Sinopsis de ESCUPIR EN LA IGLESIA

El brexit es un movimiento reaccionario. El brexit gana por el voto de las clases populares enfadadas. El brexit es el triunfo de las fake news. El brexit, en definitiva, es el caos. Estos son algunos de los mantras simplistas que venimos oyendo desde que en junio de 2016 Reino Unido votara abandonar la Unión Europea. Y sin embargo, el brexit es, primero y ante todo, democracia. En este ensayo a contracorriente, Timothy Appleton defiende, además, que el brexit es la oportunidad de la izquierda para recuperar conceptos tradicionales como soberanía y patriotismo y ponerlos al servicio de los derechos sociales y la calidad democrática. Algo que en el marco de la UE, una organización neoliberal y antipopular, el autor considera ya imposible. Para probar esta idea, ofrece un repaso por la historia política reciente del Reino Unido, que va desde los años 70, cuando era la izquierda la que recelaba de la unión económica, hasta la génesis y las consecuencias últimas del referéndum. Escupir en la iglesia es un ensayo clave para comprender en toda su complejidad el cambio de rumbo que afronta Europa, y que además imagina y propone un nuevo escenario de justicia social donde otros solo ven el apocalipsis.

COMPRAR EN PAPEL

1 reseñas sobre el libro ESCUPIR EN LA IGLESIA

El tema de este ensayo, polémico desde el mismo título, trata un debate que ha sido deliberadamente silenciado en las conversaciones de la izquierda política. Y el tema no es otro que las consecuencias que ha tenido el proyecto europeo en las aspiraciones de justicia social, redistribución de la riqueza y mejora de las condiciones de vida de la clase trabajadora en cada nación, variables todas ellas, que debería tener en cuenta cualquier propuesta alternativa al orden neoliberal actual. Desde el principio hace explícita su propia posición, una especie de 'mea culpa' por haber votado brexit desde una posición izquierdista, y la incomprensión que le devuelven desde círculos progresistas. Sitúa este libro como redención y pliego de cargos que ayude a justificar la coherencia entre defender políticas progresistas y querer abandonar la UE. La tesis central del libro es que el europeísmo ciego es el mayor éxito del orden neoliberal, y directamente proporcional a la voluntad de eliminar cualquier esperanza de implementar políticas económicas socialistas en cada uno de los Estados nacionales, aunque las urnas quieran lo contrario. En este sentido, le son muy útiles el rescate bancario y el chantaje a la soberanía griega, tras la crisis de 2008. En mi opinión, abre campos para el análisis muy sugerentes y de largo recorrido, como la crítica que hace a la libre circulación de personas, entendida por su valor absoluto, amable con el imaginario solidario de la izquierda, pero que ha resultado contraproducente para la clase trabajadora de los países, tanto de los que migran como de los que reciben trabajadores. También, me parece acertado el intento -que deriva de la escuela populista de pensamiento político, en la que se integra el autor- de llamar la atención sobre el concepto de patria y su potencial movilizador para la izquierda, si ésta es capaz de sobreponerse a sus perjuicios, y dotar a este término de los significados y vínculos apropiados. Vínculos que conecten con la pulsión inclusiva y cooperativa de una mayoría social en contra de la falsa idea de libertad y meritocracia que ha impuesto la libre circulación de personas, bienes y capitales. Sin embargo, la mayoría de sus conclusiones son débiles y poco resolutivas, carecen de un sentido práctico, o quizás solo sea pereza o escepticismo por tantas batallas perdidas. Aun así, merece la pena leerlo, solo por su valentía, su brevedad, y por tratar un tema tabú en la izquierda liberal que asiste atónita como le comen el terreno desde el populismo reaccionario y xenófobo.


TAMBIÉN SE BUSCÓ EN HISTORIA, POLÍTICA Y CIENCIAS SOCIALES