LA VIDA EN CUATRO LETRAS

CARLOS LÓPEZ OTÍN

Calificar
9,3 3 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis

Partiendo de un momento extraordinariamente difícil de la vida del autor, este libro empieza con una pregunta fascinante: ¿llevamos la felicidad escrita en nuestros genes? Tomando esta pregunta como hilo conductor a lo largo de catorce capítulos, López-Otín nos presenta los momentos estelares de la historia de la vida sobre la Tierra, nos explica cómo llegamos hasta aquí y por qué una serie de adversidades nos trajo la enfermedad como amenaza universal contra la felicidad. Para llevar a cabo esta explicación nos adentraremos en el lenguaje del genoma humano y participaremos de descubrimientos asombrosos, como el de Watson y Crick, quienes revelaron que el origen de la vida se inscribe en la cadena de ADN mediante un código molecular de tan solo cuatro letras que designan cuatro componentes químicos: A de adenina, C de citosina, G de guanina y T de timina. Por último, el autor nos propondrá su imperfecta fórmula genómica de la felicidad y descubriremos que más allá de los mensajes escritos en nuestros genes hay otros lenguajes biológicos, dinámicos y fascinantes, que dependen de nuestra interacción con el entorno y de los que estamos aprendiendo lecciones insospechadas.

Año de publicación:2019

1 reseña sobre el libro LA VIDA EN CUATRO LETRAS

En el siglo pasado se recorrió un largo camino para encontrar, demostrar que el ADN era la molécula de la vida, todo lo que seremos fenotípicamente y genotípicamente está allí. Toda la información de nuestro aspecto físico, nuestro sexo y de aquellas enfermedades genéticas que pudiésemos desarrollar también, muchas conductas similares a las de nuestros padres también. Watson y Crick se hicieron merecedores del premio Nobel por este descubrimiento y de que está hecha esta cadena de 4 letras A por adenosina, T por tímina, G por guanina y C por citosina y diferentes secuencias de la combinación de estas letras determinan ciertos genes, a veces genes únicos necesarios para tener ojos azules, piel blanca, o para que tengamos una mala hemoglobina o no podamos procesar el cobre como en la enfermedad de Wilson; y el conjunto de todos los genes se agrupa en pares de cromosomas, cuyo número es siempre el mismo para cada especie, un cromosomas extra puede producirnos enfermedades como el síndrome de Down, conocido como trisomía 21 por el cromosoma 21 extra. Ahora en pleno siglo XXI ya tenemos el mapa completo del genoma humano u tenemos las posibilidades de manipularlo para mejorarlo o empeorarlo. Que peligro. Que peligro. De verdad. Que peligro.