LA CASA DEL MIRADOR CIEGO

HERBJORG WASSMO

Calificar:

7,3

3 votos

Sinopsis de LA CASA DEL MIRADOR CIEGO

La casa del mirador ciego, publicada en 1981, es la primera novela de Herbjørg Wassmo, reconocida como una de las mejores narradoras de los países nórdicos. El libro recibió el Premio de la Crítica y es el comienzo de la trilogía de Tora, que ha recibido, además, el Premio de Literatura del Consejo Nórdico. Esta novela narra, con la sencillez característica de la mejor literatura nórdica, la vida de Tora, una niña nacida de la relación de una noruega y un soldado alemán durante la ocupación. Su infancia transcurre en un pequeño pueblo de Noruega, en la casa que da título al libro, donde sufrirá, por una parte, la ausencia de una madre con demasiadas ocupaciones y, por otra, los abusos de su padrastro. A pesar de toda esta hostilidad, Tora tiene las ilusiones propias de una niña de su edad, y gracias al cariño y la fuerza de su tía Rakel irá creciendo. Más allá de narrar la infancia y la adolescencia de Tora, Wassmo nos plantea, desde la mirada de una mujer, una cuestión universal: el miedo, la vergüenza y el sentimiento de culpa que siente la víctima de una situación de abuso. Es una historia que irremediablemente nos llega al corazón, hace que nos sintamos cómplices de esta niña y quedemos espectantes de saber cómo será su vida.

3 reseñas sobre el libro LA CASA DEL MIRADOR CIEGO

“Cuando se pretende escribir un libro sobre gente viva y real, lo que sale es precisamente repelente”. Esta novela trata de un tema muy actual, sobre la culpa , la vergüenza y la tortura psicológica interminable que sufre una niña víctima de abuso por parte de su padrastro. Un tema muy habitual hoy en día y generalmente ajeno a quien no lo vivió. La autora nos cuenta esta difícil historia en un novela muy bien ambientada que nos transporta a los países nórdicos. El lector sufre con la protagonista , la entiende, se enoja con su entorno y tiene ganas de empujarla a contar lo que le pasa durante todo el libro, el final .... no se puede adelantar.


"Hasta este momento, Tora no se había dado cuenta de que estaba llorando por dentro. Un llanto hueco y doloroso como el de un deseo hecho jirones". "En casa no les estaba permitido darse el calor que necesitaban. Volverían a ser ovejas asustadas y perdidas por las montañas". La casa del mirador ciego (Trilogía de Tora 1), Herbjørg Wassmo. He tenido que dejar reposar este libro para poder expresar con claridad lo que me ha hecho sentir. No es que Herbjørg Wassmo tenga una forma de escribir compleja, al contrario, pero creo que es justamente con ese modo de escribir sencillo al narrar y llevar la historia con total naturalidad y aceptación, lo que me ha dejado más tocada. Cada vez que un libro de un autor o de una autora de esta Europa fría y dura cae en mis manos, sé que estaré indiscutiblemente ante la disyuntiva de las letras nórdicas. Pues puede ser un relato con una violencia explícita (solo recordar que en estas latitudes existen unas de las más altas tasas de violencia sexual hacia las mujeres, sorprendentemente) o, por el contrario, se nos muestre una historia sin grandes detalles en los abusos pero con una violencia tan implícita (y, de algún modo, tan natural) que duele más. Y La casa del mirador ciego pertenece a este último modo de contar. Porque suelen sufrirla personas de corta edad pero con una dosis enorme de madurez y sentido común aunque no comprenden la razón de por qué les está ocurriendo eso a ellas y que callan, porque más allá de la incomprensión, en el fondo no tienen a quién acudir. La vida de Tora no es sencilla en la fría isla noruega en la que vive con su madre y un padrastro que descarga sobre ella todas sus frustraciones en un período de postguerra, donde la escasez y la necesidad se ceban con los más débiles. Y si esa familia es pobre y débil, en un escalón más inferior aún encontramos a Tora. Es una lectura bonita en sus formas, sencilla en sus entresijos, pero dura y compleja ante las emociones contenidas y profunda ante el dolor que produce todo aquello carente de razón. El primer volumen de la Trilogía de Tora ha entrado en mi vida para quedarse.


Aunque el libro tiene una buena narración y la trama de la historia es interesante, en alguna parte se vuelve un poco tediosa la historia. Aún así, es un buen libro, se van descubriendo cosas poco a poco, a medida que se va leyendo, creo que ese detalle hace que se vuelva a tomar el hilo del interés . Trata de un tema algo delicado en la actualidad de muchos países: maltrato intrafamiliar y violación, se ve la excelente forma que tiene la escritora de convertir un tema de esa magnitud en una Trilogia de novelas.