COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis de KENTUKIS

Encarna la compleja relación que tenemos con la tecnología, renovando la noción del vouyerismo y exponiendo al lector a los límites del prejuicio, el cuidado de los otros, la intimidad, el deseo y las buenas intenciones. ¿Qué sucedería si personas de cualquier lugar del planeta pudieran meterse en la vida de otras? ¿A través de qué dispositivo lo harían? ¿Hasta dónde podría llegar la creatividad humana para sacar provecho de esta situación? Cada uno de los personajes de esta novela encarna el costado más escalofriante de la tecnología. Ya se registran miles de casos en Vancouver, Hong Kong, Tel Aviv, Barcelona, Oaxaca, y se está propagando rápidamente a todos los rincones del mundo. No son mascotas, ni fantasmas, ni robots. Son ciudadanos reales, y el problema -se dice en las noticias y se comparte en las redes- es que una persona que vive en Berlín no debería poder pasearse libremente por el living de otra que vive en Sídney; ni alguien que vive en Bangkok, desayunar junto a tus hijos en tu departamento de Buenos Aires.

Año de publicación:2018

33 reseñas sobre el libro KENTUKIS

Libro con una serie de historias cortas de la vidas de varias personas que no se entrelazan entre si, solo comparten la particularidad de pertenecer a l grupo de personas que tienen como accesorio un Kentuki, tal como dice la sinopsis, es un muñeco peluche que tiene como objetivo, ser el receptor de un huésped que por medio de una cámara y conexion a internet, se vuelve en observador de la persona o personas que adquieren dicho muñeco, estos sin tener conocimiento alguno de quien sera quien lo esta observando, si es hombre o mujer, si es joven o adulto mayor pero que conscientemente acepta que alguien en algún lugar del mundo lo observa constantemente. Un libro perturbador pero al mismo tiempo fascinante de leer, pues es en cierta manera el reflejo de la sociedad actual donde todos participamos en uno u otro papel, el ser observadores o ser observados, por medio de las redes sociales al publicar nuestras vidas las exponemos al escrutinio de otros que jamas veremos y no sabremos que idea se forman de nosotros pero que al mismo tiempo están al pendiente de nuestros movimientos o viceversa, somos quienes estamos al pendiente de que es lo que publica la persona de nuestro interés, pero en este caso, en el caso de los Kentukis, es una critica que lleva al desastre cuando como seres humanos nos abandonamos al hecho de dejar que nuestra necesidad de atención sea mas importante que vivir nuestra propia vida. hay algunas historias que son cortas y terminan rápido, otras que tienen una continuidad pero que el final de cada historia es tan tragico como hilarante, no pude dejar de sentir el vacío que te da el saber que la vida en realidad no tiene finales felices. la misma sensación que me dio cada capitulo de la serie Black Mirror.


Este es el mejor libro que leí en esta cuarentena. Es una obra coral con muchos personajes cuyas historias sólo tienen en común a los kentukis. Todas están muy buenas. Enseguida pensé en la serie "Black mirror". Lo que sucede es muy verosímil, no estoy segura si llega a ser ciencia ficción, porque la tecnología es muy actual y, tanto los conflictos como los personajes, son realistas. El antecedente del kentuki podría ser unas mascotas virtuales chinas, que no me acuerdo el nombre porque nunca me interesaron, que hay que alimentar y acariciar virtualmente. Sólo que detrás de cada kentuki hay un ser humano random que pagó para estar ahí, y que podría ser de cualquier parte del mundo. El "ser" que maneja al kentuki no puede elegir qué muñeco va a habitar. Básicamente el kentuki es un tierno peluche con cámaras en los ojos, comandado a distancia por un desconocido. Es un juego de voyeurismo que se divide  entre los que espían las vidas de los otros y quienes se dejan espiar. Algo muy propio de las redes sociales, sólo que llevado al extremo. El libro se lee de un tirón, al menos a mí me enganchó. Y lo súper recomiendo, en especial a los docentes que buscan libros para leer con los chicos en el secundario. Creo que se van a enganchar y hay muchos temas para debatir. Parece que revelé demasiada información, pero no, es sólo el comienzo. Es el primer libro de Samantha Schweblin que leo y quiero más...


Me pareció fascinante desde el primer capítulo, pues este me incitaba a seguir leyendo y como en casa capítulo es un lugar diferente que no se entrelazan entre sí, acrecentaba más ese interés por continuar. Algunos capítulos están un poco aburridos pero la mayoría me dejaron sin aliento. Más la historia de Emilia, pobrecita, me encariñé con la maternidad que transmitía. Pero bueno, todo tiene sus ventajas y desventajas demostradas ya.


Excelente libro... Me encantó desde el primer capítulo, Es una historia fresca, innovadora y a la vez muy aterradora por su veracidad, ya que fácilmente, el planteamiento de la historia, podía estar pasando ahorita mismo en nuestra sociedad. Lo que me enamoró fue la forma de escribir de la autora, es la primera vez que la leo, quiero leer todo lo que ha escrito y escribirá. Su prosa es limpia, perfecta, directa y humana. En verdad es un libro para leer con la mente abierta y dejarse llevar con cada página. Lo leí en dos días pero si hubiese tenido tiempo yo creo lo leo en unas cuantas horas. Todo el día estaba pensando en la historia, cómo estarían los personajes, haciendo conjeturas de que seguiría después. Me atrapó totalmente. Lo recomiendo ampliamente. PD: No lean la sinopsis y ni reseñas detalladas del libro, yo fui a ciegas en la historia y en verdad, créanme, es maravilloso asombrarte con cada capítulo.


Leí muchas reseñas de este libro, pero no me lo imaginaba así y honestamente no concuerdo mucho con algunas. Es un libro que se presta a debatir e invita a reflexionar hasta dónde queremos exponernos a otros y hasta dónde queremos ver y saber de otros. Y si, es cierto que son muchas historias en una solo que solo tienen algo en común: los kentukis; pero no lo sentí como algo malo, al contrario, siento que a cada lector le hará sentir algo diferente y tal vez ese era el objetivo de la autor. A mí me dió miedo, asco en momentos e indignación, a veces ternura y tristeza y empatía por algunos personajes. Y siento que todas las historias tuvieron un cierre y me dejó pensando de qué lado estaría yo. Supongo que de ninguno.


Segundo libro de la autora que leo y me volvió a defraudar. Primero: la idea no es original ya que se trata de una cámara colocada en un muñeco que compramos para reemplazar una mascota. A sabiendas que quien está en la cámara viendo lo que nosotros queremos que vea es una persona con una tablet en otra parte del mundo. Segundo: no sabemos quien está del otro lado. Tercero: El libro cuenta varias historias anodinas donde no pasa nada interesante en ninguna de ellas. Parece una película francesa, donde todo el tiempo estamos esperando que pase algo y no pasa nunca nada. Cuarto: no tiene trama alguna. Quinto: el ritmo es lentísimo y no tiene ningún episodio cómico, o trágico o de suspenso o bizarro ni siquiera sexual explícito para los que les gusta ese tipo de contenidos. Sexto: mal escrito. Para mí, dos oportunidades fueron suficientes. No más Samanta Schweblin.


Excelente libro. Te atrapa desde el inicio. No es ciencia ficción, es muy real. Una paradoja de los tiempos que vivimos, desde el uso de la tecnologia, desde lo positivo y lo negativo. Profundiza lo humano en cada historia, con sus virtudes y bajezas. Absolutamente recomendable.


Ser visto o ver? Vivir nuestra vida para la mirada de los otros o vivir nuestra vida a través de la vida de los otros? Decisiones que en la actualidad se toman todos los días por la relación que la gran mayoría tiene con las redes sociales. La autora encuentra una manera original de plantear el tema, inventa una especie de robots , los kentukis, y uno decide, se compra uno para ser visto por alguien que no conoce o compra una conexión con un robot que espía la vida de otra persona que tampoco conoce. Podría decirse que en realidad no es una novela sino una de suma de cuentos, unidos sólo por el uso de los kentukis, pero es, además, una gran reflexión a cerca de la incomunicación de nuestro tiempo que no puede ser reemplazada por ninguna máquina ni red social


Ver más reseñas

Más libros del autor SAMANTA SCHWEBLIN


También se buscó en LITERATURA CONTEMPORÁNEA


Frases del libro KENTUKIS

Y no ser nadie era otra forma de anonimato, una qué la volvía tan poderosa como él, y quería dejárselo bien claro.

Publicado por:

Ferbz Cabrera

Un «amo» no quiere saber lo que opinan sus mascotas.

Publicado por:

Katherine.bd