Sinopsis de DE SOBREMESA

De sobremesa, escrito en forma de diario íntimo, más que una novela, es un libro que hay que leer como el testimonio atormentado pero impecable de aquel fin de siglo angustioso, como allí lo calificara justamente su autor. En sus páginas, de mucho interés para calar en la visión del mundo de Silva, están las conflictivas reacciones, y las contradicciones esperables, de un protagonista sufridor de los innúmeros problemas de todo tipo: artísticos, morales, religiosos y aún políticos que aquel tiempo de crisis planteaba al espíritu del hombre finisecular americano. José Fernández es un figurín, que luego de vivir por años en Europa, regresa a su país. Durante una tertulia de sobremesa acepta leer para sus amigos para leer el diario donde relata su estancia en el viejo continente. Allí describe cómo, tras una vida dedicada a la sensualidad y el placer, termina obsesionándose con Helena, una adolescente a quien ve de paso en un hotel suizo, y convierte en la personificación idealizada de sus deseos más puros. Luego de una larga búsqueda, descubre que Helena ha muerto, cayendo en una extraña enfermedad nerviosa y tras recuperarse retorna desencantado a su país. Silva puso en Fernández rasgos de su personalidad y abundante autobiografía, al tiempo que hace de sus deseos sueños del protagonista. Fernández, más que un retrato del autor es su mejor delirio. Rico, hermoso, poeta, vive rodeado de refinamientos y lujos pero es víctima de un suplicio de Tántalo: querer, tener y saberlo todo. En plena juventud, Fernández ha agotado los caminos que conducirían a la felicidad. Una de las metáforas más interesantes de la novela la descubre el lector al saber cómo el pasado de Fernández podía ser un presente de Silva. La búsqueda de la belleza y de las formas es un camino más en la obtención del poder.

1 reseñas sobre el libro DE SOBREMESA

José Asunción Silva ha sido considerado por mucho tiempo uno de los más grandes poetas de Colombia. Sin embargo, escribió solamente una novela: De Sobremesa. Es una muy buena novela, netamente modernista, y en gran parte autobiográfica; ambientada principalmente en París. El protagonista, José Fernández, es un poeta que ya no escribe, y que después de haber vivido en Europa no sabe a qué dedicarse porque todo le gusta y todo le llama la atención, y termina dispersándose y no haciendo nada. Lee su diario a varios de sus amigos, en el que se incluyen sus dilemas, pensamientos, creencias, conflictos y aventuras amorosas. Contiene los elementos típicos de la novela modernista latinoamericana: el relato gira enteramente en torno al protagonista, se exalta la cultura europea, hay una dualidad entre la mujer real y la mujer ideal, una tendencia a lo lúgubre y un exquisito manejo del lenguaje. El autor se suicidó a los 31 años, dejando a su familia sumida en las deudas por tratar de mantener un estilo de vida que no podía costearse, bebiendo costosos licores y vistiéndose con ropa finísima traída de Europa. Se dice que además sostuvo una relación incestuosa con su hermana Elena, 5 años menor que él, y que falleció de peritonitis, causándole una depresión de la que no se repuso. Fue al consultorio de un médico amigo y le pidió que le marcara el sitio exacto donde tenía el corazón con un hisopo empapado en yodo. Al llegar a su casa se disparó justo en el centro. Sus restos permanecieron cerca de 30 años en un pabellón especial para suicidas, hasta que al fin autorizaron trasladarlos al panteón familiar, tras alcanzar la fama póstuma.


TAMBIÉN SE BUSCÓ EN LITERATURA CONTEMPORÁNEA


FRASES DEL LIBRO DE SOBREMESA

Los versos se hacen dentro de uno, uno no los hace, los escribe apenas.