LITERATURA CONTEMPORÁNEA

DIARIO DE UNA DAMA DE PROVINCIAS

E.M. DELAFIELD

Calificar
6,6 9 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis de DIARIO DE UNA DAMA DE PROVINCIAS

No hay información disponible.

Año de publicación:2013

4 reseñas sobre el libro DIARIO DE UNA DAMA DE PROVINCIAS

Nuestra dama está un poco estresada… gestionar una casa con criada y cocinera, tener un hijo en un internado y una hija a cargo de una institutriz, hacer números para llegar a fin de mes sin perder su alto nivel de vida ( una joya heredada de la abuela que va y viene de la casa de empeños ayuda) dedicarse al cultivo de tulipanes y flores varias, comprar ropa, acompañar a un marido-mueble y una ajetreada vida social ...esto acaba con los nervios de cualquiera. Ella se desahoga escribiendo en su diario, redactado con ese fino y flemático humor inglés tan correcto que lo podría leer el párroco en misa. Afortunadamente hacia la mitad del diario se despendola un poco y la lectura se vuelve más ágil, divertida, algo más gamberra. Esta ha sido una lectura relajada, un paréntesis para mí entre otras novelas más densas, que me sacó una sonrisa en muchas ocasiones y confirmó una vez más el dicho de ¨los ricos también lloran¨.


Diario, convertido en novela, que recoge el día a día de una ama de casa en la Inglaterra profunda de finales de los años veinte. Relato detallado de lo que sucede en la vida de la protagonista, sus problemas y preocupaciones, así como sus pensamientos más profundos. De una manera exquisita, la autora nos va haciendo partícipe de la vida de ésta mujer, a la que aparentemente no le acontece nada reseñable en su vida, pero que día tras día escribe en su diario todos sus desvelos. Magistralmente narrado y con una gran clase consigue hacer que las críticas más mordaces se conviertan en un maravilloso escaparate de la famosa flema británica. Cierto, que puede resultar algo anodino, pero es un fiel reflejo de la vida de la época en la alta sociedad británica..., para leer lentamente y con una taza de té. Quizá, salvando las distancias y la magnífica pluma y clase de su autora, podría ser una precursora de Bridget Jones, ya que tanto Fielding como Delafield empezaron escribiendo los diarios de sus protagonistas en las columnas de los periódicos británicos.


Cuando una es una dama y sobre todo de provincias, tiene que hacer todo lo que de una se espera. Atiendo a Lady B, patrona de mi marido, con educación, aunque sea mordiéndome la lengua. (Es una entrometida de mucho cuidado y siempre me anda liando). Guardo las apariencias, tengo que ir a la peluquería, comprarme ropa nueva, hacer pequeños regalos y atender a los invitados, aunque para ello tenga que utilizar mi precioso anillo de brillantes, heredado de mi tía abuela, que va y viene de la casa de empeños. Educo a mi querido hijo en un internado de prestigio. (Por favor no digáis a nadie que es mi favorito). Contrato para mi hija una institutriz, por supuesto francesa. (Es un poco pedante, pero luce mucho). Mantengo a pesar del saldo en rojo en el banco, cocinera, criado, jardinero y todo lo que se necesita para llevar una casa en condiciones. Y a mi marido, oh a mi marido le consiento sus frecuentes siestas, escondido detrás del periódico y que sea monosilábico. Y todo ello para acabar explotando, como quien no quiere la cosa: Me veo impelida a exclamar —un poco sin pensar, quizá— que ser una viuda sin hijos debe de ser lo más maravilloso del mundo, pero solo recibo un frío silencio por parte de Robert, que me hace recobrar la compostura y añadir que no quería decir exactamente eso, en absoluto. ¡Qué vida esta!


Una novela corta, de fácil lectura, con la que se sueltan algunas carcajadas, pero creo que no deja de ser un compendio de problemas que se encuentra cada mujer, sea o no de alta clase. ¿Por qué nos exigimos tanto?


También se buscó en LITERATURA CONTEMPORÁNEA


Frases del libro DIARIO DE UNA DAMA DE PROVINCIAS

En la más tierna infancia me marcaron a fuego la máxima de que esta mal desear la muerte de otra persona. Considero que esta ley no incluye heridas graves y una posible desfiguración..."

Publicado por:

Monte.

Una diferencia pronunciada entre los dos sexos es la tendencia masculina a postergar prácticamente todo con excepción de sentarse a comer e irse a la cama."

Publicado por:

Monte.