Calificar
8,3 3 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis

«... Nueva es La Ciudad de las Damas con su nuevo reino femenino, pues, en efecto, es la primera vez que una mujer se levanta en contra de la tradición masculina para crear una conciencia de género. Esta obra, La Ciudad de las Damas [...], construye una imagen de la mujer y de la feminidad a partir del modelaje de un pensamiento forjado en diálogo con la cultura, la de los hombres, claro, pues no había otra, tanto la cortés como la clerical, pero sorprendentemente diferente. Y la diferencia estriba en que quien habla, quien escribe, es una mujer.»Victoria CirlotLa Ciudad de las Damas, considerada una clara anticipación del feminismo moderno, corona una obra que cultiva la poesía, la historia y los temas moralizantes. La argumentación sorprende por su modernidad, abordando temas como la violación, la igualdad de sexos, el acceso de las mujeres al conocimiento, etc., que convierten a este libro en una obra capital para la historia de las mujeres y para el pensamiento occidental en el alba de los tiempos modernos.

Año de publicación:2013

1 reseña sobre el libro LA CIUDAD DE LAS DAMAS

Un libro que evidencia el comienzo de la primera etapa del feminismo hacia mediados del 1300. En una época en la cual la misoginia era normalizada y aceptada por gran parte de las mujeres, aunque existían mujeres como Cristina que se negaban a aceptar esa realidad. Su manera de protestar fue mediante la escritura que para el momento era novedosa y y generaba resistencia cuando procedía de una mujer. Cristina narra bastantes historias, aunque no todas, sobre las proezas que han realizado las mujeres durante la historia.


También se buscó en LITERATURA CONTEMPORÁNEA


Frases de LA CIUDAD DE LAS DAMAS

.... Estos hombres que acusan a las mujeres de debilidad, ¿acaso son tan valientes en la vida diaria que nunca flaquean ni cambian de parecer?, porque, si a ellos les falta firmeza, ¿no es vergonzoso exigir a los demás lo que uno no tiene?

Publicado por:

Luis Peña

La superioridad o inferioridadad de la gente no reside en su cuerpo, atendiendo a su sexo, sino en la perfección de sus hábitos y cualidades

Publicado por:

Luis Peña