Sinopsis de EL MAL MENOR

“El relato de terror es quizá la forma más devaluada y más activa de la cultura actual. La dificultad de fijar con claridad sus límites es una prueba de que no ha sido aún legitimada por la crítica académica. Frente a la lógica del género, Feiling toma una decisión muy sagaz: en su novela el terror es del orden de los personajes y no incumbe a los efectos de la narración. El mal menor no es un relato de terror sino un relato sobre el terror. Algunos protagonistas inolvidables de la novela son los que se mueven en un mundo aterrador y ven lo que otros no ven, y sufren las consecuencias de su sombría clarividencia. Desde el momento de su aparición, El mal menor (como la historia de terror que narra) ha sido un acontecimiento inquietante en nuestra literatura pero también, desde entonces, con su gracia y su perturbador final, nunca ha dejado de fascinar y divertir a los lectores apasionados por las buenas historias”. Ricardo Piglia (autor del prólogo)

4 reseñas sobre el libro EL MAL MENOR

Llegué a esta novela sin referencias ni expectativas y su principio me cautivó: una novela de terror ambientada en Buenos Aires, cuyos personajes hablan en argentino (o en porteño, mejor dicho) y bien anclada referencialmente en los noventas. ¡Excelente comienzo! Además, el autor escribe muy bien y los primeros tres capítulos consiguieron engancharme a fuerza de una escritura fluída, un buen ritmo y una historia que dosifica la intriga inteligentemente. Pero, lamentablemente, a medida que avanzaba en la lectura el entusiasmo se me desinfló un poco (bastante diría). Por suerte, en los últimos capítulos logra repuntar y llegar a un muy buen final. Lo cual no es poco. Si bien la novela es corta y se lee rápido, en algunos pasajes se detiene quizás demasiado en la presentación de los personajes en su devenir cotidiano y su pasado para introducir con cuentagotas los aspectos que interesan a la trama. Esos pasajes están muy bien logrados y se disfruta mucho su lectura, pero terminan quitándole ritmo a la narración con algunas disgresiones que, si bien enmarcan las historias y cohesionan la trama, pueden resultar innecesarias. Creo que ello me llevo a no empatizar del todo con los personajes. Como un gran punto a favor puedo decir que algunas de las escenas de terror narradas logran ponerte los pelos de punta gracias a su lograda intensidad y son lo mejor de la novela. Como contraparte, las secuencias de acción se resuelven de forma un tanto inverosímil y apresurada, tornándose totalmente anticlimáticas. En definitiva, "El mal menor" me ha dejado un sabor agridulce y sensaciones contradictorias. Y es una pena porque tiene muchísimos elementos interesantes y C. E. Fielding posee un estilo muy logrado y agradable de leer. Es la primera vez que no sé si recomendar o no una lectura en una reseña. Yo, seguramente, le voy a dar otra oportunidad al autor.


Conocía poco del autor y de la novela cuando empecé a leerla. Los primeros capítulos son un poco lentos pero una vez que entras en la historia es muy atrapante y querés saber hacia dónde va a ir. Y ya después al final te deja sin palabras. No sé si el género es terror o suspenso sobrenatural, pero juega mucho con eso.


Los libros sorprenden, muchas veces incluso antes de leerlos. Cuando tomé por primera vez EL MAL MENOR de Carlos E. Feiling (Rosario, 1961 – Buenos Aires, 1997) quedé consternado al ver los dos epígrafes que abren la historia y suceden a las dedicatorias y agradecimientos. En efecto, creo que cualquiera se sorprendería al ver a un escritor argentino citar a Apuleyo en latín y a Stephen King en inglés. Apuleyo y Stephen King… Stephen King y Apuleyo… Lo clásico junto a lo contemporáneo; lo que en los círculos académicos da prestigio junto a lo que despierta risas de costado. En un primer momento se podría pensar que hay algo ahí que no cuadra, pero cuando se piensa en Carlos Feiling todas las cosas empiezan a ubicarse en el lugar justo. Es que esos epígrafes (como todos los epígrafes) no sólo hablan de la novela, sino también del autor. Licenciado en Letras por la Universidad de Buenos Aires, becario del CONICET y poseedor de un profuso prontuario académico, Carlos Feiling fue también un escritor, de esos que cuentan historias (cosa que no todos los académicos hacen). En EL MAL MENOR se puede leer una historia, y lo que es mejor, una historia de terror entretenida, original y bien escrita, en la que el mundo onírico se enfrenta al de la vigilia en una lucha fuera de toda comparación. La mención de Stephen King por el autor no es casual, es que algo del norteamericano se puede ver en las líneas de este argentino. Tal vez se deba a que Buenos Aires aparece en EL MAL MENOR tan viva como Maine en los libros de King, o a que no estamos acostumbrados a leer una buena historia de terror sobrenatural escrita en nuestro idioma con un «vos» coronando los diálogos, o vaya a saber uno a qué… De cualquier forma, no tengo dudas de que los amantes del género no se verán decepcionados. Después se podrá discutir sobre muchas cosas, pero algo es seguro: no se tendrá en ningún momento la sensación del tiempo perdido. EL MAL MENOR, publicada originalmente en 1996, se consigue hoy fácilmente en la edición de Norma con el título LOS CUATRO ELEMENTOS, que incluye toda la producción novelística de Feiling (EL AGUA ELECTRIZADA Y UN POETA NACIONAL, además de EL MAL MENOR, por supuesto) más un bonus track de una novela que dejó inconclusa (LA TIERRA ESMERALDA).


Es una historia rara. No digo que no me haya gustado, creo que la forma de escribir del autor es excelente y me apeno mucho saber que luego de esta novela haya fallecido, pero nunca me enganché y me costó empatizar con los personajes. Es más creo que no la entendi muy bien. En el final la historia da un giro bastante original y resignifica un poco toda la locura que lees antes, por eso le subi una estrella por que si no hubiesen sido 2.


TAMBIÉN SE BUSCÓ EN LITERATURA CONTEMPORÁNEA