RELIGIÓN Y FILOSOFÍA

TRES MAESTROS (BALZAC, DICKENS, DOSTOIEVSKI)

STEFAN ZWEIG

Calificar
8,5 13 votos

Sinopsis

No es por casualidad que reúno en un solo libro estos tres ensayos sobre Balzac, Dickens y Dostoievski. Con un propósito común trato de mostrar a los tres grandes novelistas—y en mi opinión los únicos—del siglo XIX como prototipos que precisamente por el contraste de sus personalidades se complementan y quizás elevan a forma clara y distinta el concepto de novelista, es decir, de forjador de mundos épicos... Cada uno de estos artistas crea una ley de vida, un concepto de vida, con la plétora de sus figuras, y los destaca con tanta armonía que gracias a él el mundo adopta una nueva forma.

Año de publicación:2011

1 reseñas sobre el libro TRES MAESTROS (BALZAC, DICKENS, DOSTOIEVSKI)

Vaya por delante que el comentario es sólo a la parte dedicada a Dostoievski. Leer a Zweig siempre es un placer que me gusta espaciar en el tiempo. No se como definir este ensayo sobre Dostoievski, porque no es una biografía al uso. Zweig se mete en la piel, la cabeza, el corazón y el alma de este escritor. Las palabras se deslizan por el universo de este hombre marcado por la enfermedad, hundido en el vicio, aquejado por las deudas, un alma agónica que necesita de un Dios al que asirse y cuando con más fuerza se agarra más hondamente cae en la duda. Sus personajes son viscerales, nacen de lo más profundo de la pasión humana y crecen con la fuerza del aliento de la vida. Dostoievski es capaz de crear dos personajes sumidos en la lujuria y no tener nada más en común entre ellos que ese rasgo definitorio, Zweig lo llama, el poeta, y en realidad es la forma que mejor lo define, porque de todo el sufrimiento que arrastra es capaz de crear algo sublime en el que emerge la idea del nuevo hombre, la esperanza del resurgimiento y de la resurrección. Porque Dostoievski es profunda y agónicamente religioso, porque no es capaz de afrontar la duda de su propio ateísmo, de aquel que surge del saber y se intenta aferrar, como lo hacen sus personajes, a ese Dios al que reverencia. Sin duda, la capacidad de Zweig para dibujarnos el semblante del autor, de su obra y de los personajes de sus libros es la mejor manera de acercarse a un titán como Dostoievski. Un placer de lectura.