COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis

Esta es la historia de una mujer singular, a quien Ben Gurión consideró el mejor hombre de su gabinete. Es este el relato, por demás interesante, de Golda Meir quien, según sus propias palabras, jamás tomó la pluma para escribir diarios y cartas, y que jamás, durante su existencia pensó escribir la historia de su vida. Su propósito al hacerlo, confiesa la autora, no surgió de un motivo egoísta. Por el contrario, las palabras surgieron y se fueron encadenando para dar lugar a un testimonio sobre el surgimiento de Israel y del sionismo. Además sus palabras habrían de testificar los lugares vistos y, sobre todo, los eventos increíbles en los cuales Golda, la mujer de oro, participó. Golda inicia su autobiografía a partir de una infancia difícil en Rusia, su lugar de nacimiento. Nos asombra en verdad que los primeros recuerdos que plasma Golda en el papel estén mezclados con un tinte de amargura y tristeza. Los pogroms (ataques) formaban parte de la vida diaria de los judíos ante los cuales se debía estar alerta. Cualquier día podrían sucederse. Golda recuerda también el haber sido diferente de los demás niños del patio donde jugaba. Ella era diferente, era judía, lo sabía y esa era la razón de los ataques. Golda aprendió a corta edad que si se desea sobrevivir en un mundo hostil se debe luchar y actuar personalmente, enseñanza que la acompañó durante su larga existencia de constantes batallas. Otro de los recuerdos que Golda rescata de su pasado, de sus primeros años de vida, es la pobreza a la cual se refiere de esta manera: "También recuerdo claramente lo pobre que éramos. Nunca había suficiente comida, ni ropa caliente, ni calefacción en casa. Golda nos habla de sus padres quienes unieron sus vidas no de un modo tradicional, por medio de un intermediario o casamentera, sino por amor. Ya empezaban a soplar nuevos aires. En cuanto al hogar donde Golda nació y creció, hay que destacar que fungía como centro de las reuniones familiares y sociales, a pesar de que se trataba de un hogar modesto pero donde los valores del espíritu reinaban. Este fue el marco ideal para el crecimiento de la que se convertiría en una luchadora constante y tenaz. Sin embargo en casa de los Mabobich, los padres de Golda, la tragedia se presentó en varias ocasiones. Cinco son las ocasiones en que mueren las criaturas procreadas por la joven pareja, quizá por la extrema pobreza o por la ignorancia de la madre. Golda se refiere a este pasaje del modo siguiente: "Mi madre lloró a sus hijos con el corazón roto, pero como la mayoría de las mujeres de esta generación, aceptó la voluntad de Dios". De su abuelo, el padre de su padre, Golda recuerda una historia por demás trágica que, de seguro, impresionó a la autora. El abuelo, hijo de una familia ortodoxa, fue secuestrado a los trece años por la milicia rusa sirviendo en el ejército por trece años. Durante su cautiverio el abuelo se sostuvo únicamente de yerbas y de pan, temeroso de infringir las leyes de su religión.

Año de publicación:1975

1 reseña sobre el libro MI VIDA

La incansable luchadora, conocida en su vida política como la "Dama de hierro", es un ejemplo único para las generaciones de hoy y las venideras, por sus convicciones y por su fuerza arrolladora.


También se buscó en NOVELAS HISTÓRICAS Y NO FICCIÓN