Calificar
9,0 1 voto
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis

Bernardo está en su último año de bachillerato, tiene un par de amigas que comparten novio y es fanático del cine, la música y el baile. Su vida puede no ser la más normal ni él tampoco el más común de los de su clase, pero las cosas están por ponerse raras, más de lo que se imagina. Diana y Erick Matthews acaban de mudarse, además de que están en el mismo liceo que él. A primera vista, ambos parecen normales, pero el último año siempre es el primero en dejar que los secretos mejor escondidos salgan a flote. ¿Por qué a Diana le cambian los ojos de color? ¿Por qué parece evitar a Bernardo? ¿Por qué Erick lo hace sentirse tan a gusto? ¿Qué está pasando con sus amiga y ese novio que nunda le dio buena espina? Todo empieza con un vídeo juego, y de allí en adelante, habrán dudas, misterios, sueños, pesadillas, trampas, incluso alguien con una pistola en medio de un bingo... y dicen que el dios Bóreas está involucrado en todo esto. Una novela paranormal con raíces en el viento gélido del norte, con los problema que enfrentan todos los adolescentes de hoy en día y un poco de música para que todo sea más llevadero. ¿Quién dijo que ir a la escuela era aburrido?

Año de publicación:2016

1 reseña sobre el libro LA HIJA DE BÓREAS

La hija de Bóreas, es la primera parte de la saga Divino Amor, en la que conocemos el punto de vista de Bernardo, un chico bastante normal, si quitamos el hecho de que a veces tiene unos sueños extraños que le avisan de algunas cosas que le van a pasar. Este chico es un gran apasionado de la lectura y la música, aunque también tiene otras aficiones como el cine y los vídeo juegos. Está en su último año de bachillerato y tiene dos mejores amigas geniales con las que siempre puede contar y que además bailan juntos: Juliana y Sandra, quienes comparten novio, un tal Gerardo, quién a nuestro protagonista no le cae nada bien, sentimiento que comparten, pero que a medida que avanza la historia nos llevaremos alguna sorpresita con este personaje. Al inicio de este último curso, aparecen en la vida de Bernar los hermanos Matthews: Diana y Erick, quienes no solo compartirán curso sino que además serán vecinos en la misma residencia familiar de nuestro protagonista. A raíz de este encuentro, Bernardo comienza a tener unos sueños todavía más extraños que los que a veces solía tener, pues en estos comienza a escuchar la voz de una chica y además le provocan diferentes sensaciones como descenso en la temperatura al nivel de sentir que se congela, fuertes dolores de cabeza y mucho cansancio. Lo qué a partir de una serie de "casualidades" le llevará a la conclusión de que Diana tiene algo que ver en todo esto... ¿Estará en lo cierto? Si hay algo que tengo que destacar de esta novela es la forma que tiene el autor de engancharte a ella, manteniendo esa chispa de misterio hasta el final aunque te vaya revelando ciertas cosillas poquito a poco. Escrita en primera persona desde el punto de vista del protagonista, pero no por ello dejamos de conocer a los diferentes personajes que lo acompañan. La relación entre diálogos, pensamientos, flashbacks, todos bien pensados y con coherencia para que podamos seguir el ritmo de la historia e ir atando cabos sin ningún problema. Me ha encantado el hecho de que el autor acompañe la narración con música, trocitos de canciones desde Avici, Nicki Minaj, hasta Lady Gaga o One Republic, son algunas de las que podemos encontrarnos entre esta novela, que junto a la pluma tan fresca, ágil y cercana del autor harán de una lectura algo muy ameno y que todavía se disfrute mucho más de la historia. Los personaje, todos bastante bien construidos y pincelados, en ningún momento he tenido ningún problema en imaginármelos y en conectar con ellos, claro, en su mayor o menor medida ya que hay alguno que otro por ahí que como que prefería tenerlo bien lejos de lo odioso que era, aunque me ha sorprendido bastante y debo decir que muy gratamente, el giro que le da Alan a este personaje tan odioso, hasta el punto de hacernos pensar que no todo es lo que parece y que cada comportamiento de una persona puede ser debido a una serie de circunstancias. Como punto "negativo" solo diré algunos fallos tanto ortográficos como gramaticales que me he ido encontrando a lo largo de la lectura, realmente no han sido muchos y si bien es verdad muchos de ellos se pueden atribuir a un simple error de dedo o algunos cortes de palabras típicos del conversor de archivos, no me han parecido que entorpecieran la lectura de una manera exagerada pero si considero que de haberse revisado y solucionado, la podrían haber enriquecido mucho más. En definitiva La hija de Bóreas es un libro bastante ameno, con unos personajes perfectamente construidos, con su propia banda sonora durante la narración, con dosis de misterio, romance sobrenatural, mitología, tríos amorosos, inclinaciones sexuales, embarazos adolescentes, descubrimientos, con ciertos puntos que te harán reflexionar y con un final que te dejará con ganas de leer más acerca de las diferentes historias de los personajes.


También se buscó en CIENCIA FICCIÓN Y FANTASÍA