HUMOR Y COMEDIA

UNA LECTORA NADA COMÚN

ALAN BENNET

Calificar
8,2 33 votos

Sinopsis de UNA LECTORA NADA COMÚN

Si sus célebres perros hubieran respondido a su llamada, la reina no habría descubierto el vehículo de la biblioteca móvil del ayuntamiento aparcado junto a las puertas de las cocinas del palacio. Y no habría conocido a Norman, el pinche de cocina que estaba leyendo un libro de Cecil Beaton e iba a constituirse en su asesor literario. Pero la reina decide llevarse un libro. ¿Y qué puede interesar a alguien cuyo único oficio es mostrarse interesada? Porque una reina nunca debe ser interesante, ni tener otros intereses que los de sus súbditos. Y jamás habla de sus gustos, sólo pregunta por los de ellos. Isabel II de Inglaterra halla en la biblioteca el libro de una escritora que conoce, Ivy Compton-Burnett. Tiempo atrás le había concedido un título nobiliario menor. Y de Compton-Burnett a Proust, y de Proust a Genet, sólo median algunos libros. Así, azarosamente, ella, que hasta entonces sólo había sido una reina, una pura entelequia, descubrirá el vértigo de la lectura, del ser, del placer. Alan Bennett, que desde 1960 se pasea de la televisión al teatro, del cine a los libros, de la alta a la baja cultura, continúa, para deleite de sus lectores, saltándose todos los límites con esta miniatura exquisita, mordiente y divertida.«Alan Bennett imagina en esta encantadora nouvelle lo que podría ocurrir si la soberana de Inglaterra fuera presa de repente de una intensa, devoradora pasión por los libros. Y lo que en otras manos podría resultar un ejercicio forzado, o un irrespetuoso y frívolo delito de lesa majestad, aquí es una comedia deliciosa, y una poderosa reflexión sobre el poder, y el poder de la letra impresa... Los admiradores de sus obras teatrales, de sus ensayos y sus diarios, saben que Bennett es uno de los más sutiles y elegantes escritores de nuestra época» (Michael Dirda, The Washington Post). «Tan grande es el encanto de este libro, que podríamos fácilmente tomarlo por un amable jeu d’esprit; una de esas agudas, melancólicas fábulas realistas que Bennett urde con inmensa maestría. Pero es más que eso. Bajo su atractivo más inmediato, bulle una salvaje indignación, digna de Jonathan Swift, contra la estupidez, el filisteísmo y la arrogancia del poder, y una apasionada defensa del poder civilizador del arte» (Jane Shilling, The Times).«Bennett es el equivalente literario de un caricaturista genial. Se apropia de todos los tópicos sobre la reina y los hace encajar en el universo bennettiano. Y uno nunca puede olvidar su feroz inteligencia, su divertido interés por lo trivial» (Sam Leith, The Spectator). «Un cuento de hadas cautivador, delicioso y muy divertido. Una aguda meditación acerca del subversivo placer de la lectura» (Michiko Kakutani, The New York Times).

Año de publicación:2014

13 reseñas sobre el libro UNA LECTORA NADA COMÚN

Leí este libro riendo y sonriendo a lo largo de sus 60 páginas. Un relato agradable y entretenido con el grado justo de sarcasmo y, en mi caso, totalmente oportuno. He tenido lecturas muy comprometidas emocionalmente y necesitaba relajarme y ser feliz (y cielo santo, dejar de llorar que tengo los ojos a la miseria). Por un evento fortuito, la reina de Inglaterra se topa con una librería ambulante, y por mera educación, se siente obligada a pedir un libro. Libro que también por guardar las formas termina leyendo pero que le abre las puertas tardíamente pero con intensidad al mundo de la literatura. Y ahí tenemos a una reina que leyendo se va despojando de la investidura real y se vuelve más humana. La pobre mujer estaba podrida de ir saludando en carruaje, inaugurar bustos y seguir protocolos tediosos. Lo único que quería era repantigarse en un sofá (o una silla Luis XV) y leer, leer y leer. Pero... que creen? Tiene a todo el gobierno británico y al circulo monárquico con el Jesús en la boca porque parece que está mal visto que una reina lea (estoy levantando una ceja). La única pega que le pongo es que sospecho que esa señora no es así de simpática en la vida real.


Entretenido y original sería como describiría este libro. Y es que “la lectora nada común” a la que hace referencia el título es nada más y nada menos que la reina de Inglaterra. La historia comienza cuando accidentalmente la soberana termina en una biblioteca móvil que se parquea muy cerca al palacio y llevándose un libro como obsequio se abre a sus pies el mundo de la literatura terminando atrapada por la magia de los libros. A partir de ese momento “Un libro llevaba a otro, nuevas puertas se abrían dondequiera que mirase y los días no eran lo bastante largos para leer todo lo que ella quería”, dando inicio así a una serie de divertidas anécdotas en la vida de palacio donde la reina deja de invertir tiempo en visitas, vestuario, compras y compromisos propios del cargo ya que lo único que desea es leer. Un aspecto para destacar del libro es el gran número de autores y libros que se mencionan a través de sus páginas, algo que resulta propicio e ideal para despertar aún más la curiosidad literaria e investigativa de las obras citadas. Por mí parte lastimosamente no pude disfrutar plenamente un par de chascarrillos literarios al no tener aún acercamiento a los autores a los que hacían referencia. Como libro para leer en un par de horas y pasar un buen rato, lo recomiendo. Sin duda alguna disfrutarán de la pasión por los libros que se despierta en la protagonista, viéndose quizá reflejados en algunas de las nuevas costumbres que la lectura nos hace adoptar.


Alan Bennett nos presenta en este cortito libro una historia divertida y, sobre todo, muy original, a pesar de esto no está precisamente exenta de profundidad. Al contrario, Bennett expone desde la crítica a las muy fuertes tradiciones y protocolos de la realeza inglesa, toda una oda a la literatura. Como personaje principal, la reina de Inglaterra, claramente, sin camuflaje, algo que me ha resultado muy curioso. ¿Qué habrá pensado ella y todo su sequito de esto? Curioso, muy curioso… Mientras pasea a sus perros, la reina se topa con una biblioteca móvil, y entra. Allí se encuentra con Hutchings, el bibliotecario y también culpable del comienzo del vicio real y, enfrascado en un libro, observa a un peculiar lector, el pinche de cocina Norman Seakins, feo y homosexual, que se convertirá en el compañero de juerga (Lectura) de tan ilustre dama. A partir de ahí, volverá locos a todos los que le rodean. Leer está mal visto, no se debe leer tanto, y menos la mismísima reina de Inglaterra. ¿Qué pensará el pueblo? Isabel, una mujer estricta, con un alto sentido del deber, empieza a cambiar. Pierde interés por todo, desatiende sus obligaciones, empatiza con el pueblo, sus conversaciones cambian y solo quiere leer. Asciende a Seakins, que a partir de ese momento siempre estará cerca, comentando y aconsejando a la novata reina en esto de la lectura, mientras se lo permitan, claro, la reina no es tan libre como puede parecer. Sir Kevin es el secretario personal de la reina y vivirá una dura lucha para intentar volver a encauzar a la reina, llevarla por el buen camino, ¿Lo conseguirá? Y todo este disparate tiene mucho de realidad, el verdadero lector no siempre es comprendido. Un lector siempre es un ser un poco raro, un ratón de biblioteca ¡Qué pérdida de vida y de tiempo! piensan algunos. Sin embargo Bennet lo explica, entre bromas y exageraciones, de maravilla. La realidad es, nosotros los lectores la conocemos muy bien, que la mente se abre, que se empatiza más, que aumenta el respeto a la vida e ideas de otros seres humanos, que aumenta el poder de reflexión y de decisión propia… y mucho más...¿Puede cambiar a una persona la lectura como es el caso de la reina? Supongo que sí, o no… Asegurar, no me atrevo a asegurar nada. Por cierto, no tengo ni idea de literatura inglesa, eso también lo he visto claramente en este libro, no es la primera vez que un librito me da el toque al respecto. Algo habrá que hacer, digo yo. :D


Todo comienza cuando la reina Isabel II se topa con el bibliobus en su patio trasero. En estas pocas páginas se convierte en una ávida lectora y ve la vida y a las personas de otra forma. Descubre que hay más vidas que la vida, encerrados entre dos tapas encuadernadas. ¿El final del libro es una sugerencia del autor a la reina real? " - He dado la mano en un guante blanco a manos que estaban manchadas de sangre, y conversado educadamente con hombres que han asesinado personalmente a niños. He caminado entre excrementos y sangre, y he pensado a menudo que para ser reina el único equipamiento imprescindible es un par de botas que lleguen hasta los muslos. "


Nuestra lectora especial es nada más y nada menos que la reina de Inglaterra. La reina Isabel II empieza a leer por casualidad, pero a partir de ese momento ya no podrá parar, y aprovechará cualquier momento en su apretada agenda para leer, y será tal su pasión por los libros y la lectura, que los que la rodean llegan a asustarse ¿por qué? El argumento que esgrimen es el poco entusiasmo que pone en sus obligaciones, pero… ¿será que a raíz de sus lecturas la reina empieza a cuestionarse y a cuestionarlo todo? Hasta ahora los asesores reales proponen y disponen, pero en cierto momento la monarca llega a tener iniciativa propia y eso disgusta a su personal. Bien pareciera que una de las personas más importantes del mundo, como pueda ser la Reina de Inglaterra, viene a ser algo así como un estupendo jarrón Chino, un mero adorno. El personaje de la reina me parece delicioso, llegas a empatizar tanto con ella que hasta coraje te da en algunas ocasiones. Para mí el mensaje es claro, la lectura tiene infinidad de beneficios y entre ellos está la posibilidad de pensar y expresar opiniones propias, no teledirigidas. Siempre será más complicado engañar al que lee, que al que no lo hace. El libro es una auténtica maravilla. Nos habla de literatura y de libros. La sociedad no debería estar de espaldas a la literatura. Los libros nos hacen mejores personas. “Un libro es un artefacto para encender la imaginación”


Le llamaré librito porque tiene pocas hojas, unas 80 que se leen en un par de horas.Pero por su contenido es un señor libro, que sin duda tiene mucho que ofrecer.La historia, en principio parece sencilla, pero tiene mucha mas profundidad de la que aparenta.Toda una reina de Inglaterra queda “abducida“ por los libros y gracias a ellos cambia su perspectiva vital.Me gusta porque queda muy claro la importancia que tiene leer y como cambia la percepción del mundo que tienen las personas.


Muy ameno, entretenido libro, un su corto número de páginas. No cabe duda que es un resumen de lo que nos sucede al leer, no saca de rutinas para incluirnos en un mundo que se aspira muchos quieran conocer. Y a su vez es una expectativa de encuentro, desde las páginas, desde los personajes o las historias. Agradable espacio el que generó está lectora nada común, en un mundo marcado por estereotipos y prejuicios que nos ponen a prueba. Sera por eso que además deja una agradable sensación de logro?


No me ha parecido una gran cosa. No está mal, pero no he sentido que deje claro nada. No aporta mucho mensaje, ni tiene una moraleja, ni reflexiones, ni un pensamiento demasiado profundo. No veo que deje al personaje bien ubicado, todo lo contrario, casi que el ayudante de cocina era más culto, literariamente hablando que ella. En definitiva, no dice nada que los que somos lectores asiduos, no sepamos. El placer de desgranar un libro, el encontrarte cada día como si te sentaraa a hablar con un amigo, el meterte en la profundidad de cada historia y desear que no acabe o el hacer parte de tu entorno a los personajes , eso, no tiene precio y es de una riqueza incalculable.


Ver más reseñas

También se buscó en HUMOR Y COMEDIA


Frases del libro UNA LECTORA NADA COMÚN

En los circulos reales la lectura no estaba bien vista, o por lo menos que la reina leyera."

Publicado por:

marenpergamino

No pones la vida en los libros. La encuentras en ellos."

Publicado por:

marenpergamino

_Cuando empezamos un libro lo terminamos. Nos han educado asi. Libros, pan y mantequilla, puré de patatas: no hay que dejar nada en el plato."

Publicado por:

marenpergamino

Creo que quizá me estoy convirtiendo en un ser humano. No estoy segura de que sea una evolución bien recibida "

Publicado por:

marenpergamino

_ ¿Sabes que te dije que tú eras mi amanuense? Pues he descubierto lo que soy yo. Una opsimatis. _Opsímata: persona que aprende tarde en la vida."

Publicado por:

marenpergamino

¿Pasatiempo? Los libros no hablan de pasar el tiempo. Hablan de otras vidas. Otros mundos. En vez de querer que el tiempo pase, ojalá dispusiéramos de más.

Publicado por:

Ivan Plata 📖