COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis de VOCES DE CHERNOBIL

Un libro que da voz a las personas que sobrevivieron al desastre de Chernóbil y que fueron silenciadas y olvidadas por su propio gobierno. ''EN MITAD de la noche oí un ruido. Gritos. Miré por la ventana. Él me vió: ''Cierra las ventanillas y acuéstate. Hay un incendio en la central. Vendré pronto.'' El relato de la esposa de Vasia, un joven bombero, abre este impactante libro sobre las secuelas que la catástrofe de Chernóbil dejó en personas que lo vivieron y de la manipulación de la información por parte de las autoridades soviéticas. Este libro está planteado como si fuera una tragedia griega, con sus coros y unos protagonistas marcados por un destino fatal que hacen oír sus voces a través de monólogos. Pero a diferencia de una tragedia griega, en Chernóbil el orden no volverá a restablecerse: no hay catarsis posible.

Año de publicación:1997

60 reseñas sobre el libro VOCES DE CHERNOBIL

Voces que se despliegan en monólogos que hablan de la pérdida y las fuentes del dolor que las agobian. Una crónica de la vulnerabilidad humana, de la fragilidad del hombre mostrada a escala catastrófica. Las voces también transmiten sus percepciones sobre la vida, la libertad, las raíces y la cultura. Y el significado de la existencia. Una vez más, la naturaleza humana al desnudo en toda su diversidad. Desde la incompetencia, la opresión, la mentira, el robo y la corrupción; hasta el heroísmo, la entrega y el amor infinito. Amor por los seres queridos. Amor por los animales, las otras víctimas de Chernóbil. Amor por la naturaleza, por esos bosques y el paisaje verde de esa parte enorme de la Bielorrusia asolada. Amor por esa patria campesina, ese mundo que desaparece cuál Atlántida, aunque sigue estando allí, al alcance pero prohibido. Confieso que con ciertos testimonios me costó seguir la lectura. Si la autora busca que un lector se involucre con lo que se relata, conmigo lo logró. Como que había que tomar aire. Ese aire que afortunadamente podemos respirar sin miedo, pero que no fue así para decenas de miles de personas en 1986. Un coro de voces configurando una pesadilla cósmica. Riesgo nuclear. La amenaza del mal uso de la ciencia y la tecnología. ¿Aprenderemos a prevenirlo? ¿Seremos capaces de ser solidarios, disciplinados y generosos? ¿Alcanzará con nuestra capacidad de resiliencia y adaptación? No podemos escabullirnos. Para empezar, necesitamos mejores gobiernos Y mejores ciudadanos.


Sin duda es una lectura que no olvidaré fácilmente, me destrozó por completo el corazón. Lo peor es la sensación de impotencia, de no tener a quien culpar y saber que por los próximos miles de años quedarán las secuelas y que los más afectados son los más inocentes. En este libro nos encontramos con las voces de sobrevivientes a Chernóbil, quienes perdieron sus vidas tal cual las conocían: sus hogares, seres queridos, su salud y que por siempre al igual que sus descendientes quedarán marcados por la radiación. Una radiación que mata lentamente, no se puede ver y que se encuentra en todos lados, que poco a poco hace irreconocible a quien más quieres y a la naturaleza misma.


“La filosofía de ‘vivir en la naturaleza’ se ha transformado en la filosofía de ‘vivir a costa de la naturaleza’, y la naturaleza se venga”. Testimonios humanistas, realistas y sobrecogedores en primera línea de batalla. De eso hemos aprendido mucho ahora, pero Chernóbil fue un momento terrorífico en la historia reciente, por su naturaleza, el accidente de la central nuclear planteó desafíos al lenguaje literario. Chernóbil ha irrumpido de nuevo en el panorama gracias a la formidable serie de HBO, y Voces de Chernobyl de la premio nobel Alexiévich va de su mano en este boom mediático. Un compendio de relatos y reflexiones sobre gente que sigue viviendo o vivió con el "enemigo invisible" que tantas vidas se ha llevado, puso en jaque el bienestar de todo un continente y destruyó la envejecida Unión Soviética. Historias crudas, sinceras, íntimas y realmente emotivas que son de imprescindible lectura para los interesados en el tema o curiosos de la naturaleza humana y su poder de lucha. No es una novela fácil de leer, no tiene una estructura narrativa convencional. Por momentos puede hacerse densa en contenido y contexto, tiene un ritmo sosegado, a priori, algunas historias, por descripciones en su narración, se pueden repetir. Es inevitable, muchas de esas personas vivieron sucesos parecidos. La autora da voz a las víctimas de la tragedia de forma ecuánime y sin pretensiones, quiere decir que no plantea una denuncia al sistema, ni la gravedad de los hechos en forma directa al poder (in)competente. Quizás algunas historias no tengan el calado dramático que deberían tras ver la miniserie de HBO, recreadas de forma magistral, pero este libro contiene un tratado humano incontestable. Profundos relatos de amor, miedo, incertidumbre, dolor, de mujeres, hombres y niños. Una crónica de un futuro más bien incierto donde queda un pequeño lugar para la esperanza. La radiación es un sonido metálico y agudo que ha llevado a todos sus habitantes a la muerte. Y nosotros lo escuchamos en cada página.


Una lectura que te toca el alma. Después de ver la magnífica serie de HBO este libro es completamente necesario para entender la magnitud de la catástrofe, pues da voz a todos aquellos que en su momento no pudieron hablar, solo cumplir órdenes y callar ante el hermetismo que rodeó aquel desastre. La autora consigue que nos emocionemos con las voces de mujeres, hombres y niños que vivieron de una u otra forma un horror que continúa hoy día y que a nosotros nos parece inimaginable. Una lectura más que recomendable, aunque algunos testimonios puedan hacerse algo repetitivos y monótonos, pues su significado va más allá de la historia para convertirse en un grito de denuncia y advertencia para que algo así no deba repetirse nunca más en la historia.


Punto 5 del reto semestral de @marenpergamino , @irandy2002 y @JoseLuis25 , autor de un país del que no he leído nunca, completado. Me he quedado sin palabras. Cuando lo terminé tuve que esperar un rato para poder reaccionar. Este libro es un grito en nombre de todos aquellos a los que no se ha dejado hablar ¡durante casi 30 años! Una compilación de entrevistas a personas a las que, de un modo u otro, el accidente de la planta nuclear de Chernóbil, les cambió la vida. Me ha gustado que esté escrito en forma de monólogo, ya que eso les da todavía más voz a quien tuvo que guardar silencio por tanto tiempo. Esposas, madres, padres, hijos, que tuvieron que salir corriendo con lo puesto, obligados a abandonar a sus animales si querían ser evacuados, soldados y fotógrafos que “cumplían órdenes”, de científicos que no tenían muy claro lo que se hacía. Es una lectura que molesta y duele, tiene partes muy duras de leer, pero es necesario para aprender de nuestros errores. Desgraciadamente, a los que tienen el poder para cambiar las cosas desde arriba, no les interesa aprender, y los más débiles seguiremos sufriendo las consecuencias. Animo a que lo lea todo aquel que se sienta con fuerzas.


Es difícil hacer una reseña de este libro, me interese por él por el hecho que marco un hito en el tema de la energía nuclear utilizada para beneficio del hombre y no para la guerra. La estructura del libro se desarrolla a través de relatos de diferentes protagonistas que de una u otra manera estuvieron allí en esta tragedia. El libro en algunos capítulos se vuelve repetitivo, pero finalmente eso no es culpa del libro, es la historia q así marco a estos personajes. Algunos relatos más conmovedores que otros, pero en su mayoría son catástrofes individuales que cambiaron la vida de cientos de personas. Pero no solo el hombre salió damnificado, la naturaleza y el medio ambiente que no tienen voz, también fueron duramente golpeados x los daños irreversibles que se causaron. Muchos héroes en este libro. Me gusto mucho que hay un relato de los niños (duro leerlo), pero eso le rescató a la autora. El epílogo me sorprendió...


En este libro nos enseña la cruda realidad de las consecuencias de esta catástrofe desde la perspectiva de los que más perdieron. La autora sin emplear recursos literarios expone a través de varias entrevistas lo que significó el accidente de Chernobil. Desde campesinos hasta cuentificos. Lo que llama la atención es como la gente lo relacionó con la Gran Guerra Patria debido a la evacuación de las ciudades al carácter militar que tenía la movilización y el cariz de victoria sobre el enemigo que tenia la solución del desastre. Un libro que todo el mundo debería leer


Es afortunado poder leer este libro, invaluable. Lo dijo su propia autora, durante años y años recopilando las más de 500 historias, y no saber cómo unirlas en un libro, en una historia., es simplemente imposible. Este libro es en sí la unión de decenas de libros en uno solo, leer cada uno de sus monólogos es sucumbir fielmente a la historia de quien se abrió y expresó su dolor. Volver a ser humano con cada una de ellas, cuánto dolor, ¡Cuánta tragedia vivida y aún por vivir!. Para qué la invención, la ficción! ¿Para qué? cuando existen relatos como éste, reales, crudos, las visiones mismas de aquellos que conformaron la historia en silencio, aquellos que quisieron ser silenciados... Tanto se ha hablado, y escrito sobre Chernobyl que sin duda este libro es uno, si no el más, significativo y humano creado hasta ahora, por sus propios sobrevivientes, es colo escuchar tú mismo y sentir su dolor. Las historias aquí nombradas tienen entre ellas a veces muchos años de diferencia, generaciones de diferencia, rangos militares, sociales y ciudadanos de diferencia. Es por ello que en él se encuentra el más fiel y variado resumen de lo sucedido allí. Tantas versiones y opiniones desde diversas ópticas, dejan claro el panorama general del suceso más importante de los tiempos recientes y a su vez, el más ignorado.


Ver más reseñas

Más libros del autor SVETLANA ALEXIEVICH


También se buscó en HISTORIA, POLÍTICA Y CIENCIAS SOCIALES


Frases del libro VOCES DE CHERNOBIL

Debíamos arrancar la capa superior, la capa contaminada de la tierra en torno a los edificios de la escuela. Preguntamos: ¿Qué medios de protección nos darán? ¿nos traerán trajes especiales, respiradores? Nos contestaron que no. Tomad las palas y a cavar".

Publicado por:

March_25

Somos seres de la tierra, no del cielo.

Publicado por:

Paco Garrido

Los japoneses levantan instalaciones como estás en doce años, aquí lo hicimos en dos, tres años.

Publicado por:

olyopiza

No vi la explosión. Sólo las llamas. Todo parecía iluminado. El cielo entero. Unas llamas altas. Y hollín. Un calor horroroso. Y él seguía sin regresar.

Publicado por:

Paco Garrido

En la vida las cosas más terribles ocurren en silencio y de manera natural.

Publicado por:

Ailed Rguez

Ha olvidado usted que antes de Chernóbil llamaban al átomo, el trabajador de la paz? ;nos sentíamos orgullosos de vivir en la era atómica.

Publicado por:

olyopiza

El "saber" como tal no puede tener la culpa ni ser un crimen.

Publicado por:

Ailed Rguez

El progreso exige víctimas y cuanto más lejos vayamos más serán las víctimas.

Publicado por:

Ailed Rguez

Yo no temo a Dios. A mi lo que me da miedo son los hombres.

Publicado por:

Ailed Rguez

La única salvación era el humor.

Publicado por:

Ailed Rguez

La historia siempre ha sido un relato de guerras y de caudillos, y la guerra constituía, digamos, la medida del horror.

Publicado por:

Ailed Rguez

El miedo está en las sensaciones, a un nivel subconsciente. Solo nos han quedado el televisor y los libros. La imaginación.

Publicado por:

olyopiza

(...) lo que tiene delante ya no es su marido, un ser querido, sino un elemento radioactivo con un gran poder de contaminación.

Publicado por:

olyopiza

...los soldaditos, corriendo con sus trajes y sus guantes de goma, estos funcionaban. Tan pequeñitos que se les veía desde el cielo.

Publicado por:

olyopiza

"No debe usted olvidar que lo que tiene delante ya no es su marido, un ser querido, sino un elemento radioactivo con un gran poder de contaminación."

Publicado por:

Daylen86