Calificar
8,0 7 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis de LOS MILAGROS DE LA VIDA

Un pintor recibe el encargo de realizar un cuadro de la Virgen con el Niño. Encuentra a una joven judía perfecta para hacerle de modelo. Tras convencerla para que pose y una vez que ella vence sus miedos y recelos, se establece entre ellos una relación especial. Sin embargo, ambos malinterpretan los sentimientos del otro. Hasta que interviene el destino.

Año de publicación:2011

0 reseñas sobre el libro LOS MILAGROS DE LA VIDA

No hay reseñas aún, sé el primero en reseñar este libro.

Más libros del autor STEFAN ZWEIG


También se buscó en LITERATURA CONTEMPORÁNEA


Frases del libro LOS MILAGROS DE LA VIDA

De manera desesperada se aferró a aquella criatura, porque tenía un corazón caluroso que palpitaba como el suyo, porque podía verter toda la ternura que ardía en ella sobre aquellos labios mudos...

Publicado por:

Luis Peña

Y percibió la ternura de sus manos y la amorosa bondad de sus ojos con el sobresalto de quienes durante semanas, meses y años sufren hambre de cariño y un buen día lo reciben con el alma llena de asombro.

Publicado por:

Luis Peña

La imagen de cada una de las mujeres a las que había amado se destilaba, a partir de la engañosa penumbra del recuerdo, en la maravillosa envoltura de aquel semblante.

Publicado por:

Luis Peña

Aquel niño encarnaba para ella la idea de la vida que anhelaba de forma tan salvaje.

Publicado por:

Luis Peña

Aún se alzaba entre ellos un leve y tembloroso muro: el de la extrañeza de los pueblos y las religiones, la orden que les dictaba la sangre de tener que verse siempre como extraños, una orden que, hostil, alimenta la desconfianza y que se supera en un instante de gran amor.

Publicado por:

Luis Peña

Los dos estaban solos entre los hombres. Así, se sintieron muy próximos.

Publicado por:

Luis Peña

Pronto una secreta urgencia unió a estos dos seres tan lejanos entre sí y, sin embargo, tan similares en su modestia y en el candor de sus sentimientos.

Publicado por:

Luis Peña

Tan solo las campanas llamaban y llamaban sin interrupción, como desesperadas porque la niebla ahogaba su grito.

Publicado por:

Luis Peña