COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis

Como en la fábula de Charles Perrault, en el Barba Azul de Nothomb hay un ogro seductor y misterioso, un castillo y una habitación secreta. Saturnine es una hermosa joven que acude impaciente a una cita para alquilar una habitación en París. El propietario de la mansión es un aristócrata español amante de la buena cocina y ávido lector de las actas de la Inquisición, pero también de los textos del místico Ramon Llull. Antes de la bella Saturnine, otras ocho mujeres le alquilaron una habitación y desaparecieron en misteriosas circunstancias. Como en los mejores cuentos de hadas, en esta fantasía siniestra la autora dosifica humor y horror, pervirtiendo y subvirtiendo la fábula en la que se inspira. "Este Charles Perrault, aderezado con la salsa Nothomb, tiene un aroma exquisito de azufre, de erudición y de humor" (Valérie Lejeune, Le Figaro Magazine). "Un texto depurado. Unos diálogos brillantes. Un relato original, construido como esos cuentos filosóficos que la autora imagina tan bien. Un crescendo de escalofríos, y un final inesperado. Sin duda, un "Nothomb" de una cosecha excelente" (L'Ést-Éclair).

Año de publicación:2014

5 reseñas sobre el libro BARBA AZUL

No resulta nada fácil hablar de este libro, reseñarlo, todo un reto. Pero como soy valiente, ahí voy. La sorpresa al conocer a Amelie Nothomb ha sido tremenda, es la primera vez que leo algo de esta escritora y tengo que reconocer que me ha fascinado. Vanguardista, muy moderna, rebelde, extravagante, su forma de hablar, su físico, su look, todo en ella es único, diferente, especial... En Barba azul lo deja claro. Una pequeña obra de gran originalidad tanto en su trama como en su ejecución. Don Elemirio Nibal y Mílca, grande de España, personaje extravagante, culto, amante de de las más rancias tradiciones españolas y con una sensibilidad que confronta con su fama de asesino de ocho mujeres. Y Saturnine, una profesora de arte, joven, valiente y muy inteligente, son los únicos protagonistas de esta historia. Don Elemirio alquila una habitación en su lujosa vivienda a un sospechoso buen precio, Saturnine no puede evitar sentirse tentada por algo tan extraordinario, se presenta y, entre muchas candidatas, es la elegida como coinquilina. A partir de ahí comienza una extraña relación entre inquilina y propietario. En esa casa todo es lujo, Saturnine todas las noches es invitada a cenar por Elemirio y las conversaciones empiezan a fluir de una manera excepcional. Diálogos inteligentes, irónicos, divertidos y extravagantes se dan entre el presunto asesino y la que podría ser su siguiente victima. Elemirio nunca miente, se siente Dios, pero solo cuando ama, y saturnine le provoca, segura de sí misma, no duda en controlar la situación. Don Edelmirio resulta ser un personaje excéntrico, pero con una sensibilidad que subyuga a Saturnine, apasionado del color, siente una gran excitación por él, cocinero exquisito, selecto, en su mesa siempre está presente el huevo, su alimento fetiche, presentado de las formas más diversas. El dorado le apasiona y, empujado por Saturnine, nunca falta el oro liquido, el champán, las más exquisitas variedades se encuentran en un refrigerador destinado solo para ello. "Don Elemirio se enamoró de Saturnine al descubrir que era sensible a la alianza del amarillo y el oro" Amelie Nothomb se luce con los diálogos de los dos personajes, en más de una ocasión me he pillado a mí misma con lo ojos abiertos como platos, completamente asombrados y con una sonrisa en los labios. ¡Qué odioso resulta estar enamorada! se sentía a la intemperie, a merced de todo, ¡Qué mala pata" Pero aún hay más, es toda una oda al arte, el arte en el color, el arte en la cocina, el diseño y la costura como expresión artística, la fotografía rozando el misticismo y, todo esto, contado por una pluma elegante y yo diría que muy "chic" pero, a la vez, profunda y cautivadora que te lleva a vivir todas las emociones y sensaciones de los protagonistas. Leyendo este libro me ha venido varias veces a la cabeza el cine de mi paisano, el manchego Pedro Almodóvar, donde las imágenes, siempre artísticas y coloridas, se fusionan con argumentos descabellados, extravagantes y divertidos. No sé, simplemente me lo ha recordado. Seguiré conociendo a esta mujer. Es muy diferente. Me gusta.


Barba Azul es una versión moderna del cuento de Charles Perrault. El estilo de la autora es muy peculiar, fresco, extravagante y que me ha recordado al teatro experimental o del absurdo. Los diálogos entre los dos protagonistas rebosan humor negro, irónico y altas dosis de locura y sinsentido. Me han gustado mucho las descripciones de las comidas, los colores y las texturas que me llevan a sensaciones casi físicas. Es una lectura divertida, amena si quieres probar con algo fuera de lo convencional.


Curioso cuento para adultos, inspirado, por supuesto, en el clásico Barba azul. Con unos diálogos ágiles y divertidos no deja indiferente. ¿Se convertirá Saturnina en la novena mujer de Barba Azul?¿Será la sucesora de Émeline, Proserpine, Séverine, Incardine, Térébenthine, Mélusine, Albumine y Digitaline? (Estos nombres tienen una musicalidad que engancha y no me he podido resistir al placer de escribirlos). Ella es la única, cuyo nombre no rima con el de las otras ocho mujeres. ¿Es esto una pista del desenlace? Este moderno Barba azul, que nunca miente, se convierte en alguien impagable, por la lógica de sus pensamientos, y encuentra en Saturnina su oponente ideal, su Némesis.


@ro.grigioni Barba Azul de Perrault "reversionado" en la pluma libre de Amelie Nothomb se transforma en una sátira sobre el amor, la convivencia, la perfección, el pecado y su castigo. Con doble cuota de humor y horror, ironía y acidez, un contrapunto en el que, entre copas de champaña, las chispas del diálogo estallan en un final inesperado. Corta, erudita pero fácil de leer, graciosa, inteligente y original, como la misma escritora. ¡¡Muy buena!!


Divertido, muy divertido. Humor y fantasía y un tanto de suspenso. Combinación perfecta


Más del autor AMELIE NOTHOMB


También se buscó en LITERATURA CONTEMPORÁNEA


Frases de BARBA AZUL

El color no es el símbolo del placer, es el último placer. Es tan auténtico que en japonés «color» puede ser sinónimo de «amor».

Publicado por:

Sylviabcn