Calificar
8,2 97 votos

Sinopsis

Quince relatos cortos. En escenarios reales ocurren hechos que salen del espectro de lo posible. Un hombre bajito, que atiende la barra de un bar sabiendo que en el trastero la muerte lo está esperando, unas mujeres vestidas de novia que confabulan en una carretera de noche, un trabajador honesto y loco, que cava un pozo como queriendo hurgar las raíces de la tierra, la mirada extraviada de un niño que no recuerda el sabor del azúcar , un anciano que se deleita con juguetes y un perro que agoniza en el maletero de un coche sin saber que su sacrificio será inútil# Este es el mundo de Samanta Schweblin, un territorio peculiar, hecho de esperas y preguntas, donde el lector tiene su parte en la resolución de los enigmas que plantea el cuento; un mundo que a veces nos recuerda a Kafka y otras nos lleva hasta Flannery O´Connor, manteniendo siempre su propia identidad, y donde la escritura, sobria y eficaz, está al servicio de las historias que cuenta, sin un adjetivo de más o un verbo de menos. Si, como decía ítalo Calvino, la buena literatura es aquella que acecha la vida usando las palabras adecuadas, aquí tenemos a una joven autora que conoce muy bien su oficio y con Pájaros en la boca abre una nueva puerta a la literatura de nuestro tiempo.

Año de publicación:2010

17 reseñas sobre el libro PAJAROS EN LA BOCA

Pájaros en la boca es un libro de pequeñas pero sorprendentes historias. Son cuentos que cuelgan de un hilo delgado. En cualquier momento puede suceder algo que transgrede las fronteras de la realidad y la ficción. Las situaciones más desconectada de una realidad preconcebida por los paradigmas de una mente saturada de realidad. Samantha hace que las mujeres se unan contra la indiferencia de los hombres, la traición, la tragedia que sabe a insulsa culpabilidad, o una adolescente que devora pájaros vivos a manera de súplica por el olvido al que la han llevado sus padres, etc. Vale la pena. La apuesta de Schweblin no es a la comodidad. Sus lecturas exigen cierta dosis de introspección, penetración intensa en sus cuentos.


Lo primero que leí de Samanta Schweblin. Te hiela la sangre y a la vez no podés parar de leer, sumado a una capacidad narrativa de la autora que te deja perplejo. Con este libro la conocí y espero cada publicación suya con ansias, aunque sé que en sus páginas me hará sufrir -y mucho-.


Una serie de historias cortas bien escritas, que te llevan a situaciones inverosímiles de una manera natural como si pudieran ser reales y al mismo tiempo un poco perturbadoras en algunos relatos. Algunos cuentos mejores que otros y otros más excelentes sie do una delicia de este género donde no hay finales felices y ni mayores explicaciones más que lo que uno como lector pueda o quiera interpretar. Un viaje a la imaginación donde probablemente uno no salga bien parado, o te gusta y lo amas o no.


Sólo por el cuentito "conservas" este libro es un 'must have'. Lo insólito nunca fue tan bien contado.


La irregularidad es algo usual en los libros de cuentos: algunos excelentes, otros no tanto. En este libro también ocurre, aunque es justo decir que la mayoría son muy buenos. Con dejos de Cortázar, se nos propone un mundo fantástico en los que sus persoanjes aceptan ciertas reglas de juego como naturales. En ese límite difuso radica el encanto de estos textos. ¿Qué es cierto, qué es cotidiano, qué asombra? Tal vez, cierto abuso del recurso haga que el lector ya se ponga en alerta en los últimos cuentos y sacrifique esa extrañeza por aceptar, también él, que ese elemento que no termina de encajar, encaje. Tal vez haya sido ese siempre el plan de la autora.


Terror, tensión y actualidad. Un libro de cuentos que vale la pena leer.


Lo más normal se torna aterrador y lo más extraño se vuelve cotidiano. Una maestra del cuento. Una artista de la tensión. No en vano ganó el premio casa de las américas y el reconocimiento de toda latinoamérica con el.


Un libro de cuentos realmente excepcional, como la obra de Schweblin en general. En las historias que lo conforman parece rozar constantemente lo políticamente incorrecto, aunque sale siempre ilesa de ello. Ademas cumple al pie de la letra la teoría del iceberg. Se nota que domina la técnica del cuento a la perfección. Lo que se pone de manifiesto con los premios literarios que viene cosechando la autora.


Ver más reseñas