Calificar
7,7 38 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis

En febrero de 1933, en el Reichstag tuvo lugar una reunión secreta, que no estaba en el orden del día, en la que los industriales alemanes —entre los que se contaban los dueños de Opel, Krupp, Siemens, IG Farben, Bayer, Telefunken, Agfa y Varta— donaron ingentes cantidades a Hitler para conseguir la estabilidad que él prometía. Desde ese año, Hitler ideó una estrategia de cara a la comunidad internacional para anexionarse Austria «pacíficamente»; para ello, mientras se ganaba la aquiescencia o el silencio de primeros ministros europeos, mantuvo una guerra psicológica con Schuschnigg, el canciller austriaco, hasta que la invasión (un alarde del legendario ejército alemán, que ocultaba graves problemas técnicos) fue un hecho. Esta novela desvela los mercadeos y vulgares intereses comunes, las falsedades y posverdades, que hicieron posible el ascenso del nazismo y su dominio en Europa hasta la Segunda Guerra Mundial, con las consecuencias de todos conocidas. El orden del día narra de un modo trepidante y muy novedoso, en escenas memorables, las bambalinas del ascenso de Hitler al poder, en una lección de literatura, historia y moral política.

Año de publicación:2017

9 reseñas sobre el libro EL ORDEN DEL DÍA

La historia que narra Vuillard es una suerte de déjà vu: el apoyo del gran empresariado alemán a la violenta y sórdida "causa" nazi es la que seguimos viendo hasta nuestros días. Los grandes empresarios haciendo "aportes" a proyectos totalitarios de cualquier índole porque ello les aporta enormes beneficios. Trump es un claro ejemplo de esa "tendencia" del gran empresariado. Adicionalmente Vuillard desmitifica la violenta anexión de Austria en busca del "espacio vital" que Alemania reclamaba. El orden del día es una suerte de novela que escarba y critica de manera profunda no solo al nazismo, sino también, a todos los políticos, empresarios y ciudadanos que permitieron que ese régimen atroz se apoderara de media Europa.


Buen libro. Sin más. El autor nos cuenta como los dueños de las más grandes empresas alemanas, empresas que hoy son líderes en todo el mundo financiaron el anexamiento de Austria en forma "pacífica" y el liderazgo nefasto de Hitler. La primera parte del libro nos entretiene porque revela las tramas económicas y políticas donde se apoyan los regímenes totalitarios y de como benefician a quienes colaboran con éstos. La segunda parte se pierde en una nebulosa serie de historias poco atractivas y que no tienen mucho que ver con la historia principal. Empieza bien y decae mucho al final. Sólo interesante por lo que revela al principio.


A veces basta una palabra para congelar una frase, para sumergirnos en no se sabe qué ensueño; el tiempo, por su parte, no parece involucrado. El tiempo prosigue su peregrinación, imperturbable en medio del caos.


Vuillard da una mirada a la Alemania del primer tercio del siglo pasado y un poco más, para relatarnos en tono mordaz el apoyo que recibió el nazismo cuando comenzaba: las 24 cabezas del empresariado alemán con sus generosas donaciones que luego serían recompensadas con mano de obra esclava, los políticos austríacos e ingleses que recibían en sus casas a los grandes jerarcas del incipiente régimen, el pueblo austríaco que los recibió con júbilo cuando los invadieron. En fin, esas complicidades que hoy avergüenzan y de las que se habla poco.


Me ha gustado. Es una visión distinta y muy ilustrativa de la historia nazi. El autor no tiene reparos en mostrar a los dirigentes europeos, británicos y franceses, en fuera de juego, con el miedo y esa política de apaciguamiento. Y mientras tanto Hitler hacía el ridículo en su anexión de Austria, intentó hacerlo de manera razonable, para que los demás países se lo perdonaran, pero perdió la paciencia y decidió la invasión. Pero le fallaron los famosos panzers, no parecían de construcción germana, poco fiables y a la primera se averiaron. Y los ciudadanos austriacos tuvieron que armarse de paciencia para esperar y vitorear a esos héroes de la pureza y la raza. Y asistir a esa ceremonia de empresarios calvos, habano en boca, dispuestos y deseosos en poner pasta para que la cosa funcionase, a cambio por supuesto de réditos en un futuro próximo y de paso que les liberaran de las molestias de sindicatos y afines. Si esta historia parece una comedia, pero se convirtió en un verdadero drama con holocausto, guerra mundial y millones de muertos.


Narración sibiina y sarcástica sobre la atraccion que el nacionalsocialismo tuvo con sus propios empresarios y sobre los politicos europeos, con las consecuencias que todos conocemos y los arrepentimientos que nunca compensa el dolor causado. Bien escrito y totalmente recomendable.


No he sabido las estrellas que ponerle, porque si bien lo he abandonado a falta de cuarenta paginas, esta magistralmente escrito, de manera cultivada y delicada, pero es todo narrado, ni un mal dialogo, mucho pensamiento del personaje del momento que el escritor se encarga de ironizarle. Aunque es una lectura de pocas paginas se hace densa en exceso, yo era sentarme a leerlo y empezar a dar cabezadas sin parar, hasta tener que irme a dormir, con lo mal que me sabe irme pronto, pero es que no podía, leía y no me enteraba, volvía a leer y me enteraba menos, así es que al final lo abandoné. Es un tema interesante, que siempre esta a la orden del día, el poderoso al lado de los opresores.Algo que ya nos suena a normalizado, y que pensando todo con detenimiento, te pone de una mala hostia del copón.


Hay otras historias debajo de la Historia que no nos cuentan los libros de texto.Un submundo donde" negocios son negocios" y donde no importan ni el sufrimiento ,ni la moral ,ni la piedad. Y hay que leer libros como El orden del día para conocer esa otra parte de la Historia y comprender en su totalidad porque ocurrió y como comenzó uno de los episodios mas negros de la humanidad. El 20 de febrero de 1933,Hitler convoca secretamente a veintisiete grandes empresarios para pedirles su apoyo y ellos  financian  generosamente las elecciones  para que el partido nazi (NSDAP )salga victorioso,como así fué ,para desgracia del mundo. Generosidad,todo hay que decirlo, que se les devolvió como pingües beneficios mientras duró la guerra,por ejemplo,abasteciendo al ejercito alemán o utilizando prisioneros de los campos de concentración como mano de obra esclava para sus fábricas.


Ver más reseñas

También se buscó en NOVELAS HISTÓRICAS Y NO FICCIÓN