Calificar
8,0 1 voto
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis

Marción muy bien puede ser considerado el primer hereje. Dos razones justifican esta tesis. Por una parte, es el primer cristiano que decide separarse de la Iglesia por razones doctrinales. Por otra, es alguien que desde el conocimiento de la doctrina ortodoxa opta deliberadamente por desviarse de ella, hasta el punto de crear su propio canon, mantener la existencia de dos Dioses (uno malo y otro bueno) y fundar su propia iglesia. La imagen que hoy tenemos de él está determinada por los apasionados escritos de Adolf Harnack, que vio a Marción como un modelo de reformador protestante adelantado a su tiempo. Sin embargo, el minucioso estudio de Sebastian Moll pone de relieve que Harnack proyectó en Marción sus ideas, propias de un teólogo luterano del siglo XIX, pero no de un cristiano del siglo II. La presente monografía expone la vida, la doctrina, los escritos y la iglesia de Marción desde una perspectiva histórica crítica. Y señala a la vez la influencia que esta figura cristiana de la Antigüedad tuvo en la Gran Iglesia, por ejemplo, a la hora de asumir el Antiguo Testamento y establecer el canon de los escritos neotestamentarios. Sebastian Moll (Colonia, 1980) es profesor en la Facultad de Teología Evangélica de la Universidad de Mainz.

Año de publicación:2014

1 reseña sobre el libro MARCIÓN: EL PRIMER HEREJE

Sebastián Moll (1980) es un joven teólogo evangélico de la Universidad de Maguncia, lo que hace en este libro es reseñar todo lo que se ha escrito hasta la fecha sobre este personaje, partiendo de esa premisa desarrolla que cosas se pueden comprobar y sobre las cuales no hay certeza.¿Quién era Marcion?Como muchos personajes de la antigüedad no hay certezas sobre su nacimiento, se cree que llegó a Roma cerca del 140, haciendo una importante donación a dicha Iglesia, suma que le fue restituida por sus acciones posteriores, de ahí surge la leyenda que era una persona rica.Se lo conoce como el primer hereje porque su planteo no es una mera discrepancia sino la creación de una nueva forma de entender el cristianismo, para Marcion el Dios del Antiguo Testamento es un Dios malo, frente al Dios bueno del Nuevo Testamento, Cristo, un Dios como tal que no era un hombre, sino una divinidad, aceptando algunas partes del texto de Lucas y algunas cartas de Pablo.Frente a esta postura fue separado de la Iglesia oficial, formando la suya propia que tuvo muchos adeptos, durante 200 años, causando escozor ya que sus fieles provenían de la primera de la iglesia católica.Se podría hablar sobre los planteos teológicos de este personaje, pero me extendería demasiado.Es un personaje que desconcia.Este libro es MUY INTERESANTE.


También se buscó en RELIGIÓN Y FILOSOFÍA