Calificar
8,0 116 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis de SIETE CASAS VACIAS

Relatos que tratan de la locura en sus diversas facetas y desde distintos ángulos. Las casas son siete, y están vacías. La narradora, según Rodrigo Fresán, es «una científica cuerda contemplando locos, o gente que está pensando seriamente en volverse loca». Y la cordura, como siempre, es superficial.Samanta Schweblin nos arrastra hacia Siete casas vacías y, en torno a ellas, empuja a sus personajes a explorar terrores cotidianos, a diseccionar los miedos propios y ajenos, y a poner sobre la mesa los prejuicios de quienes, entre el extrañamiento y una «normalidad» enrarecida, contemplan a los demás y se contemplan. La prosa afilada y precisa de Schweblin, su capacidad para crear atmósferas intensas y claustrofóbicas, y la inquietante gama de sensaciones que recorren sus siete cuentos han hecho a este libro merecedor del IV Premio Internacional de Narrativa Breve Ribera del Duero.El jurado, del que formaron parte los escritores Pilar Adón, Jon Bilbao, Guadalupe Nettel, Andrés Neuman y que estuvo presidido por Rodrigo Fresán, valoró en Siete casas vacías la precisión de su estilo, la indagación en la rareza y el perverso costumbrismo que habita sus envolventes y deslumbrantes relatos.

Año de publicación:2015

13 reseñas sobre el libro SIETE CASAS VACIAS

“ ningún padre debería sepultar a su hijo” . Esta frase del “ señor de los anillos” es lo primero que viene a mi mente al iniciar la lectura de estos relatos. Después, mirar la portada, tras haberlos leído, me parece que proyecta perfecto la nostálgica pesadumbre que transmiten los mismos. Un puño de inquietud presiona mi alma y vacía mi estómago. Inquietud y desasosiego me recorren, me embargan y me acompañan por un largo tiempo al pensar en ellos. Las mismas sensaciones que producen esas siete casas que no están vacías, excepto de la esperanza, y en las que solo quedan rescoldos de la humanidad de quienes las habitan, o habitaron. Schweblin hace uso de una inusitada audacia para, mediante un juego de palabras , causar una sensación de opresión, en el ambiente, en mi interior y embalar mis sensaciones en mi mente, etiquetándolos a su antojo. Me hace sentir -un hombre sin suerte- me hace percibir -mi respiración cavernaria, -,pero nada de todo esto me hace olvidar , por lejanos que se encuentren. -a mis padres y mis hijos -, no puedo permanecer -para siempre en esta casa,- aunque solo ocupe -cuarenta centímetros cuadrados-debo -Salir- . Dice poco, proyecta mucho me hace sentir todo . Abrumador, Desolador, el pasado se acumula arrolla al presente opaca el futuro...si es que lo hay.


Novela corta que me ha impresionado por su capacidad de ambientación en los siete relatos, esas siete casa vacías ¿De qué? De felicidad, de ilusión, de todo aquello que tenemos de niños, junto a nuestros padres con todos los súper poderes posibles. Que los padres de cada uno se hagan mayores, comiencen a fallarles el cuerpo y la mente, es algo normal ¿pero qué pasa cuando no son los nuestros los que tienen los achaques? ¿Y si son los vecinos, los suegros o los exsuegros? ¿Tenemos la misma paciencia, la misma capacidad de ayudar? Definitivamente, no. Cada una de las historias aquí reunidas me ha llegado muy dentro, es un libro difícil de olvidar por la cantidad de sentimientos que provoca. Está muy bien escrito, con unos personajes que te hacen querer saber más y se lee de un tirón en un día, lo recomiendo totalmente.


Un conjunto de relatos cortos interesantes. Destaco la precisión de las palabras que utiliza la autora. En los relatos introduce con naturalidad la anormalidad en la normalidad cotidiana y familiar. Destaco sobretodo el relato llamado Mis Padres y Mis Hijos. Una autora para prestar atención.


Mi favorito de Samanta, sin dudas. Como en muchos otros casos, hay cuentos a los que llegué a través de puestas teatrales, y éste fue uno de esos. Fui a ver “Un hombre sin suerte” y recuerdo que fue tan inquietante como leerlo. Me alucina cuando un texto logra poner en evidencia, sugerir o provocar lo más oscuro de nuestras mentes sin dejar rastros. En torno a siete casas vacías, y siempre en una aparente y enrarecida normalidad, los personajes de estas historias experimentan pequeños terrores cotidianos, y miedos y prejuicios propios y ajenos. Mis favoritos, los que leí en las #LateNightReads, “Nada de todo esto” con una madre inolvidable y “Un hombre sin suerte” que como dije tiene el poder de dejar al descubierto nuestra propia oscuridad impunemente. Para mi, es un libro perfecto, “el” libro de Samanta. ¿Y ustedes, tienen algún favorito? ¿Lo leyeron?


Samanta Schweblin (Buenos Aires, 1978) ganó el premio de Narrativa Breve Rivera del Duero en 2015 por este libro impreso en una bella edición de Páginas de espuma. Es dueña de una voz literaria muy particular, alejada de la formulas de quienes construyen Best Sellers, eso hace que no sea una escritora de multitudes. Su capacidad literaria esta expresado desde la objetividad, ello no quiere decir que sea mi escritora preferida, el libro me ha perecido correcto, pero no me ha deslumbrado, esto expresado desde mi mera subjetividad. Creo que es una escritora destinada a permanecer.


El temor a lo cotidiano, es bien interesante como se refleja en este tipo de lecturas. Comencé leyendo Distancia de Rescate y me enganché con S. Schweblin, y desde allí quise probar sus libros. 7 casas vacías me dejó un poco desubicado al inicio, porque quise pensar con simpleza temas que psicológicsmente no están tan simples pero al relatarse en cuentos de la forma que la escritora lo hizo, no me queda de otra que, con empatía ponerme en esos zapatos y entender el mensaje. Sin duda, me llevé una buena experiencia con este libro.


Lo lei en un dia. Cuando lo agarre no me acordaba bien de la sinopsis, por lo cual en los primeros cuentos queria encontrarle una justificación al accionar de los personajes hasta que entendi que no la habia. Como lei en otro de los comentarios es un libro perturbador que te sumerge en el mundo de la locura (con todo lo que eso conlleva). La manera de narrar que tiene Samanta no tiene fallas.


Varios relatos cortos de fácil lectura donde la temática pareciera ser la normalidad de la anormalidad familiar, o mejor dicho lo común que es la disfunción mental en las familias. Interesante


Ver más reseñas

Más libros del autor SAMANTA SCHWEBLIN


También se buscó en LITERATURA CONTEMPORÁNEA


Frases del libro SIETE CASAS VACIAS

Quería morirse, pero todas las mañanas inevitablemente, volvía a despertarse

Publicado por:

Edd62

Lola sospechaba que su vida había sido demasiado larga, tan simple y liviana que ahora carecía del peso suficiente para desaparecer. Había concluido, al analizar la experiencia de algunos conocidos, que incluso en la vejez la muerte necesitaba de un golpe final

Publicado por:

Edd62

Pero algo no funcionaba: todo seguía adelante. Por qué, si sus intenciones eran tan cla- ras, su cuerpo volvía a despertarse cada día. Era algo insólito y cruel,

Publicado por:

Edd62

Con su muerte, el vislumbraría lo importante que había sido para el los años que había estado a su servicio

Publicado por:

Edd62

La lista decía; Clasificarlo todo Donar lo imprescindible Embalar lo importante Concentrarse en la muerte. Si él se entromete ignorarlo

Publicado por:

Edd62