Calificar
8,1 26 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis de EL DESPERTAR DE LA SEÑORITA PRIM

Una deliciosa historia sobre la belleza de las pequeñas cosas. Atraída por un sugestivo anuncio, Prudencia Prim llega a San Ireneo de Arnois, un pequeño lugar lleno de encanto cuyos habitantes han decidido declarar la guerra a las in?uencias del mundo moderno. La señorita Prim ha sido contratada para organizar la biblioteca del Hombre del Sillón, un hombre inteligente, profundo y cultivado, pero sin pizca de delicadeza. Pese a las frecuentes batallas dialécticas con su jefe, poco a poco la bibliotecaria irá descubriendo el peculiar estilo de vida del lugar y los secretos de sus nada convencionales habitantes. Narrado con ingenio, brillantez e inteligencia, El despertar de la señorita Prim nos sumerge en un inolvidable viaje en busca del paraíso perdido, de la fuerza de la razón y la belleza y de la profundidad que se esconde tras las cosas pequeñas.

Año de publicación:2014

7 reseñas sobre el libro EL DESPERTAR DE LA SEÑORITA PRIM

Prudencia Prim, con varias licenciaturas, posgrados y demas, acude al anuncio de un puesto de bibliotecaria en la casa de un hombre inteligente y culto en extremo, aunque bastante seco, que vive en un pueblecito sumamente singular, y cuyo requisito principal exigido es carecer de títulos y no tener experiencia laboral. Así empieza esta entrañable novela escrita como si estuvieramos en el S. XIX, con un guiño a Jane Austen, magistralmente narrada, con un buen ritmo y unos diálogos llenos de ingenio y encanto. La señorita Prim, mujer segura de si misma, recta y con unos valores firmemente arraigados respaldados por sus muchas titulaciones choca con su nuevo jefe y con los habitantes del pueblo en general, todos cultos, eso si, que viven en una especie de pueblo-comuna muy bucólico, que se autogestiona, autoabastece y que lucha contra los avances del mundo moderno, en especial, en lo que se refiere a la educación, una sociedad donde los vecinos se ayudan entre si y se lucha contra las normas impuestas, donde el tiempo parece que se detiene y el fín sea simplemente la busqueda de la felicidad. Al principio la señorita Prim no entiende como se puede vivir asi, pero poco a poco va comprendiendo a sus gentes y su forma de vida, al mismo tiempo que un sentimiento nuevo por su jefe va creciendo en su interior. El final es muy previsible, pero no por ello falto de encanto, me ha sorprendido gratamente su lectura y me ha encantado, sobretodo, la forma de combinar la modernidad de los posgrados y demás, con una forma de narrar totalmente clásica..., es de esos libros que te ponen una sonrisa en la cara.


Realmente encantador. Una muy culta señorita encuentra trabajo como bibliotecaria en la casa de un enigmático y ávido lector que tiene a su cargo la educación de muchos niños que a su corta edad hablan de arte y de los clásicos con gran naturalidad. El pueblo donde se desarrolla la historia parece estancado en el tiempo, se practican valores , costumbres y hábitos religiosos que chocan contra la practicidad y el escepticismo de la bibliotecaria. Sin embargo poco a poco descubre que todos sus habitantes están en constante comunicación entre ellos y se cuidan y se respetan formando una auténtica comunidad, así como también que poseen altos niveles intelectuales aunque se dediquen a tareas mas bien simples.


La narración es ágil y entretenida. La trama te cautiva y te da ganas de querer seguir leyendo. No es un libro que pretende ser una joya, es una simplemente una buena historia contada de la manera correcta.


El primer libro leído en 2019, me lo he tragado en día y medio. Es una novelita breve y sencilla, quizá un poco previsible en su desarrollo, pero en realidad aquí más que la historia lo que importa es la belleza, esa belleza que fascina a Prudencia Prim. Un pueblo, San Ireneo de Arlois, en el que parece haberse detenido el tiempo, y un elenco de personajes absolutamente excéntricos pero cada uno a su modo, formando un collage humano de lo más variopinto. En su aparente sencillez se esconden reflexiones muy profundas, un estudio detalladísimo de los personajes principales y un léxico que sorprende por su extraordinaria riqueza. Una historia sobre delicadeza, amabilidad, orgullo y prejuicios, y la búsqueda del conocimiento y la belleza. Me ha gustado bastante.


Me sentí atraída por el título y portada . Me gustó la idea de ese peculiar pueblo autoexilio de gente tan culta y peculiar, volviendo a costumbres a lo Jane Austen time en esencia, maneras, educación... a la par de conservar tradiciones, artesanía, una comunidad conectada, educar con tono mundo clásico...Pero quizá lo que menos me atraiga es nuestra puntillosa y algo prepotente protagonista. Y que podía esta obra dar más de si..Pero bueno, de agradable lectura, si te gustan los libros que nos hablan sobre libros y sociedades culturalmente utópicas y necesarias.


La señorita Prudencia Prim es una joven dotada en estudios y conocimiento, por más que el hombre del sillón buscaba alguien sin titulaciones, la contrata.Ella vive en la casa mientras trabaja en la organización de la biblioteca, allí conoce a los sobrinos del señor de la casa a quienes nota muy extraños para su edad, reprochándole a su jefe su forma de educarlos.Los habitantes de San Irineo rápidamente se encariñan con la señorita Prim, ella observa su forma de vidas, su cordialidad y se da cuenta que el pueblo es una floreciente colonia de exiliados del mundo moderno en busca de una vida sencilla y rural.Este libro es descrito como un “cuento para adultos”, con temas desarrollados que pasan del feminismo, la sencillez y belleza de las pequeñas cosas y a los sentimientos que nos ahogan si no descargamos la desazón que sentimos.La autora no describe a sus personajes si no sus personalidades dando rienda suelta a la imaginación sobre cada uno de ellos. Tuve un pequeño problema con la personalidad de Prudencia, escondía lo que sentía para dar el reflejo de ser perfecta hasta que se da cuenta que la hace parecer tonta en ciertas situaciones. El hombre del Sillón es una especie de Señor Darcy (se dan referencias del libro Orgullo y Prejuicio) sin una pizca de delicadeza lo cual da comienzo a las disputas con su empleada. Pero a medida que avanzamos vemos la evolución de este personaje, como empieza a entrar en confianza siendo grácil y dándole a entender sus sentimientos encontrados de manera escondida hacia Prudencia. Ella se siente confundida al respecto pensando que le gusta pero a la vez es rechazada por los pensamientos diferentes a su jefe, aquí vemos que detrás de su “portada perfecta” es insegura consigo misma y que lo mejor que puede hacer es irse del lugar.Admito que disfrute la lectura y no pare, los personajes bien escritos viéndose a sí mismos y como empiezan a darse cuenta de lo que les afecta evolucionando a cada paso. La narración es muy rica en palabras, información desde historia hasta de libros clásicos e idioma.


La señorita Prim acude a San Ireneo de Arnois tras haber visto en el periódico un anuncio en el que se solicita una bibliotecaria. Prudencia Prim, con estudios, culta y cuidadosa, va a parar a la casa del “hombre del sillón”, un personaje singular y de amplio bagaje cultural e intelectual que vive con sus sobrinos y da clases a los niños del pueblo, dando una especial importancia a los conocimientos humanísticos y a los clásicos de la literatura. San Ireneo es una colonia para exiliados del mundo moderno, autogestionada y económicamente autoabastecida (algo cercano al ideal distributista) en el que cada vecino cumple un rol. San Ireneo posee, además de un periódico o una asociación feminista, una abadía benedictina. En un principio, Prudencia Prim no se acostumbra al pueblo, pero a medida que pase el tiempo, se sentirá atraída por “el hombre del sillón” y acogida por los vecinos irenitas. Muy recomendable, para todo tipo de lectores. Aunque sea de rápida lectura, el lector deberá estar atento para una lúcida comprensión de la novela y para alcanzar todos los estadíos de mensajes que la escritora, Natalia Sanmartín, pretende transmitir.


También se buscó en LITERATURA CONTEMPORÁNEA


Frases del libro EL DESPERTAR DE LA SEÑORITA PRIM

Su dueña no pudo revelarle con orgullo que San Ireneo de Arnois era, en realidad, una floreciente colonia de exiliados del mundo moderno en busca de una vida sencilla y rural.

Publicado por:

Micaela0701