LITERATURA CONTEMPORÁNEA

AL ENVEJECER, LOS HOMBRES LLORAN

JEAN LUC SEIGLE

Calificar
9,3 4 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis de AL ENVEJECER, LOS HOMBRES LLORAN

No hay información disponible.

Año de publicación:2013

2 reseñas sobre el libro AL ENVEJECER, LOS HOMBRES LLORAN

Acabo de terminar de leer este libro y no puedo dejar de recomendarlo. Una trama sencilla, estructurada a lo largo de un sólo día, en la que parece que no pasa nada, pero que en realidad está llena de pequeñas historias íntimas que nos van permitiendo conocer poco a poco mejor cada personaje, adentrándonos en sus miedos y sus anhelos, de forma que al final se teje una fina red entre todos ellos que consigue que la historia nos atrape y nos conduzca sutilmente a un final, que no por menos esperado deja de ser impactante. Un libro muy rico y lleno de matices que se lee en un suspiro.


Un libro exquisitamente escrito. Muy conmovedor.


También se buscó en LITERATURA CONTEMPORÁNEA


Frases del libro AL ENVEJECER, LOS HOMBRES LLORAN

Esos últimos días, Albert había buscado a alguien que pudiera acompañar a su hijo. No buscaba a nadie muy intelectual, sólo a alguien que pudiera ayudarlo mejor que él a sostenerse en la vida con un libro en la mano.

Publicado por:

Nines65

Esos libros sin estanterías eran menos impresionantes, menos intimidantes que una biblioteca. El desorden creaba una proximidad que daban ganas de leerlos enseguida.

Publicado por:

Nines65

Ese niño no haría su jubilación más feliz, lo era ya; ni menos solitaria, porque siempre le había gustado vivir solo con sus libros, sus colecciones y sus recuerdos de viaje; pero tuvo la certeza de que la presencia regular de Gilles iba a hacérsela más animada.

Publicado por:

Nines65

Al envejecer, los hombres lloran. Era cierto. Quizá llorasen todo lo que no había llorado en su vida; era el castigo de los hombres duros.

Publicado por:

Nines65

Para que guste la Geografía hay que viajar mucho. En cambio la Historia vive con nosotros, incluso permanece en el mismo sitio toda la vida. Se quiera o no, siempre termina por sentarse a nuestra mesa.

Publicado por:

Nines65

Si Gilles no había visto nunca a un hombre llorar, tampoco había visto a nadie, y menos aún a un hombre, leer un libro.

Publicado por:

Nines65

Las frases eran omo carreteras de montaña con curvas que se encadenaban unas a otras y al final de las cuales aparecían paisajes magníficos.

Publicado por:

Nines65