Calificar
8,0 90 votos

Sinopsis

Relatos que tratan de la locura en sus diversas facetas y desde distintos ángulos. Las casas son siete, y están vacías. La narradora, según Rodrigo Fresán, es «una científica cuerda contemplando locos, o gente que está pensando seriamente en volverse loca». Y la cordura, como siempre, es superficial.Samanta Schweblin nos arrastra hacia Siete casas vacías y, en torno a ellas, empuja a sus personajes a explorar terrores cotidianos, a diseccionar los miedos propios y ajenos, y a poner sobre la mesa los prejuicios de quienes, entre el extrañamiento y una «normalidad» enrarecida, contemplan a los demás y se contemplan. La prosa afilada y precisa de Schweblin, su capacidad para crear atmósferas intensas y claustrofóbicas, y la inquietante gama de sensaciones que recorren sus siete cuentos han hecho a este libro merecedor del IV Premio Internacional de Narrativa Breve Ribera del Duero.El jurado, del que formaron parte los escritores Pilar Adón, Jon Bilbao, Guadalupe Nettel, Andrés Neuman y que estuvo presidido por Rodrigo Fresán, valoró en Siete casas vacías la precisión de su estilo, la indagación en la rareza y el perverso costumbrismo que habita sus envolventes y deslumbrantes relatos.

Año de publicación:2015

6 reseñas sobre el libro SIETE CASAS VACIAS

Samanta Schweblin (Buenos Aires, 1978) ganó el premio de Narrativa Breve Rivera del Duero en 2015 por este libro impreso en una bella edición de Páginas de espuma. Es dueña de una voz literaria muy particular, alejada de la formulas de quienes construyen Best Sellers, eso hace que no sea una escritora de multitudes. Su capacidad literaria esta expresado desde la objetividad, ello no quiere decir que sea mi escritora preferida, el libro me ha perecido correcto, pero no me ha deslumbrado, esto expresado desde mi mera subjetividad. Creo que es una escritora destinada a permanecer.


Lo importante son las palabras. Cada una está escrita con la precisión de reloj. Nada está demás. Cada una es funcional al efecto y la intención del texto. Lo mismo pasa con las imágenes que la escritora elige. Un movimiento de mano, una mirada de soslayo o hasta el silencio puede jugar un papel preponderante a la hora de entender de que va la historia. Cada uno de los cuentos tiene una atmósfera particular. Lo extraño no son los acontecimientos, sino la perspectiva con que se los mira. La locura no esta en coleccionar objetos robados y enterrarlos, está en el porqué el personaje lo hace. Samanta no solo trabaja lo textos, los pule como se pule un diamante. No hay nada al azar. La literatura de Samanta agarra al lector como quien agarra alguien por el cuello y no lo deja escaparse hasta el final. Este libro es un destacado merecedor del IV Premio Internacional de Narrativa Breve Ribera del Duero que vale la pena leerlo y releerlo.


Varios relatos cortos de fácil lectura donde la temática pareciera ser la normalidad de la anormalidad familiar, o mejor dicho lo común que es la disfunción mental en las familias. Interesante


Perturbador. Ya en los primeros cuentos plantea escenarios que nos pueden hacer pensar en la podredumbre que late bajo las casas de hermosos barrios residenciales con familias edulcoradas. Es permanente el contraste y la empatía que se genera con personajes que quedan fuera de esa "normalidad" soñada por el American Dream occidental. Se suele decir que Schweblin es una de las más europeas autoras latinoamericanas pero creo que en realidad se percibe a Carver, Bukowski y Faulkner en su escritura. Siete casas vacías es un libro que se puede recorrer buscando metáforas, analogías poéticas y adjetivos, pero nada de eso estará presente porque se trata de una prosa que va al hueso y exige que el lector participe en la recreación de las atmósferas.


Siete relatos unidos por una temática común: casas vacías (aunque hay algunos relatos que no termino de ubicar en esta categoría). Algunos cuentos muy surrealistas, otros directamente sofocantes (en el buen sentido, entendido desde la fuerza de los cuentos de transmitir sensaciones físicas a los lectores).Si uno ha leído algo de Schweblin este libro sigue las pautas que identifican a esta escritora, un entorno realista que se ve invadido por algo extraño, anormal, que a veces es tomado con total naturalidad por los protagonistas. Empecé este libro disfrutando mucho con los cuentos hasta que llegué a "La respiración cavernaria" que directamente me impactó tan fuerte que tuve que parar de leer y seguirlo después de un rato (un cuento tremendo, una obra de arte), y más adelante me encontré con "Un hombre sin suerte" como para darme el golpe final. Un libro que te deja sin aliento, y una escritora que sabe realmente trasmitir la inquietud, ansiedad y angustia de sus personajes.


Relatos pulidos, detalles que generan suspenso, finales que inquietan. Me gustó mucho su modo de narrar y su manera de hacernos entrar en la acción de los cuentos. Recomendable!