de vivir de este país. A la edad adulta, vuelve allí con un contrato de intérprete en el seno de la prestigiosa compañía Yumimoto, con el fin de trabajar y vivir allí como japonesa en cuanto empleada. La joven se topa con un sistema rígido al cual le cuesta adaptarse y encadena un error tras otro. Bajo las órdenes de la bella señorita Fubuki Mori, ella misma bajo las órdenes de Señor Saito, que está bajo las órdenes de señor Omochi a las órdenes de señor Haneda: la joven "Amélie-san" está a las órdenes de todo el mundo. Ésta es la historia de un decaimiento cruel e injusto: Amélie baja los escalones de la jerarquía de la sociedad hasta el puesto de « dama pipí ». Se niega, sin embargo, a dimitir para guardar su honor (noción fundamental de la cultura japonesa). Trabajos absurdos, órdenes dementes, tareas repetitivas, humillaciones grotescas, misiones ingratas, ineptas o delirantes, superiores sádicos, la joven Amélie empieza en contabilidad, luego a servir cafés, pasa a la fotocopiadora y, descendiendo los escalones de la dignidad (aunque con un despego muy zen), acaba ocupándose de los lavabos... masculinos.

Año de publicación:2000

16 reseñas sobre el libro ESTUPOR Y TEMBLORES

Libro autobiográfico que cuenta sus experiencias al ingresar a trabajar como traductora en una empresa en japón y como sus ilusiones se fueron haciendo añicos a medida que pasaban los días. Me sorprendió mucho la cultura japonesa, como hay que ser sumiso y respetar siempre lo que dice la persona que se encuentra arriba tuyo en el escalafón de la empresa. Como la mujer es denigrada, maltratada, y no es más que la sombra del hombre que tiene al lado, pensé que era una sociedad un poco más abierta. Si bien intenta escribirlo con gracia y soporta con estoicismo las humillaciones a las que la someten a diario, me pareció terrible. Me compadecí de ella muchas veces y la admire por aceptar las normas y jugar con las cartas del lugar. Libro muy recomendable. Realmente esta escritora no defrauda.


Si Estupor y temblores es, como parece ser, una historia con grandes connotaciones autobiográficas... comprendo perfectamente porqué me gusta tanto esta mujer y, creo que, a partir de ahora, voy a entender mejor sus libros. No he dejado de reír desde que empecé hasta que terminé esta lectura. Las dosis de ironía de Amelie y su forma de afrontar situaciones que a cualquiera de nosotros nos amargarían la existencia, en ella, es tremenda. La burla y el sarcasmo, ante superiores con un rígida jerarquía y un sentido de absoluta superioridad hacia todo lo occidental, con actitudes totalmente desconcertantes, no tiene desperdicio. Amelie Nothom demuestra su carácter extravagante, pero a la vez tranquilo y sosegado en este libro corto en el que nos cuenta su pequeño paso por una gran empresa Japonesa, la ilusión de su vida. Amelie-san Es una joven Belga cuyos primeros años de su vida los vivió en Japón, sus maravillosos recuerdos la hacen sentirse tremendamente atraída por la cultura de este país y, arrastrada por sus recuerdos, decide trasladarse a vivir al país del sol naciente. Después de terminar sus estudios universitarios y con un perfecto dominio del Japonés consigue trabajo en la gran compañía Yumimoto. Allí conocerá la verdadera realidad del carácter nipón y su imposibilidad para adaptarse a él. En la empresa el orden jerárquico es sagrado y, entre unos superiores y otros, empiezan a hacerle la vida imposible a la nueva, joven, mujer y, por si esto fuera poco, occidental empleada. Lo peor es el despotismo de su jefa más directa, una joven de gran belleza, que asombra y obnubila a Amelie, llamada Mori Fubuki. Mori es la única mujer en la empresa con un puesto de responsabilidad, llegar a ello le ha costado mucho. La posición que la mujer ocupa en l sociedad japonesa lo dificulta sobre manera, y, la posibilidad de un triunfo fácil para una recién llegada, la hace sentirse agredida. Las humillaciones que sufre Amelie no tienen nombre. Sin embargo, ella reacciona a cada una de ellas de una manera mordaz, ridiculizando, con muchísima diplomacia a su superiora, a la que saca constantemente de sus casillas. En consecuencia, Mori la humilla cada vez más y más. Ella se adapta a cada una de las situaciones con una naturalidad que nos hace sonreír, a todo le encuentra el punto positivo y si tiene una ventana cerca por donde ver la inmensidad de la gran ciudad, pierde la noción del tiempo y es feliz. Llegado el momento de la despedida de todos sus jefes la situación se convierte en algo estrambótico y ridículo en el que cada unos de sus superiores sacarán su carácter y la harán moverse por diferentes sensaciones. El rencor, la antipatía o el odio no serán una de ellas. Amelie parece estar por encima de eso. Podría parecer que se humilla en algún momento, pero la realidad es, que se lo pasa todo por el forro. Divertida, ocurrente, original y todos sus sinónimos son los adjetivos que, para mí, definen esta obra. Definitivamente me encanta esta peculiar mujer.


No lo puedo evitar, me cautiva el personaje de Nothomb tanto como lo que escribe. De prosa sencilla, ingeniosa y breve, Estupor y temblores muestra distintas aristas de la cultura japonesa, tal como fue vivida por la autora durante el año en que trabajó para una multinacional nipona. Con situaciones que rozan lo hilarante, con una jefa que es a su vez subordinada de otro jefe, la protagonista, con estudios e idiomas a cuestas, irá siendo degradada cada vez más hasta tener como única misión la de mantener limpios los baños del piso 44 del edificio Yumimoto. Perdido por perdido (¿perdida la dignidad? No lo creo…), ni bien terminó su contrato, regresó a Europa y comenzó a escribir. Al año siguiente publicó su primera novela (Higiene del asesino) y por suerte para nosotros, nunca dejó de escribir.


Este libro es entretenido, divertido y nos deja con ganas que dure mas. Pero sobre todo se ríe de las ideas occidentales que idealizan la cultura japonesa y muestra una perspectiva donde el amor por jerarquía y el orden es llevado hasta la estupidez.


Es el primer libro que leo de Nothomb y me ha parecido sublime su forma de escribir. La historia es autobiográfica, basada en una experiencia personal que tuvo. Es divertida, asombrosa y emotiva, y para mí es un aprendizaje a superar obstáculos con dignidad e integridad. Recomiendo su lectura y por supuesto voy a seguir leyendo a Nothomb.


Es la primera vez que leo a esta autora y a pesar de que la lectura considero que es curiosa y muy ágil, pienso que más que una crítica en clave de humor es una caricatura de las empresas japonesas y sus empleados. Sé que es una especie de autobiografía, pero creo que está llevada a la exageración para conseguir un interés literario.


Amélie Nothomb por si alguien no la conoce, es hija de diplomáticos belgas, nació en Japón y su infancia fue en China, es occidental pero habla perfectamente japonés, a fines de los 80 y con 22 años comenzó a trabajar en una empresa japonesa y allí empezaron sus desventuras “El señor Haneda, que era el superior del señor Omochi, que era el superior del señor Saito, que era el superior de la señorita Mori, que era mi superiora y yo no era superiora de nadie”. La descripción que hace de la mujer dentro de la sociedad japonesa lo convierten en un texto extraordinario. Amélie Nothomb en muchos de sus textos te da mas de lo que esperas. Fue un hermoso descubrimiento haberla conocido, por suerte todavía me quedan pendientes de lectura la mayoría de sus libros. Tiene una manera de escribir muy divertida, es un gran libro. Con posterioridad a sus padecimientos relata su noviazgo en Japón, con un joven japonés, en el excelente “Ni de Eva, ni de Adán”, que recomiendo efusivamente. ESTUPOR Y TEMBLORES, es un muy lindo libro, de una escritora ÚNICA.


En este corto libro nos relata un período corto de su vida. Lo que le paso cuando trabajaba para una gran empresa de Japón. Un trabajo al que llegó ilusionada porque ella nació allí y pasó los primeros años de su vida. Lo más importante para mí de esta historia es como reaccionó ella. Se ve que para ser muy joven entonces ya tenía un autocontrol muy importante y también mucho orgullo. No se si, como ella dice, basándose en lo que hace David Bowie en una película famosa. En todo caso demostró a los Japoneses que no se puede transformar a un Occidental en Oriental. En todo caso lo que si deja de una manera muy clara es la mentalidad que tienen los japoneses. Nos informa de que concepto tienen ellos de lo que es una empresa y de como se debe organizar una empresa. Que todo esto es aplicable a la vida en general porque para el japoneses lo más importante es el trabajo. Nos habla también del papel que tiene la mujer en la sociedad japonesa, demostrándonos que ellas lo ven como algo normal. Afortunadamente como ella dice sutílmente hay algunos japones que no lo ven bien como Tanizaki y otros. Una cosa es el japones fuera de su pais y otra muy distinta el japones en su pais. Es decir, no es lo mismo entrar a trabajar en una empresa japonesa en España o cualquier otro pais que en una empresa japonesa en Japón.


Ver más reseñas

Más libros del autor AMELIE NOTHOMB


También se buscó en LITERATURA CONTEMPORÁNEA


Frases del libro ESTUPOR Y TEMBLORES

Redescubrí el mundo sin números. Si existe el analfabetismo, también debería existir el anaritmetismo para definir el peculiar drama de los miembros de mi especie."

Publicado por:

Miri L.

Es una gran cosa saber cuándo se va a morir. Uno puede organizarse y convertir su último día en una obra de arte.

Publicado por:

Roxana2626

-Si pertenece usted a la categoría de los disminuídos psíquicos, habérmelo dicho en lugar de permitir que le confiara esta tarea. [...] -Precisamente: creo que ese es el problema de las personas de mi especie. Si nuestra inteligencia no interviene, nuestro cerebro se duerme. "

Publicado por:

Miri L.

"El señor Haneda era el superior del señor Omochi, que era el superior del Sr. Saito, que era el superior de la señorita Mori, que era mi superiora. Y yo no era la superiora de nadie."

Publicado por:

Miri L.

Mi espíritu no pertenecía a la raza de los conquistadores, sino a la especie de las vacas que pacen en las praderas de las facturas esperando la llegada del tren de gracia. ¡Que hermoso era vivir sin orgullo y sin inteligencia! Hibernaba.

Publicado por:

Roxana2626

La ventana era la frontera entre la terrible luz y la admirable oscuridad, entre los retretes y el infinito, entre lo higiénico y lo imposible de lavar, entre la cadena de váter y el cielo. Mientras existieran ventanas, el más débil de los humanos tendría su parte de libertad.

Publicado por:

Luis Peña

¿Acaso era posible que Dios reinara en el infierno?

Publicado por:

Karin ⚡️