Calificar
7,7 3 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis

Oscar, un historiador cuya única ideología es la falta de convicciones, entra a trabajar al Palacio Quemado, convertido en escritor de discursos del presidente. En un período de convulsión social, su misión es encontrar las palabras con las que apaciguar los ánimos exaltados del pueblo. De la mano de Natalia, una mujer que también trabaja para el gobierno y con quien entabla una relación sentimental, irá descubriendo los recovecos de la corrupción como una forma de vida para la clase política. De una manera extraña, su búsqueda lo llevará a comprender el porqué del suicidio de Felipe, su hermano mayor, treinta años atrás. Edmundo Paz Soldán narra con ritmo trepidante el fin de una era en Bolivia y nos presenta, entre otros, a personajes como el presidente Canedo de la Tapia, intransigente en la defensa de su proyecto; el vicepresidente Mendoza, hábil para la retórica y defensor de la ética en la vida política; y el Coyote, implacable y audaz operador político del gobierno. Una novela sobre la perversa relación entre el poder y la violencia, y sobre el peso (o no) de la palabra para transformar un país.

Año de publicación:2007

1 reseña sobre el libro PALACIO QUEMADO

UNA INTERESANTE NOVELA SOBRE EL PODER Hasta ahora es el único libro que he leído de este del boliviano Edmundo Paz Soldán (Cochabamba, 1967). Me gusta la forma en que escribe, se de sus otros libros, pero siempre hay alguno que se le adelanta y no he continuado con su obra. Esta es una novela sobre el ejercicio del poder, está muy bien escrita y es muy recomendable. La historia es a grandes rasgos así. “Palacio Quemado” es una intriga política centrada en el personaje de Oscar, asesor político y escritor de discursos del presidente boliviano. El personaje protagonista tiene como rasgo principal la falta de moral política, desligándose de cualquier ideología. El escenario donde tiene lugar el grueso de la narración es Bolivia durante la famosa guerra del gas en el año 2003 y los sucesos en El Alto. Aunque los personajes políticos están rebautizados, es fácil encontrar las similitudes con sus pares en el mundo real. Por ejemplo, el presidente Canedo de la Tapia es Sánchez de Losada o el personaje de Remigio es Evo Morales. Un párrafo: “Constaté con angustia que, aunque ya era muy consciente de que mis palabras no servían de nada, de que las palabras no servían de nada, de que el lenguaje no servía de nada, de que quizá para lograr que el presidente se comunicara con el pueblo debía inventar otro lenguaje que no pasara necesariamente por las palabras”.