Calificar
8,0 3 votos

Sinopsis de APOLOGIA DE UN MATEMATICO

G. H. Hardy fue uno de los mejores matemáticos de este siglo, reconocido entre sus contemporáneos como un "matemático auténtico... el más puro entre los puros". Esta Apología, escrita emotivamente cuando su poder creativo matemático estaba ya en su ocaso, es un relato brillante y cautivador de las matemáticas consideradas como mucho más que una ciencia. Cuando fue publicada en inglés por primera vez, Graham Greene la aclamó, junto con los cuadernos de notas de Henry James como "la mejor narración de lo que representa el ser un artista creativo". El prólogo de C. P. Snow a la edición inglesa proporciona algunas claves de la vida de Hardy, incluyendo las anécdotas relativas a su colaboración con el matemático indio Ramanujan, sus aforismos y su pasión por el criquet.

Año de publicación:1999

1 reseña sobre el libro APOLOGIA DE UN MATEMATICO

Complementado con una especie de biografía muy personal. La persona de Hardy es muy peculiar, al menos para mí que no me desarrollo en un entorno académico que esté siquiera a los talones de Cambridge u Oxford, pero al mismo tiempo es como uno se lo imagina: brillante pero con tintes de falta de modestia, y quizá como se da a entender, ¿por qué habría de serlo? ¿Qué puedes encontrar en este libro? Bueno, para empezar el camino que llevó a Hardy de ser un niño bueno en la escuela a plantearse como meta ser parte del colegiado de Cambridge. Así como sus trabajos de investigación. ¿Para qué nos sirven las Matemáticas? ¿Por qué debemos estudiarlas? Son las principales preguntas a lo largo del libro. Curioso que hace casi 80 años que se escribió y aún las personas (sobre todo los estudiantes) siguen haciéndose este tipo de preguntas, o por qué no decirlo, recriminaciones al sistema educativo. La elegancia con la que Hardy toda estos temas no se puede negar y me deja bastante satisfecho con sus razones y posturas. Es evidente que él defiende el motivo de su vida pero también creo que cualquiera que tenga estas incertidumbres debería leerlo, darle una oportunidad. No estoy seguro que vaya a cambiar el punto de vista de casi nadie (sobre todo de los necios), pero como bien lo plantea, eso no es su interés al escribir este ensayo. No trata de convencer al lector (nada más alejado de la realidad). Simplemente establece sus pautas, las desarrolla y se satisface a sí mismo con su explicación. En la cual debo decir que me sumergí y coincidí en que las Matemáticas se valen de sí mismas, no necesitan que nadie las defienda; no desde el punto de vista prepotente sino desde la firme satisfacción de que es una gran ciencia, rebosante de anécdotas históricas y divertidas. Léelo y ojalá mejore la visión crítica que se extiende sobre las Matemáticas.