TAKING SHOTS

TONI ALEO

Calificar
6,0 1 voto
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis

No hay información disponible.

Año de publicación:2011

1 reseña sobre el libro TAKING SHOTS

He de admitir que estoy algo decepcionada con el libro. Empieza muy bien. Tenemos a Shea, un jugador de la NHL que se fija en una fotógrafa y decide echarle ganas e invitarla a salir. Ellie es una chica con complejos que se hace constantemente de menos. Tiene un pasado romántico que no ayuda a su autoestima y no se siente a gusto con su cuerpo desde que hace unos años engordó mucho debido a su Hipertiroidismo. Sus interacciones empiezan siendo muy dulces y naturales, y las personalidades de ambos se desarrollan con coherencia. Me gusta, especialmente dos aspectos: 1. Ella es una mujer más natural de lo que estamos acstumbrados. Es decir, ¿cuántas veces hemos leído sobre portagonistas que no son supermodelos pero que al final, según lees, te da la sensación de que sí lo son? En esta ocasión Ellie es una chica rellenita, no gorda, pero tampoco delgada. Y la autora no intenta endulzarlo. Ella se siente mal consigo misma porque le pesa el recuerdo de lo delgada que estuvo antes, y sus amigos intentan que entienda que ella ahora sigue siendo guapa, y que tiene que quererse más. Y, por supuesto, Shae se fija en ella tal y como es, rellenita o no. 2. Soy muy fan de los romances deportivos. Muy. Fan. Y sé que el clásico héroe masculino es canallesco, guapo pero gamberro, a la larga romántico pero al principio duro de tratar. ¿Os hacéis una idea? Me sorprendió en cuanto empecé este libro que Shae no sigue ese prototipo en lo más mínimo. Es un chico dulce, sensible y emocional, bastante romántico y cariñoso al que no le importa demostrar sus sentimientos. Y oye, aunque el tipo de chico duro conmigo funciona mucho, la verdad es que este Shae me ha convencido y me ha agradado como protagonista. No puedo decir que a lo largo del libro haya tenido problemas con la historia, tiene sus más y sus menos, pero po rlo general está bastante bien. Lo único, que es endemoniadamente largo, y aunque no se hace pesado, sí que pasan muchas cosas. Lo cual tampoco es mal en sí mismo. Hasta que llegamos al final, el último conflicto antes del happy ever after. En este punto Shae y Ellie ya han pasado por muchas pruebas a lo largo de su relación, y sabes que algo se viene porque todavía te quedan una buena cantidad de páginas por delante como para que todo sea un camino de rosas... pero el conflicto final es un sinsentido. Después de todo lo que han pasado no vien a cuento. No voy a entrar en spoilers, solo diré que ni veo normal la actitud de Ellie y su, por decirlo de alguna manera, falta de confianza; ni veo razonable que Shae la perdone con tanta facilidad. Creo que es lo más surrealista de todo el libro, y después de una historia coherente, choca bastante. Una pena porque todo iba genial.