NOVELA ROMÁNTICA

LA ALMENDRA : MEMORIAS EROTICAS DE UNA MUJER ARABE

NEDJMA

Calificar
8,8 4 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis

Las primeras memorias eróticas de una mujer árabe. Después de varios años de infructuoso matrimonio con un hombre insensible, Badra, harta de las vejaciones de su esposo, se escapa de su pueblo natal, Imchouk, en Marruecos, y llega a casa de su tía en Tánger. Allí, en la gran ciudad, se encuentra con un mundo completamente diferente y comienza una nueva vida. Descubrirá los placeres carnales y el amor sensual.

Año de publicación:2007

1 reseña sobre el libro LA ALMENDRA : MEMORIAS EROTICAS DE UNA MUJER ARABE

Badra, una mujer marroquí, nacida en Imchouk tiene que aceptar el matrimonio con un hombre mucho mayor que ella. Después de cinco años de vejaciones, se escapa a Tánger. En esta ciudad conocerá el placer desmedido y tb amará de la misma forma.


También se buscó en NOVELA ROMÁNTICA


Frases de LA ALMENDRA : MEMORIAS EROTICAS DE UNA MUJER ARABE

Driss amaba Marruecos hasta el punto de negarse a abrir una consulta en la ciudad, pues consideraba que su verdadero sitio estaba en la salud pública ".

Publicado por:

julia1955

¿La felicidad? Es hacer el amor por amor".

Publicado por:

julia1955

No, no amé a Hmed, pero creí que al menos me serviría de algo: haría de mí una mujer. Me liberaría y me cubriría de oro y de besos. Sin embargo, lo único que consiguió fue despojarse de mis risas".

Publicado por:

julia1955

Hmed me había conocido muy pequeña y desde hacía dos años me comía con unos ojos febriles a cada ida y venida del colegio. Vio cómo caminaba, y consideró que yo era un bonito agujero donde introducirse y un buen asunto para liquidar. Quería hijos. Sólo varones".

Publicado por:

julia1955

El pensionado me permitía, sobre todo, escapar a la vigilancia de Ali, el gallito de mi hermano mayor, que cifraba su honor en las bragas de las hembras de la tribu y a quien la muerte reciente de mi padre designaba de oficio como mi tutor".

Publicado por:

julia1955

Turbada, me arriesgué a preguntarle qué era un bonito y noble pecado. Repentinamente, grave y soñadora, murmuró: - Amar, hija mía. Amar, eso es todo. Pero es un pecado que merece el paraíso como recompensa".

Publicado por:

julia1955

Estaba en Tánger. Poco importaban mis veinte años, que no tenían nada a lo que aferrarse. Había dejado atrás mi pasado, que se alejaba como se alejan las nubes cargadas de granizo, apresuradas y culpables".

Publicado por:

julia1955

Una extraña sensación se expandía por mis venas: el placer de desafiar lo desconocido en una ciudad donde no conocía a nadie y donde nadie me conocía. Incluso llegué a decirme que la libertad era más embriagadora que la primavera".

Publicado por:

julia1955