COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis

La gran novela de Manuel Jabois,el periodista más popular de los últimos años. «La primera vez que papá murió todos pensamos que estaba fingiendo.» Así empieza Malaherba, la nueva novela de Manuel Jabois. Un día Mr Tamburino, Tambu, un niño de diez años, se encuentra a su padre tirado en la habitación y conoce a Elvis, un nuevo compañero de su clase. Descubrirá por primera vez el amor y la muerte, pero no de la forma que él cree. Y los dos, Tambu y Elvis, vivirán juntos los últimos días de la niñez, esos en los que aún pasan cosas que no se pueden explicar y sentimientos a los que todavía no se sabe poner nombre. Esta es una historia de dos niños que viven una extraña y solitaria historia de amor. Un libro sobre las cosas terribles que se hacen con cariño, escrito con humor y una prosa rápida que avanza llevando a Tambu y su hermana Rebe, a Claudia y su hermano Elvis, a la frontera de un mundo nuevo. «Bien sabe Dios que es más peligrosa la pena que el odio, porque el odio puede destruir lo que odias, pero la pena lo destruye todo.»

Año de publicación:2019

10 reseñas sobre el libro MALAHERBA

Esta novela es lo más tierno y crudo, de alguna manera, que me he echado a la cara. Desde el punto de vista de un niño de 10 años demasiado inocente para su edad. Cómo se va forjando una amistad entre dos niños que se sienten fuera de lugar, que solo quieren divertirse y querer sin hacer daño ni el mal a nadie. El amor que siente una hermana por su hermano pequeño y la responsabilidad que cuelga a sus espaldas. Una familia que aunque a veces se crea rota y él no entienda qué ocurre, todos se quieren y lo saben. Libro rápido de leer y a mi entender necesario para poder normalizar ciertas cosas hoy en día y que no deberían ser foco de crueldad.


"La primera vez que papá murió todos pensamos que estaba fingiendo". De esta manera comienza la novela 'Malaherba' del periodista Manuel Jabois. Y en ella se observa lo que el autor ya proyecta con maestría en sus columnas, una extraordinaria sensibilidad al aproximarse a temas controvertidos que nos atraviesan y determinan nuestra percepción del mundo. Para ello se sirve, de un subgénero muy en boga en estos tiempos: el 'Bildungsroman' o novela de aprendizaje, dando la voz protagonista a un niño que cuenta su paso a la pubertad en primera persona. Es difícil ser innovador partiendo de este enfoque, y no caer en la tentación de proyectar en la infancia las obsesiones y frustraciones del narrador adulto. Aunque, en esta ocasión, el relato sea puramente ficcional, es decir, no hay rastro coincidente en él con la propia infancia del autor. Digamos que Jabois, salva a medias este inconveniente, ya que a veces la lucidez y agudeza del protagonista puede resultar inverosímil para un niño de esa edad. Mr. Tamburino (así se hace llamar), es un niño de 10 años que se va a enfrentar al amor y a la muerte, como auténticos ritos de iniciación a la etapa adulta. Vive en un entorno familiar marcado por la convalecencia del padre y la complicidad con su hermana Rebe, algunos años mayor que él, intentado digerir el paraíso perdido, cuando la vida transcurría en el espacio común del hogar y no se cerraban las puertas con pestillo. Al inicio del curso escolar, y obligado por las circunstancias, ambos pasarán mucho tiempo con el vecino de arriba, Armando, y sus dos hijos, Claudia y Elvis. Con este último va a forjar una relación -punto fuerte y motor del relato- íntima y extraña, una ambivalencia que trastocará todo su pequeño mundo. Con él descubrirá el miedo primigenio: "ese que ya nunca se va", el vértigo de la sexualidad, la lucha por adecuarse a las jerarquías y encontrar su sitio en la escuela, el desconcierto ante los problemas del mundo adulto: "Cuando uno es niño se acostumbra a vivir entre los misterios de los mayores y desarrolla un sexto sentido para caminar entre ellos. Solo hay que mirar mucho y preguntar poco". Un 'principito' contemporáneo y de barrio obrero. Estos acontecimientos fluyen en la narración con mucha soltura, y nos hace pasar del humor más ácido a la pura melancolía a través de un sutil movimiento que alimenta la expectación del lector/a, y evita que acabe distraído por la linealidad de la que a veces puede adolecer el 'autodescubrimiento' como forma literaria y único motor de la historia. Otro punto a su favor tiene que ver con sus guiños a la novela generacional. La historia recurre a menudo a mitos y anécdotas de sobra conocidos por los que pertenecemos a la generación de la EGB, poblando un ecosistema de salones recreativos, partidillos de futbol con montañas de sudaderas haciendo las veces de portería, y olores eternos del barrio que habitamos.


Novela corta narrada en primera persona por Tambu, un niño de 10 años. Grandes frases para subrayar y buenos momentos en que no se puede aguantar la risa. El protagonista va descubriendo el amor, la sexualidad, la muerte, la violencia.....se me hizo muy corta.


Un relato en la voz de un niño, sobre la amistad, las pérdidas, los juegos, los descubrimientos, los miedos y el amor. Una novela mordaz, tierna e irónica que desmitifica a la infancia como un reino mágico y la muestra como lo que es: un cúmulo de experiencias cruelmente divertidas. Me encantó!


Querido Manuel Jabois, que sepas que Tambu se queda para siempre en mi corazón. He deshojado este libro poco a poco y aún así siento la necesidad de leerlo de nuevo para llegar aún más a Tambu... He pasado por varias fases mientras lo leía, la mirada de madre, la de hija, la de vecina, la de compañera de colegio o de pupitre... He visto la historia desde los ojos de muchas personas distintas, y me has hecho ver aún más allá sobre temas que quizá, en algún momento frivolice aún sin querer... He entendido acciones, sentimientos, dolores, soledades... Creo que es un librazo de principio a fin, para leer y releer. No quiero decir nada que pueda hacer spoiler, porque este libro merece una primera vez al cien por cien. Conste que me encantaria hablar y hablar de él, de lo que yo he entendido y de lo que ha entendido y vivido otro al leerlo. Me quedo con esas ganas de más, de mucho más... A vosotros no os ha pasado?


Jabois es de los pocos que escribe tan tierno sobre lo terrible. Hay perlas que te dejan reflexionando, frases para guardar. Funcionan muy bien los puntos cómicos que introduce. Dentro de una historia poco humorística encuentra la forma y el momento de hacer reír. Me ha gustado ver a Tambu en lugar de ver a Jabois. Esa es la mejor señal.


Es una maravilla, mueve los estantes de lo que se tenía pensado sentír y creer. La belleza del relato desde los ojos de un niño, hacen que nos paremos ante la dulzura, la crudeza y la humanidad absolutamente al desnudo.


Reflejo de las dificultades que tuvieron que superar algunos hijos de etapas oscuras que algunos han decidido olvidar.


Ver más reseñas

También se buscó en LITERATURA CONTEMPORÁNEA


Frases de MALAHERBA

Querer a la gente es mirarla mucho hasta no saber si es guapa o fea, y que no te importe lo más mínimo.

Publicado por:

AliciaCJ

En el sueño las relaciones duran unos meses o unos años más, antes de marcharse definitivamente o de convertirse en otra cosa, lo que ya son en la vida real.

Publicado por:

AliciaCJ

Bien sabe Dios que es más peligrosa la pena que el odio, porque el odio puede destruir lo que odias, pero la pena lo destruye todo.”

Publicado por:

Rincewind_80

...de pequeño es imposible olvidar el olor de la caca y ya cuando creces es imposible olvidar el olor de la mierda.

Publicado por:

AliciaCJ