Calificar
6,5 10 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis de CASAS Y TUMBAS

La nueva novela de Bernardo Atxaga, Premio Nacional de las Letras Españolas. Una historia de vidas que, como el agua, discurren entre piedras. «Si se pudieran voltear los nombres impresos como las piedras de un huerto y ver la vida que esconden, comprobaríamos que no hay dos seres iguales.» En una panadería de Ugarte, en el País Vasco, un niño que un verano ha regresado sin habla de un internado en el sur de Francia recupera las palabras gracias a su amistad con dos hermanos gemelos y a algo extraño que descubren los tres en las aguas del canal que baja de la montaña. La dictadura franquista está llegando a sus últimos días. Todo está cambiando en Ugarte y también en el cuartel de El Pardo donde, poco antes, Eliseo, Donato, Celso y Caloco intentan adiestrar una urraca y burlar el coto de caza reservado a los poderosos. La de ellos fue también unahistoria de amistad, con sus dosis justas de inconsciencia, rebeldía y tragedia. Años más tarde, las huelgas alentadas por los sindicatos hacen temblar la industria minera de Ugarte. Son ya los turbulentos ochenta, y Eliseo y los gemelos se ven envueltos en una trama de venganza, urdida por el ingeniero Antoine, que parece propia del género negro. El tiempo pasa rápido y transforma todo lo de fuera: llega la música, la televisión con sus realities, el correo electrónico, aunque en el interior de los protagonistas de esta historia se mantienen intactos los silencios, los secretos, las amenazas... No es más que la vida, que discurre como hilos de agua entre las piedras. Pero avanza. Con esta novela emocionante, vertebrada por la amistad, el amor a la naturaleza y la inminencia de la muerte, Atxaga vuelve a mostrarse como un maestro en la creación de territorios y personajes imposibles de olvidar. La crítica ha dicho:«Un narrador capaz de generar emociones muy poderosas y mostrarnos la belleza y el misterio de la vida a través de una prosa contenida y profundamente poética. [...] No abundan novelistas como Atxaga ni novelas de la calidad y la hondura de [Casas y tumbas].»Fernando Ontañón, La Opinión (A Coruña) «Bernardo Atxaga ha buscado ahondar en lo que nos hace humanos, de lo más sublime a lo más terrible, pasando por la gama completa de grises entre ambos extremos. [...] Posiblemente esta es la más libre y juguetona de sus obras.»Antonio Lozano, La Vanguardia «Decir Bernardo Atxaga es pronunciar palabras mayores en lo que a literatura se refiere.»Susana Marqués - Onda Cero (Más de uno) «Una narrativa impregnada de poesía en la que ha combinado de una manera brillante realidad y ficción.»Del acta del Jurado del Premio Nacional de las Letras «En la mejor tradición realista, actúan aquí los más efectivos resortes de la condición humana: el miedo insuperable, la depredadora supervivencia, el sentimiento amoroso y la muerte intuida [...]. Algunas notas levemente humorísticas y un subliminal optimismo matizan muy adecuadamente esta dramática historia que subyuga al lector desde las primeras páginas hasta su espléndido final.»Jesús Ferrer, La Razón «El lector podrá descubrir una vez más el gran poder poético de Atxaga, la increíble capacidad de construir universos enteros y profundos.»El Correo «Un ejercicio de prestidigitación literaria.»ABC «Un escritor con una brillante capacidad inventiva.»A. S. Byatt «Atxaga sabe entretener, conmover y dar a la autobiografía todo el encanto de lo ficticio.»J. A. Masoliver Ródenas, La Vanguardia «Gusto por contar historias, estilo sorprendente por su viveza y su oralidad.»El Cultural «Recrea un mundo nuevo y fresco con una originalidad poco común en la literatura española contemporánea.»The New York Times

Año de publicación:2020

6 reseñas sobre el libro CASAS Y TUMBAS

Un libro que me gustó. El autor, tiene una prosa sútil y poética. Con ese lenguaje narra historias simples, cotidianas pero que tratan temas profundos como la amistad, el amor, la muerte. Describe muy bien los espacios o escenarios en los que transcurren los sucesos haciéndolos reales, igual que a los personajes. La lectura se me hizo ágil y entretenida.


No es el mejor libro que he leído de Atxaga pero no puedo negar que su prosa es preciosa


De nuevo, Atxaga utiliza aspectos recurrentes en sus novelas: la naturaleza (desfilan infinidad de animales, flores, árboles), la música (el acordeón, la armónica, el jazz), las fiestas populares, su gusto por lo francés, para contar historias con una gran pulcritud y elegancia. Sus universos suelen discurrir en zonas rurales, donde la amistad, la familia y las relaciones cobran más valor que en el tumulto de las grandes ciudades, aunque aquí haya un poco de mezcla de ambos ambientes. Como todas las novelas del autor, se lee con mucho gusto.


Jabalíes, orquídeas, pan, pastores y vaqueros, una zizaguente historia entre realidades y sueños de amigos y hermanos. Una historia totalmente onírica.


Afirma el autor que esta será su última novela. Confiemos en que cambie de opinión. Si no es así, se habrá despedido a lo grande. Quizás por eso, como asegura en su epílogo, ha escrito una novela en la que aparecen narrados diversos pasajes de su vida. Desde 1970 hasta prácticamente la actualidad. Así, durante las más de cuatrocientas páginas que componen esta obra aparecen reflejadas algunas de sus vivencias en el cuartel de El Pardo, lugar en el que realizó su servicio militar obligatorio cuando todavía vivía Franco, el angustioso episodio en el que su hija estuvo a punto de fallecer de peritonitis, la fascinación que siempre ha sentido hacia el mundo rural y los animales, sobre todo, los jabalíes, y la importancia que siempre ha tenido para él la poesía como forma de comunicación y evasión.En la novela, que se iba a titular primero El soldado que llamó cabrón a Franco, luego Hilos de agua entre las piedras, hasta terminar con el título con el que finalmente se ha publicado, Ugarte es un lugar situado en la frontera entre el viejo y el nuevo universo. De esta manera, escribe Atxaga en el epílogo: Hay dos clases de literatura, la que propone una vuelta por fuera (crímenes en Norlandia, pasiones en la corte china del siglo XII, traiciones letales en un campus norteamericano...) y la que en su propuesta incluye una vuelta más, la que el lector debería dar por dentro de sí mismo. Y debe ser cierto, porque la narración de Casas y tumbas no se desarrolla de forma rectilínea, sino que en ocasiones avanza en constantes zigzags.Seis capítulos forman parte de la estructura en zigzag de Casas y tumbas. En el primero de ellos, Érase un pequeño barco, un niño llamado Elías regresa prematuramente a Ugarte de una escuela de verano en Beau-Fréne, en el Pirineo francés. Ha perdido el habla (padece mutismo traumático) y todos en el pueblo se preguntan por el motivo. Su amistad con Mateo, primero, y con los hermanos gemelos Martín y Luis, después, provocarán que la autoestima del niño vaya en aumento. En estas primeras páginas del libro se habla de los negocios de la iglesia (en este caso, a través de la virgen de Lourdes), de la homosexualidad, de la pederastia y, por supuesto, de la amistad y de la proximidad de la muerte. Temas, estos dos últimos, constantes a lo largo de todos los capítulos de la novela.Cuatro amigos, el segundo de los capítulos, nos habla de la amistad surgida entre compañeros del cuartel de El Pardo, en pleno servicio militar de época franquista. Entre todos ellos se hacen cargo de la cría de una urraca. Donato y Eliseo llevan la panadería, Celso es el encargado del Centro de Transmisiones del cuartel y Caloco es quien cobra dinero a sus compañeros a cambio de realizar sus aburridas guardias. El tedio, solo superado gracias a la urraca, a la cual llegan a enseñar a hablar, y el desprecio ante la inhumanidad, la codicia y la fanafarronería del teniente Garmendia, el general Franco y el futuro monarca, Juan Carlos de Borbón, marcan el hilo conductor del capítulo, en el que también aparece el tema de la inminente muerte.Antoine, protagonista del tercer capítulo, es un ingeniero francés que dirige la industria minera de Ugarte. Las páginas de este episodio están repletas de referencias a huelgas mineras, terrorismo maoísta, sabotajes, amenazas y explosiones. En definitiva, a la lucha de clases desarrollada entre los poderosos, deseosos de que nada cambie ni escape a su control, y los huelguistas, quienes quieren acabar, de una vez por todas y cueste lo que cueste, con su ya larga opresión social y económica. Eliseo y los gemelos Martín y Luis han de hacer frente a todo tipo de situaciones, a cada cual más peligrosa, ante un Antoine que no duda en utilizar a sus perros Troy y Louise como armas defensivas (y también atacantes) contra los enemigos de la industria que dirige. El accidente de Luis, Daisy en la televisión y Orquídeas son los tres breves capítulos finales de la historia. Luis sufre un accidente y está dos semanas en coma. Los sueños que tiene durante este proceso se entrelazan con sucesos reales. Daisy es la protagonista de un reality show en el que trata de perder peso aún poniendo en grave riesgo su propia vida. Y Martín asiste, horrorizado, a la posibilidad de perder a su hija Garazi a causa de una peritonitis causada por la mala praxis de una doctora incapaz de diagnosticar la inicial apendicitis. Las historias personales de los gemelos Martín y Luis se entrelazan en estos episodios finales para dar luz a espacios que habían quedado en la oscuridad en los capítulos anteriores.


No me parece tan bueno como dice la crítica, llámame torpe si quieres.


Más libros del autor BERNARDO ATXAGA


También se buscó en LITERATURA CONTEMPORÁNEA