LITERATURA CONTEMPORÁNEA

MEMORIAS PRIVADAS Y CONFESIONES DE UN PECADOR JUSTIFICADO

JAMES HOGG

Calificar
8,0 3 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis de MEMORIAS PRIVADAS Y CONFESIONES DE UN PECADOR JUSTIFICADO

Desde un punto de vista múltiple y omnicomprensivo de abordar el horror, Hogg nos relata el lento deterioro de un personaje ya malo, que es animado al crimen por la doctrina fatal de la «justificación por la gracia» (una aberración de la doctrina de Lutero que llega a afirmar que el elegido de Dios no puede pecar, que Dios jamás le castigará, que el homicidio, la embriaguez, etc., son pecados en el malvado, pero no en el hijo de la gracia que ha garantizado su salvación). El horrendo héroe de Hogg proyecta sus asesinatos con plena conciencia, y los comete con lúcida satisfacción. No está loco; pero está poseso; le vemos someterse poco a poco a la persuasión de un amigo poderoso en quien reconoce, sólo cuando es demasiado tarde, al mismísimo diablo, que ya nunca soltará a su presa... «Que yo recuerde, hace mucho que no me había sentido tan cautivado, tan voluptuosamente atormentado por un libro», dice André Gide, de esta obra terrible y prodigiosa, debida a James Hogg (1770-1835), «el pastor de Ettrick».

Año de publicación:2001

1 reseña sobre el libro MEMORIAS PRIVADAS Y CONFESIONES DE UN PECADOR JUSTIFICADO

El escocés James Hogg, pastor de ganado y por ello conocido como “el pastor de Ettrick”, publica en 1824, su original e intrigante obra, de contenido gótico y misterioso, que podemos disfrutar en esta edición, con un extraordinario prólogo de André Gide, cautivado por el libro.Seguimos las andanzas del protagonista Robert Wringhim en una novela de una composición y estructura moderna y compleja, fragmentada en dos partes. La primera, más objetiva y narrada por el editor, en la que encontramos la recogida de datos y pruebas, cuya finalidad es contextualizar lo narrado en la segunda parte, que son las memorias propiamente dichas, y sus confesiones, donde conocemos todos los crímenes cometidos por el joven protagonista, educado severamente en la religión presbiteriana, convencido de ser un elegido justo que alcanzará el Cielo, por la doctrina de la justificación por la gracia, y así, todo lo que haga en la tierra, poco importa. En este estado, conoce a un extraño personaje, llamado Gil-Martin, que será quien guiará sus pasos y lo manipulará para llevar a cabo sus acciones criminales por la mayor gloria de Dios y de su iglesia. Este misterioso y poderoso personaje, que gobernará su voluntad, es el mismo demonio al que el joven Wringhin reconocerá, solo, cuando es demasiado tarde. Un extraordinario ejemplo del estudio psicológico de un asesino. Una obra desconcertante pero sorprendente y prodigiosa.


También se buscó en LITERATURA CONTEMPORÁNEA