Calificar
9,0 1 voto

Sinopsis de LA PALABRA AZUL DE LOS BOSQUES

Poemario de de Ramón Quichiyao Figueroa - Palabra Azul de los Bosques Eran lugares sin nombre Los textos tienen sentido en cuanto nombran, explican, connotan y organizan un mundo propio. Y son válidos en cuanto soportan la prueba del tiempo. En el caso de este libro, la dependencia es superada y dicho mundo -precisamente- obtiene carta de identidad en la palabra. En la contrastación que hace posible el despliegue de los conceptos y la configuración del inundo. Antes de la palabra existía la espera, el tiempo Indetenido, los días y los hombres. Después de la palabra, todo fue desde el lenguaje. En el caso de "La palabra azul de los bosques", ocurre que el mundo y un componentes logran existir en cuanto se les nombra. Quichiyao, este es el sentido del libro, establece lo más ostensible: la denominación, el interiorizar lo profundo y palpitante de los lugares, las cosas y -de nuevo la circunstancia. La circunstancia expresada, Los hechos de un tiempo indeterminado y de personas Indeterminadas, el anuncio de la identidad y el perfil hombres en la especifidad de su cosmos, más bien la mirada de él: su cosmovisión, configurada antes de la conciencia del lenguaje. Pero, lo anterior no tendría mayor importancia si no es porque -instrumento para esculpir- la palabra toma la palabra y comanda el escenario. Y el mundo con sus habitantes pasan a ser designados, estructurándose en ese plano y en todos los planos. Así, habrá nombre para cada cosa: el sobrecogimiento ante la inmensidad del espacio (el mundo) será sintetizado en un concepto, lo mismo una herramienta o las materias. El arraigo dentro de un espacio acotado, pasará a convertirse en el protagonismo demarcado -delimitado- por circunstancias, acciones y -con ello-por la presencia de lo agresivo: conquistador y conquistados en el tiempo. En ese contexto, el bautismo, por lo tanto, ascenderá desde la tierra al follaje, a las personas y a su destino. Entonces aparece la palabra poetizada, la posibilidad de nombrar con belleza. Es el instante del autor, interviniendo la circunstancia, en este caso el cúmulo de tiempos, lugares y cosas, una summa, que solamente tendrá asidero en quien dice, nuevo sacerdote que designa ahora otra realidad: la posibilidad del mundo en la palabra, su belleza como nueva categoría. Azul es el concepto que establece la connotación visual, responde -por lo tanto- a necesidades de concepción cromática para la trascendencia. Su relación, entonces, circulará en torno a dicha piedra inaugural, desde la cual erigirá todo el texto, su sentido, la fundación y desarrollo de la mirada azul para un cosmos de la tierra, del hombre de la tierra, de la palabra que se Mitrará en el bosque, o redescubrirá llanos y alturas, días y noches, personas y dioses: todo aquello en que requiere azul. Todo eso es lo que Quichiyao establece desde la página inicial. Todo ello y mucho menos es lo que había sido escrito, porque el azul obliga ahora a mirar desde • prisma, a través de él.

Año de publicación:2003

0 reseñas sobre el libro LA PALABRA AZUL DE LOS BOSQUES

No hay reseñas aún, sé el primero en reseñar este libro.

Fin de las reseñas