Calificar:

9,3

12 votos

Sinopsis de LA TEJEDORA DE CORONAS

Un viaje por la historia del siglo XVIII desde una Cartagena marcada por la Inquisición y a través de una mujer que ya ha probado del saber ilustrado y que pagará las consecuencias de tal atrevimiento: Genoveva Alcocer.

5 reseñas sobre el libro LA TEJEDORA DE CORONAS

La tejedora de coronas, una historia magnífica desde la perspectiva de Genoveva Alcocer donde nos invita a una aventura por Cartagena y lo que estaba pasando allí (Expedición de Cartagena) en el siglo XVIII, con un asombroso lenguaje erudito, riguroso y musical, teniendo en cuenta la mentalidad, el espíritu y la realidad del hombre actual, o sea, un libro con una historia pasada pero no suspendida en el tiempo. Contada en un período de tiempo donde se veía el peligro como una cotidianidad; nace la curiosidad por la astronomía, las matemáticas y los mitos, en medio de la guerra y la intolerancia. La mujer ya mencionada está presa a manos de la inquisición, y se encuentra con la bruja de San Antero, quien le revela e informa sobre algunos eventos que involucran la muerte de toda su familia y su amado Federico. También la prisionera va narrando sus viajes a Francia, Roma y Estados Unidos. Me he sorprendido de la calidad de este libro, el magnífico y siento que está muy subvalorado, la academia debería darle más reconocimiento.


Por algo ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Es sencillamente extraordinario. Recomendadísimo


Una obra maestra, con un manejo del idioma fenomenal. Cargada de erudición sin convertirse en un pesado compendio de ciencia. Espinosa narra el desarrollo del siglo de las luces y muestra las razones del atrasó mental y cultural de los países, particularmente lo que vendría a llamarse Colombia, que se derivaron de la conquista española. Una obra fundamental de la literatura latinoamericana. Cómo colorario el manejo de las comas es alucinante.


Es un tratado lleno de pericia, que se vale de los agudos conocimientos históricos del autor, para narrar con maestría la forma en la que se desenvuelve el siglo de las luces, otorgando especial importancia al desarrollo latinoamericano y brindando al lector un perspicaz punto de comparación referente al florecimiento social y del pensamiento de dicha época en diferentes contextos. Todo visto a través del sufrimiento, las pasiones, los desaires y el legado de una criolla y su particular vida. Una forma narrativa que permite difuminar las barreras marcadas por tiempo y espacio mientras teje una sucesión de acontecimientos que, por su naturaleza desgarradoramente humana, sabe como conmover.


Hace unas semanas me leí La tejedora de coronas de Germán Espinosa y con sorpresa me pregunté por qué no la había leído antes. Es simplemente una genialidad. Todos y cada uno de sus elementos me caló profundamente: su forma narrativa, su erudición sin petulancia (del autor, al menos), su personaje principal. Una novela histórica de más de 500 páginas cuyos capítulos no tienen un solo punto a parte, todo es articulado con comas. La narración se desarrolla en una constante espiral temporal y geográfica, cuyas magníficas transiciones en ningún momento se hacen forzadas, haciendo muy emocionante el tránsito entre el pasado y el presente, entre Cartagena, Madrid, París, Roma o Estados Unidos, lo que hace aún más meritoria la omisión de puntos aparte y el impresionante uso de la coma. Los datos históricos abundan, las referencias constantes a los descubrimientos científicos de la época se entrelazan con el oscurantismo de la Inquisición, la terrible realidad de la colonia española y de los criollos como siervos de segunda clase, ni hablar de la consideración a indígenas y negros. El terrible conflicto de la protagonista, el detonante de toda la novela, la forma como tramita el dolor y la misión personal por el conocimiento y la libertad hacen de Genoveva Alcocer una heroína de la literatura latinoamericana, inmortalizada en una obra que en 1992 fue declarada patrimonio de la humanidad por la Unesco. Como decía Saramago cada que se enteraba de alguien que no había leído el Quijote, algo así como: "Lo envidio, todavía tiene la oportunidad de leerlo por primera vez".


LIBROS QUE TE PUEDEN INTERESAR


TAMBIÉN SE BUSCÓ EN NOVELAS HISTÓRICAS Y NO FICCIÓN


FRASES DEL LIBRO LA TEJEDORA DE CORONAS

la única belleza que es posible conservar es la espiritual y ello a condición de no hacer demasiadas concesiones a los demás.


Publicado porAfrica Rubia

...me hizo ver cómo el mayor bien es aquél que nos enajena al punto de no permitirnos ninguna otra sensación, así como el mayor mal es aquél que llega al extremo de privarnos de todo sentimiento, y cómo ambos, ..., suelen presentarse con una duración tan fugaz que nos aturde


Publicado porAfrica Rubia

Hubo un momento en el cual llegué a pensar que el mundo real valía muy poco ante aquel de la literatura, a veces mucho más real a pesar de las desmesuras imaginativas de algunos autores


Publicado porxqs_03

porque como habría de reconocerlo Voltaire muchos años más tarde, una de las grandes utilidades de la palabra es ocultar nuestro pensamiento...


Publicado porAfrica Rubia

...pensaba más bien que los amores solían entrar riendo y salir llorando, porque, sin remedio, nacían tocados de imbecilidad, ...


Publicado porAfrica Rubia

Por ello me digo que los ideales por los cuales se cree morir no suelen ser los motores auténticos del sacrificio, sino algunos mecanismos de orgullo que nos incitan a probarnos nuestro valor ante nosotros mismos.


Publicado porAfrica Rubia