Calificar
8,2 45 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis

El clásico norteamericano sobre la infancia y juventud de una hija de inmigrantes en el Brooklyn de la década de 1920.Corren los años veinte del siglo pasado. Al abrir el libro, descubrimos a la pequeña Francie sentada en la escalera antiincendios de su casa, leyendo, a la sombra de un árbol. Poco a poco, la mirada se aleja de la chiquilla para abarcar a la estrafalaria familia Nolan, que malvive en un barrio de Brooklyn. Francie crece rodeada de los libros que tanto le gustan, y pronto empieza a pedirle a la vida algo más que un triste acomodo en la mediocridad. Un árbol crece en Brooklyn es una novela en la que los personajes son tan próximos que nos duelen sus dolores, y en la que el sueño americano cobra por fin peso y color.

Año de publicación:2010

10 reseñas sobre el libro UN ARBOL CRECE EN BROOKLYN

La familia Nolan, es una familia humilde que vive en Brooklyn a principios del siglo XX, a pesar de no tener prácticamente ni para comer son una familia unida, luchadora y con muchos sueños. Aunque todos los personajes son geniales (a mi personalmente me ha fascinado la tía Sissy), el libro se centra en Francie Nolan, enclencle y no muy agraciada pero con una visión increíble del mundo, un don para la escritura y sobre todo es una niña que lucha con todas sus fuerzas por mejorar, aprender, y conseguir sus sueños a base de mucho esfuerzo y sacrificio, aunque lo tenga todo en contra. Este libro habla de las diferencia de las clases sociales, cómo la sociedad te cataloga según donde has nacido y el dinero que tengas, también habla de la importancia de la educación, del papel de la mujer de clase baja en esa época y como se tiene que esforzar el doble y aguantar críticas. Habla también de la familia, que aunque tengan diferencias siempre se apoya y se cuida. Y sobre todo que hay que luchar por tus sueños, te digan lo que te digan, aunque nadie confíe en ti ni piense que puedas conseguirlo. De esos libros que llegan en el momento oportuno para darte un chute de energía.


Corren los años veinte del siglo pasado. Al abrir el libro, descubrimos a la pequeña Francie sentada en la escalera antiincendios de su casa, leyendo, a la sombra de un árbol. Poco a poco, la mirada se aleja de la chiquilla para abarcar a la estrafalaria familia Nolan, que malvive en un barrio de Brooklyn. Francie crece rodeada de los libros que tanto le gustan, y pronto empieza a pedirle a la vida algo más que un triste acomodo en la mediocridad. Un árbol crece en Brooklyn es una novela en la que los personajes son tan próximos que nos duelen sus dolores, y en la que el sueño americano cobra por fin peso y color.


Un libro muy bello y ligero de leer... Se lee rápido porque la narración es muy interesante y amena. Me gustó mucho.


Primer libro que leo de ésta autora. Lo disfruté muchísimo, tanto la historia como su prosa. Me trajo reminiscencias de Las Cenizas de Angela y Uvas de la Ira...... cruel y dulce al mismo tiempo. Y también me hizo remontar a la simpleza y felicidad de las pequeñas cosas de la infancia. Es un canto también a las mujeres, a su fuerza, su empuje, sostén eternas de los niñoshombres y forjadoras de destinos contra viento y marea.


No entiendo cómo en todas las sinopsis sobre esta novela se dice que corre la década de los años 20 del siglo XX. La historia transcurre desde 1901 hasta 1918. Dicho esto, no puedo más que aplaudir con entusiasmo por esta joya que tenía en mis estanterías durmiendo el sueño de los justos. La compré en un mercadillo de segunda mano y siempre se le adelantaba cualquier otro título, hasta que al leer "4 3 2 1" de Paul Auster se menciona al final una obra de Betty Smith titulada "Un árbol crece en Brooklyn". Y recordé que yo tenía ese libro. Maravillosa historia de superación en unas condiciones de pobreza terribles que aún así no son capaces de impedir que la vida se abra paso entre la miseria y la desesperanza.


este libro me recordó una parte linda de mi pre-adolescencia, a la protagonista, quien vive infortunios, a corta edad logra que sea publicado uno de sus primeros escritos, esa parte fue la que me hizo recordar mi tiempo en la secundaría, debo decir que no fue una época muy bonita para mi y no por que sacara malas calificaciones, no, a decir verdad si no eras de las mejores al menos puedo decir que no era de los malos estudiantes, pero fue en esa etapa de mi vida donde una editorial visito la escuela e hizo un concurso, fue ahí donde logre ver mi primer historia corta publicada, en un libro compartido con otros jóvenes escritores, pero eso es un recuerdo muy feliz para mi, ver mi historia publicada, y fue ahí donde decidí ser escritora, por eso este libro es uno de los que guardo con más cariño, en algo me identifique con esa pequeña protagonista....


Un árbol crece en Brooklyn. Betty Smith. Un proverbio hindú dice que una puede aprender mucho con sus maestros, más con sus colegas, pero es todavía mayor el aprendizaje obtenido con nuestros alumnos. En mi intercambio constante con ellos, y en medio de esta dinámica intensa que supone mostrar las bondades de la literatura a una generación que nació y creció inmersa en códigos binarios, me he encontrado sorpresas interesantes, tesoros ocultos en almas curiosas, cuyo acercamiento a la lectura viene de las más variadas fuentes. Una de esa sorpresas vino de la mano de una alumna con quien tuve una amena disertación sobre narrativa transmedia, clásicos literarios y por qué leer literatura en el siglo XXI. Hablábamos de aquello que hace que un texto trascienda la barrera del tiempo y se convierta en clásico, cuando me propuso la siempre alegre tarea de compartir la lectura de este texto de 1943. Un árbol crece en Brooklyn es una lectura amena, muy distante de la estridencia de la vida moderna. Es un viaje, con todas sus letras, que abarca un fragmento en la existencia de Frances Nolan, hija de inmigrantes llegados a Brooklyn en los años 20, y las circunstancias que le tocó vivir, a ella y a su familia, en medio de la pobreza y la falta constante de recursos económicos.Más allá del relato aparejado al tema de la migración, Betty Smith retrata el espíritu humano, a través de su personaje principal, casi autobiográfico, pero también de aquellos que la acompañan. Familiares, amigos, amores, todos participan de esa suerte de radiografía a una sociedad que apenas se configura y en el que el reparto de papeles pareciera estar determinado, desde siempre, por condiciones económicas y sociales.El colofón de la lectura viene dado por la fortaleza de los personajes femeninos, centrales y bien caracterizados, sobre cuyos hombros descansan las penas pero también las alegrías, por escasas que pudieran ser, que dan luz y color sus vidas.


Un libro muy bello y ligero de leer... Se lee rápido porque la narración es muy interesante y amena. Me gustó mucho.


Ver más reseñas

También se buscó en LITERATURA CONTEMPORÁNEA


Frases de UN ARBOL CRECE EN BROOKLYN

Una mentira es lo que se dice por maldad o cobardía, un cuento es lo que uno inventa respecto de algo que pudo haber sucedido; en el cuento uno no relata las cosas como han sucedido, sino tal como uno cree que debiera haber ocurrido”.

Publicado por:

Sylviabcn

A partir de entonces el mundo se hizo suyo a través de la lectura. Nunca más se sentiría sola, nunca más añoraria la compañía de un amigo. Los libros se volvieron sus único aliados.

Publicado por:

Rosa Elena Carrera

.. la niña tiene que poseer algo muy valioso que se llama imaginación. Necesita crearse un mundo de fantasía todo suyo. Debe empezar por creer en las cosas que no son de este mundo; luego, cuando el mundo se haga demasiado duro para soportarlo, podrá refugiarse en su imaginación

Publicado por:

Rosa Elena Carrera