Calificar
7,8 54 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis

Una narración sobre las ganas de vivir, y de enamorarse, en el otoño de la vida. Una noche de otoño, Fredrik Welin—el protagonista de la exitosa novela Zapatos italianos—se despierta cuando un incendio arrasa su casa. A sus sesenta y nueve años, este solitario médico jubilado sale penosamente de entre las llamas, calzado con unas botas de lluvia (pero ambas pertenecen al pie izquierdo). Sólo quedan, a la mañana siguiente, unas ruinas malolientes: ha perdido su casa y todas sus pertenencias, y tiene que mudarse a un remolque, una caravana que pertenece a su hija. Cuando por el archipiélago se extiende el rumor de que él mismo ha provocado el fuego, la policía lo interroga, sin llegar a acusarlo. De pronto, Louise, la hija de Fredrik, viaja hasta la isla por motivos misteriosos. Todos esos acontecimientos sumen en el desconcierto a Fredrik, que ese otoño ve como se acerca a la vejez, también a la muerte, y desea saldar todas sus cuentas con la vida. Sin embargo, al conocer a Lisa Modin, una periodista que trabaja para el diario local y que investiga el incendio, se despiertan en él sentimientos que llevaban mucho tiempo muertos. Cuando en Nochevieja decide celebrar una fiesta a la que invita a sus amigos, se desata un incendio en otra casa del archipiélago.

Año de publicación:2016

8 reseñas sobre el libro BOTAS DE LLUVIA SUECAS

"Botas de lluvia suecas" es un libro que se ha mecido por los racheados vientos de la melancolía, la soledad y la amargura. La recta final de un médico jubilado, que vive prácticamente aislado en un archipiélago en el que ya quedan escasos y extraños convecinos. De forma sencilla y sin atropellos, Mankell reflexiona sobre lo que es la realidad de la vida: Dudas, pasiones, derrotas, certezas... pero también resquicios de emocionada esperanza que uno no debe dejar escapar. Y es que como dice el autor en un determinado momento: "Vivir merece la pena, a pesar de que para envejecer, haya que caminar por un hielo cada vez más quebradizo y más fino".


Me gusta mucho como escribe Mankell. Aunque este libro, continuación de Zapatos Italianos, que me gustó mucho más, vendría a ser el verdadero Libro del desasosiego, no el de Pessoa! El protagonista se despierta de pronto con su casa en llamas y apenas puede escapar y ver como se consume su casa junto con sus recuerdos y toda su vida anterior. A partir de allí, su hija Louise reaparece para consolarlo pero solo logra confundirlo en una maraña de sentimientos encontrados. Al mismo tiempo una periodista que cubre el incendio de su casa comienza una relación con el protagonista de pura histeria ilusionando y desencantando al pobre Fredick. Su hija que acaba presa en Paría y su viaje a rescatarla y el descubrimiento del embarazo de ésta le renueva sentimientos olvidados así como la espera inútil de la concresión de su relación con la periodista. Después se suceden más incendios con un final predecible. Por momentos se hace muy lento y por otros muestra el patetismo de un hombre viejo con actitudes propias de un adolescente. Con acontecimientos secundarios que perturban al protagonista y al lector. Insisto un libro desasosegante.


Lindo libro, buena historia. Mankell escribe muy bien. Es la continuación de otro libro llamado Zapatos Italianos, pero se puede leer perfectamente sin haber leído el primero (de hecho yo lo tengo pendiente). Lectura recomendada.


Una noche de otoño, Fredrik Welin —el protagonista de la exitosa novela Zapatos italianos— se despierta cuando un incendio arrasa su casa. A sus sesenta y nueve años, este solitario médico jubilado sale penosamente de entre las llamas, calzado con unas botas de lluvia (pero ambas pertenecen al pie izquierdo). Solo quedan, a la mañana siguiente, unas ruinas malolientes: ha perdido su casa y todas sus pertenencias, y tiene que mudarse a un remolque, una caravana que pertenece a su hija. Cuando por el archipiélago se extiende el rumor de que él mismo ha provocado el fuego, la policía lo interroga, sin llegar a acusarlo. De pronto, Louise, la hija de Fredrik, viaja hasta la isla por motivos misteriosos. Todos esos acontecimientos sumen en el desconcierto a Fredrik, que ese otoño ve como se acerca a la vejez, también a la muerte, y desea saldar todas sus cuentas con la vida. Sin embargo, al conocer a Lisa Modin, una periodista que trabaja para el diario local y que investiga el incendio, se despiertan en él sentimientos que llevaban mucho tiempo muertos. Cuando en Nochevieja decide celebrar una fiesta a la que invita a sus amigos, se desata un incendio en otra casa del archipiélago. El Henning Mankell (Estocolmo, Suecia, 3 de febrero de 1948 - Gotemburgo, Suecia, 5 de octubre de 2015) hace un libro donde la clave pasa por el reencuentro con los afectos, algo que el personaje principal al comienzo de ZAPATOS ITALIANOS carecía, hay gente que le ha gustado más el primero, yo creo que están muy buenos los dos. Es una muy linda novela. MUY RECOMENDABLE


Tranquilo.... me gustó más Zapatos italianos


Continuacion de Zapatos Italianos... sigue sin pasar mucho!! Pero escribe lindo...


A pesar de todo mí prejuicio con el.genero .Mankel es buenísimo. Está novela en particular imperdible


Libro muy intimista de Mankel, escritor muy conocido por la serie del comisario Wallander. Historia en las cercanías del final de la vida. Desarrollo lento, para reflejar no lo que ocurre sino lo que se siente. Realmente interesante.


Más del autor HENNING MANKELL


También se buscó en TERROR, POLICIAL Y SUSPENSO


Frases de BOTAS DE LLUVIA SUECAS

Envejecer es como caminar por un hielo cada vez más fino.

Publicado por:

rachateam

La muerte no se entiende nunca. No sigue leyes ni reglas. La muerte es una anarquista incurable.

Publicado por:

Nines65

Bajé hasta el puerto, que estaba desierto esa mañana de Año Nuevo. El negro mar que crucé después parecía tener tanto frío como yo.

Publicado por:

Nines65

Ya estábamos a finales de agosto. Pronto llegaría el otoño. Pero la oscuridad ya no me asustaba.

Publicado por:

Nines65

Un mar plomizo como el de aquel día se parecía a la esfera de un reloj sin manecillas. O a una habitación donde se hubieran caído las paredes.

Publicado por:

Nines65

Me cuesta mucho imaginarme un destino peor que estar físicamente sano y que un día, quizá mi hija, me tenga que explicar que mi cerebro y mi memoria funcionan cada vez peor.

Publicado por:

Nines65

No podía saltar al barco como solía hacer diez años atrás. Ahora tenía que apoyarme con una mano para bajar. La vejez era una niebla que llegaba silenciosamente flotando sobre el mar.

Publicado por:

Nines65