LA HIJA DEL OPTIMISTA

EUDORA WELTY

Calificar
7,0 2 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis

Galardonada con el prestigioso Premio Pulitzer, La hija del optimista es, sin duda, la obra maestra de Eudora Welty. En la tradición de la más brillante novela sureña —de la que forman parte William Faulkner, Truman Capote, Robert Penn Warren y Carson McCullers—, narra la historia de Laurel McKelva, una mujer de mediana edad que viaja a Nueva Orleans para hacerse cargo de su padre, un juez retirado que ha de someterse a una operación quirúrgica. El juez no logra recuperarse, y muere lentamente. Será entonces cuando Laurel emprenda un largo viaje de regreso a su hogar familiar en Mount Salus, Mississippi, llevando consigo el cuerpo de su padre, y siempre vigilada por la segunda esposa de éste, Fay, una mujer orgullosa y más joven que Laurel. En la enorme casa, rodeada de sus antiguos conocidos y de las paredes que la vieron crecer, Laurel ha de enfrentarse a los fantasmas de su juventud y a las deudas del pasado.

Año de publicación:2009

2 reseñas sobre el libro LA HIJA DEL OPTIMISTA

Aunque la novela de welty no es mala, no la creo merecedora del premio pulitzer, supongo que de esto saben más los norteamericanos, en especial los sureños, que tanto gustaban de estas miradas atrás a sus costumbres y anhelos. Laurel, protagonista de esta historia, es una viuda de mediana edad que ha de viajar Nueva Orleans para hacerse cargo de su padre. La recuperación de la operación de este no sale bien y debe emprender camino al sur, con los restos de su padre, y su viuda, más joven que laurel. Aún reconociendo que la prosa de eudora es sencilla, sutil y evocadora, le falta fuerza, ya no digo carga dramática, que tampoco tiene mucha, más bien garra. El melancólico paseo por sus páginas pasadas, deudas consigo misma, con su madre o su marido, psii, están bien narradas, pero con una ligereza que si al principio gusta, al final desinfla. Lo leí con tanto optimismo que quedé desilusionado, no se si es la pluma lo que me falla como lector o soy yo, como lector, el que le falla a la pluma, pero tanta caricia en el mismo sitio al final se convierte en cosquillas y las cosquillas no me erizaron nunca la piel.


Tiene un ritmo muy tranquilo, a veces se hace lento. Muy bien ambientada, con detalles muy precisos, incluso con cierto carácter autobiográfico. Interesante el tema que trata del pasado y los recuerdos, aunque se me hace difícil identificarme con la protagonista.