Sinopsis de YO EL SUPREMO

Entre 1814 y 1840, Paraguay fue gobernado con mano de hierro por el implacable dictador José Gaspar Rodríguez de Francia. Esta novelización de su trayectoria política, sin duda la obra maestra del autor, se centra en la obsesión del Supremo por instituir el discurso del poder como el único posible. Una reflexión profunda, y a veces cómica, de los usos y abusos del poder sobre los hombres, la historia y el lenguaje. Escrita en 1973, es una de las novelas fundamentales del panorama narrativo hispanoamericano.

8 reseñas sobre el libro YO EL SUPREMO

Paraguay es un país pequeño del continente americano. Sin embargo su historia es grande, y su participación en la conformación de Sudamerica incuestionable. Baste decir que fue vía de ingreso a muchas expediciones durante la conquista española. Así como el hecho que fue el primer país Latinoamericano en Independizarse, y constituirse en República. Todo de la mano de Gaspar Rodríguez de Francia. Quien se constituyó en su “ Dictador Perpetuo “ por casi 30 años En esta novela Roa Bastos Escribe y describe, Recopila y Compila hechos acontecidos durante su Mandato, y su vida en general. Teje y entreteje, a partir de lo ya escrito, lo no escrito . Lo que debería decir. Un simple libro de contabilidad y muchas hojas sueltas, Diarios privados convertidos en públicos, cartas y una Circular perpetua Apelando a una multiplicidad de voces, y una no menor cantidad de retruécanos literarios, hace discurrir el tiempo en un airado vaivén, y los narradores, en un desordenado orden, que van desde la voz siempre dominante de Francia, tanto a través de la oralidad, como de la palabra escrita, a la cual tanto aprecio le tuvo, pero mucho despreció como fuente fidedigna para la comunicación. Palabra de la que se valió, para imponer su voluntad, sea, mediante su peso, o su silencio. Apelando a la memoria y al olvido reinventa la historia e incluye a los que carecen de ella. Palabra que es cedida a quienes estuvieron cerca del Dictador su amanuense, su secretario, sus enemigos, sus aliados...que nunca amigos. E incluso su perro mas muchas otras voces que plagan de cierta sobrenaturalidad el farragoso relato de Roa Bastos. Farragoso como la concentración del poder, poder que corrompe, poder que rompe el significado de Poder. Transfigurándolo en un simple Debe- Haber. Farragoso como la comprensión de sus motivos, sus razones, su paranoia y la crueldad emanada del temor . Farragoso como el destino de sus restos que aún siguen siendo buscados , Farragoso como el pensamiento del dictador que nos llega como una voz del pasado a prevenirnos de un presente que ya esta sucediendo ...


Este libro ha sido una proeza leerlo, porque tiene un argumento muy disgregado que dificulta seguir el hilo de la narración, pero que, por momentos, tiene pasajes muy líricos y historias que permitían engancharse a la novela. Tiene reflexiones sobre la vida desde un ser que sabe que muere y en el que su salud mental se deteriora. Hay que ir preparado y creo que preferible en papel para tomar notas. Dicen que la edición de la Real Academia de la lengua vale la pena. Yo la leí en digital, pero se los dejo como sugerencia.


#DesafioAlibrate Abril ➡ Un libro de un autor de tu país. @ALIBRATE La literatura siempre ha sido un campo propicio para ‘exorcizar demonios’. Para poner sobre el tapete y ventilar las miserias, tanto personales como colectivas, descargar conciencias y limpiar el alma. De ahí que determinados temas sean muy recurrentes en según que literaturas (Guerra Civil en España, Nazismo en Alemania, etc..). Uno de los más prolijos y de mejor fortuna ha sido la llamada ‘novela de dictador’, de gran tradición en las letras latinoamericanas  y que ha sido cultivada por la gran mayoría de sus autores principales (Vargas Llosa en ‘La fiesta del chivo’, García Márquez en ‘El otoño del patriarca’, Miguel Ángel Asturias en ‘El señor Presidente’ o Alejo Carpentier en ‘El recurso del método’). ‘Yo el Supremo’ (1974) es la aportación del paraguayo Augusto Roa Bastos a esta temática que, prácticamente en todos los países latinoamericanos, ha tenido su reflejo a lo largo de sus azarosas trayectorias políticas, desde que se independizaron hace 200 años. Sátrapas de uno y otro signo han servido a la literatura historias, por desgracia reales, que ni los autores más imaginativos podrían haber llegado a fabular. ‘Yo el Supremo’ es una obra maestra, pero de difícil digestión. La novela se centra en la figura del dictador, y padre de la patria paraguaya, José Gaspar Rodríguez de Francia y de Velasco, que dirigió el destino del país entre 1816 y 1840. La narración va alternando en diferentes planos narrativos: la transcripción de las conversaciones del Supremo con su secretario;  la llamada Circular Perpetua, dirigida a los funcionarios del Estado, en la que el Supremo rememora la historia de la independencia del Paraguay; el diario privado del dictador, etc. Aunque conectados por la historia común, estos planos no se encadenan en la narración ni lineal ni cronologicamente, sino que es labor del lector ir colocando las piezas que conforman el puzzle de la obra. De ahí que requiera de una lectura atenta, interesada y pausada. Pero el esfuerzo merece la pena. A las dos páginas ya es palpable que estamos ante una obra maestra destinada a perdurar y ser un texto de referencia en la historia de la literatura. Y según nos vamos adentrando en ella, la riqueza lingúistica, la complejidad de la construcción, los miles de matices de los personajes y el inimitable estilo de Roa Bastos alcanzan unos niveles magistrales. Más allá de las vicisitudes concretas de la vida del Supremo, comunes a todas las dictaduras (eliminación sistemática de la oposición, justificación de atrocidades por el bien del pueblo, etc..), la obra es una reflexión profunda sobre el poder, en un periodo crucial de la historia lationamericana: las guerras de independencia de Francia y las difíciles relaciones entre las nuevas naciones surgidas.


Otra que para mí está en el top 5 de novela histórica. Y está escrita en español, lo que le agrega valor.


Novela histórica que tiene como sujeto principal al doctor en teología José Gaspar Rodríguez de Francia, primer dictador del Paraguay. Su mandato inició en 1914 y culminó con su muerte en 1940. Durante ese periodo sucedieron muchas cosas gracias/por culpa suya en una Nación incipiente. Roa Bastos hace un viaje en la psicología de este señor que tiene frustraciones, metas y logros que lo llevaron a quedar en la memoria histórica del Paraguay como un prócer iluminado para su época. Para entender a cabalidad esta obra es necesario tener nociones básicas de la América del sur colonial.


No me terminé de enganchar, por momentos se me hizo pesado. Llegué al final porque cada vez que estaba por dejarlo aparecían algunas páginas interesantes.


Es un libro muy entretenido de leer que hasta se podría llamar novela histórica sino fuese porque es mucho más que eso. La lectura es ágil y es muy interesante la psicología del personaje principal. Más que recomendable.


Es una gran obra. Un poco difícil de digerir de a ratos, pero vale el esfuerzo.


LIBROS QUE TE PUEDEN INTERESAR


MÁS LIBROS DEL AUTOR AUGUSTO ROA BASTOS


TAMBIÉN SE BUSCÓ EN LITERATURA CONTEMPORÁNEA


LA HIJA DEL ESTE

CLARA USON

Calificación General: 8,6Por leer

RELATOS I

JOHN CHEEVER

Calificación General: 9,1Por leer

FRASES DEL LIBRO YO EL SUPREMO

Las formas desaparecen, las palabras quedan para significar lo imposible


Publicado porAraceli Camusso