Sinopsis

Distantes del mundo tendrán que pasar diferentes pruebas, para darse cuenta de lo increíble que es el amor ¿Y si la persona correcta... estuviera a la distancia equivocada? Una novela escrita al cien por cien en mensajes cortos... ¡y alguna que otra sorpresa!Remo acaba de cruzarse con Carol en el aeropuerto. ¿Lo bueno? Han conectado. ¿Lo malo? Remo va de camino a Los Ángeles para tomarse un año sabático mientras que Carol viaja a Japón para vivir con su padre. ¿Qué puede pasar entre dos desconocidos que están en la otra punta del mundo? ¿Qué pueden saber el uno del otro por las fotos que cuelgan en HeartPic o las entradas que escriben en BlogBits? ¿Y por qué cada vez que reciben un mensaje en HeartBits su corazón parece dejar de latir?

Año de publicación:2016

8 reseñas sobre el libro LATIDOS

Una historia sobre las relaciones humanas y el dolor de una perdida, es sin duda corta y fácil pero no por eso menos interesante. Llena de frases únicas. Sin duda -desde mi punto de vista- mejor que su predecesora.


Libro entretenido, pero muy rápido de leer.


Una historia interesante, narrada de forma creativa. Fácil de leer, llena de mensajes positivos y con un final encantador.


Luego de irrumpir en el género juvenil con un formato peculiar y poco explorado en la literatura en general, los españoles Javier Ruescas y Francesc Miralles se reúnen nuevamente en una colaboración autoral para deleitarnos con Latidos, segundo libro del universo Pulsaciones. Ambos libros, a pesar de responder a la misma dinámica narrativa, conforman un clan que, hablando en términos editoriales, no supone estrictamente lo conocido como bilogía. Es decir, se pueden leer uno independientemente del otro ya que son historias completamente diferentes. Aunque vale indicar que hay un pequeño cameo de algunos personajes secundarios del primer libro, pero nada que represente un inconveniente para una lectura aislada. El impacto de la originalidad de Pulsaciones en cuanto a un estructura narrativa en formato de mensajería instantánea, se ve menguado en ésta entrega, dejando lugar a la exploración más exhaustiva de sus personajes. En Latidos, dos adolescentes españoles se conocen en un aeropuerto. Carol se dirige a Japón, para mudarse con su padre tras la muerte de su madre y Remo espera su avión rumbo a Los Ángeles, donde planea pasar algunas semanas distraído de los problemas familiares y de una decepción amorosa. A pesar del breve encuentro, la conexión entre ellos será inevitable y, gracias al intercambio de números, seguirán en contacto luego de que hayan arribado a sus respectivos destinos. Carol es una persona taciturna y melancólica. Es comprensible su falta de voluntad para adaptarse a una ciudad enorme con la que no tiene nada en común: luego de la muerte de su madre fue arrebatada de su familia materna por un padre que apenas conocía y con el que deberá convivir de ahora en más. Además del blog que utiliza como diario, su cable a tierra lo ha encontrado en Remo, quien a miles de kilómetros de distancia, también encuentra en Carol un oído abierto a sus catarsis y un hombro en el cual reposa sus penas amorosas. Ninguno se encuentra en situación para hablar de amores nuevos, pero siendo tan jóvenes y ante la posibilidad de explorar una ciudad desconocida y una nueva cultura, los temas del corazón difícilmente pueden ser ignorados. Así es como crece entre ellos una complicidad que primeramente abre el camino a la amistad para luego transformarse en algo más... En lo personal pude disfrutarlo más que al anterior ya que, conociendo de antemano las pequeñas grietas que presenta el formato utilizado en relación a la narrativa en prosa, me arriesgué a hacer la vista gorda con algunos detalles. Esto no significa que lo que hacía ruido en el primer libro fuera resuelto completamente en éste, sino que como lectora decidí "adaptarme" a las reglas del juego. Con esto me refiero a que los autores deben lidiar con muchos recursos repudiados en la narrativa convencional, como la superficialidad al tratar ciertos temas, el odiado insta-love o el escaso desarrollo de los personajes. Tales son las barreras a la hora de profundizar en los sentimientos de los personajes que los autores decidieron valerse de dos recursos narrativos nuevos: BlogBits, una plataforma similar a Blogger, dispuesta a indagar en las emociones de Carol y HeartPic, una red social para fotografía, afirmándose en la afición de Remo, pero más que nada una excusa para los puntos de giro un tanto inverosímiles de su historia. Cada una de estas plataformas se adueñan de varias páginas que, a todo color, agregan aún más dinamismo al relato. El salto de calidad, sin dudas, se hizo presente con respecto al anterior en la amplia gama de sentimientos, emociones y problemáticas que resultaron de la relación de dos adolescentes viviendo en ciudades alejadas y experimentando idiomas y culturas diferentes a las propias. Esto, sin dudas, fue un gran aporte al contexto en el que los personajes se desarrollaban, lo que además justificó de manera acertada el uso continuo del celular y de las redes. Por otro lado, debido a la brevedad de la que se valen para narrar una historia, hay un trabajo autoral muy prolijo que sabe abrir interrogantes y cerrarlos correctamente, ejecutando astutamente los puntos de giro y elaborando un remate final sumamente predecible pero efectivo. Cada pieza está en su lugar y en conjunto componen un paisaje conforme al género donde la cursilería y el frenesí adolescente encuentran el equilibro con las decepciones y la soledad que los protagonistas experimentan lejos de sus hogares. Latidos es, sin más, un breve y ágil relato que aporta singularidad y frescura al género juvenil, captando la atención de nuevos lectores a través de una historia donde, una vez más, el destino manipula sus redes para acercar a dos completos extraños y cambiar el rumbo de sus vidas. MÁS RESEÑAS EN: http://www.weareinwinterland.com/


Cualquiera que me conozca sabe que AMO a Javier Ruescas y todo lo que escribe, y este libro no es la excepción. Es una historia corta, sí, pero encierra en sus mensajes (porque está contada a través de mensajes, ¿lo sabían?) a unos personajes únicos, una aventura divertidísima y unas ganas renovadas de creer en el amor. Y, sinceramente, creo que me gustó muchísimo más que el primero.


Javier Ruescas es uno de mis autores favoritos! Creo que sabe conectar con la realidad sobre lo que esta contando con algo ficticio con lo cual, para el lector nos es mas fácil leer ese libro ya que nos sentimos identificados. Latidos es precioso igual que sus otros libros que he leído de él, es pura magia, es la continuación de "pulsaciones" pero podría perfectamente leerse individualmente, no tienen una historia enlazada. Pero lo recomiendo 100% te habla del amor a distancia, de lo duro que es la perdida de un familiar y de lo bueno que es perderse para encontrarse después.


Una historia bastante entretenida, que te hace pensar que el afecto, el amor y la cercanía se pueden dar a través de mensajes de textos. ¿Para que leer latidos? 1. Por la manera tan ligera y creativa de contar una historia romántica. 2. Te muestra un tópico de amor a distancia bastante creíble. 3. La manera en que juega con las situaciones de enfermedad, conocer a otras personas, identificar a las buenas y malas compañías, hacen que la historia se vuelva entretenida. 4. Haber metido, fotos, entradas de blog y leyendas japonesas, hacen a esta novela un deleite. (Eso de las leyendas japonesas me encanto, ya que una persona muy importante en mi vida me contaba esas breves narraciones que hay en el libro). Lo malo. 1. El final es bastante predecible. 2. Hay momentos en la trama que lo siento estancada. 3. Para mi punto de vista, me gusto más pulsaciones, aunque puede a ver personas que tengan romance a larga distancia que puedan identificarse. En mi caso no logre identificarme con los personajes. Nota: Se sigue notando lo hermoso y filosófico de Frances Miralles y lo superficial de Ruescas. De ahí en fuera, me gusto bastante y me ayudo a divertirme y relajar mi cabeza. 8 de calificación.


Latidos es la segunda parte de la bilogía creada a cuatro manos por Javier Ruescas y Francesc Miralles. Son dos libros que perfectamente se pueden leer por separado ya que en ellos nos encontramos personajes totalmente diferentes de uno a otro al igual que sus respectivas tramas también son diferentes entre sí, aunque personalmente recomiendo leerlos en conjunto pues los vamos a disfrutar mucho más ya que en este segundo libro aparecerá uno de los personajes del primero que nos hará llegar como ha avanzado la historia con respecto a esos personajes que conocimos anteriormente y que personalmente ha sido un detalle que me ha encantado encontrarme en esta lectura. En esta historia conoceremos a Remo y a Carol. Ambos se conocen en el aeropuerto después de perder sus respectivos aviones. Él viaja a L.A. para aprender inglés, trabajar y huir de una relación que le ha dejado un sabor amargo. Ella viaja a Japón para vivir con su padre después de perder a su madre. El tipo de narración es igual al de Pulsaciones, osea, iremos conociendo a los personajes y sus historias a través de mensajes de texto de hearbits pero también nos encontraremos con dos aplicaciones nuevas como son heartPic -una app parecida a instagram- y blogBits, por lo que hará de una edición mucho más cuidada y completa ya que podremos apreciar algunas de las fotos y entradas de blog que nos van dejando sus personajes. Además de los inicios de cada capítulo, en esta ocasión nos encontraremos con frases inspiradoras de 'Lao-Tse dice', más acorde con esta nueva trama. Con respecto a los personajes, tengo que admirar una vez más la capacidad de estos dos autores al crearlos de una manera tan completa tan solo mediante mensajes de texto. Cada uno con su personalidad bien definida, conocemos en cada momento lo que les va sucediendo, sus temores, sus pensamientos, sus deseos,... tan solo con lo que nos contando a través de sus conversaciones. Otro punto a destacar es la ambientación. Si bien L.A. se ha quedado en algo más de lo que conocemos, la parte de la historia transcurrida en Tokio ha sido una pasada. Nos permite pasear por sus calles, conocer ciertos lugares y sobre todo la cultura de lo que allí residen de la mano de Carol, pero sobre todo me ha encantado el detalle de encontrarme diversas leyendas japonesas que le han dado más profundidad a la historia.