VIENTO DE OTOÑO

BRENNA WATSON

Calificar:

7,7

9 votos

Sinopsis de VIENTO DE OTOÑO

Una novela clásica del género histórico romántico ambientada en la Escocia del siglo XIV y con una protagonista de origen español. Ella estaba dispuesta a arriesgarlo todo para encontrar un nuevo hogar. Él no contaba con poner en peligro su honor y su vida. Ni con perder su corazón. ¿Logrará ella encontrar su lugar en la tierra de sus ancestros? ¿Conseguirá él cumplir su misión sin perder el alma en el intento? Antes de su muerte, el rey Robert the Bruce pidió a sus caballeros que enterraran su corazón en Tierra Santa para expiar sus muchos pecados. En 1330, un grupo de guerreros escoceses, portando el corazón del rey en una urna de plata, partió con el propósito de luchar en las Cruzadas. El destino, sin embargo, los llevó hasta Castilla para luchar junto al rey Alfonso XI en la batalla de Teba. Veintiséis años más tarde, Gabriela, hija deuno de aquellos guerreros, ha perdido a toda su familia. Acosada por su padrastro, abandona su Toledo natal en compañía del siempre fiel Angus Campbell, quien fuera mentor y compañero de armas de su padre. Juntos inician un largo periplo con destino a Escocia, donde ella espera encontrar un nuevo hogar entre los restos de su linaje. Duncan, jefe de los guerreros del clan Montroe, valiente, temido y respetado por todos, recibe el encargo de entrenar a aquel joven imberbe que, recién llegado de Castilla, asegura llevar la sangre del clan en sus venas. Honorable y fiel a su laird, Duncan tratará de llevar a cabo su encargo, pero su mundo comenzará a resquebrajarse cuando empiece a sentirse atraído por aquel exótico y agraciado joven.

3 reseñas sobre el libro VIENTO DE OTOÑO

Es una buena historia, tiene un toque histórico que facilita la lectura, me gustó bastante, esta narrado de una forma que toda la historia se va juntando sin importar los cambios temporales, la construcción de los personajes está bien hecha, cada uno tiene su toque distintivo y característico que es fácil cogerles cariño. Me preocupaba cuando estaba cerca del final y sentía que faltaba mucho por resolver y si, casi todo fue encontrando solución pero no me gustan los finales tan abiertos, faltaba mucho que resolver. Igual, disfruté la lectura, algo diferente, con acción, con alusión a los bonitos paisajes de Escocia, un poco de sangre y su toque romántico.


Entre las cosas a destacar además del evidente Highlander que me deja sin aliento, debo admitir que me ha gustado mucho el personaje de Gabriela (No por que lleve un nombre tan hermoso), sino por el hecho de querer marcar su destino, por luchar por uñas y dientes y ganarse un lugar en donde ansía se vuelva su hogar. Una chica que en más de una ocasión me ha dejado encantada y sin palabras y que me ha hecho reír con algunas otras cosas. Duncar es... es.... ¿En serio necesito seudónimos? ¡Venga ya! El simple hecho de ser Highlander lo dice todo, además es el líder de los guerreros y amante padre, un hombre de honor que solo aparecer ya me tenía temblando como flan y eso, eso es algo que me encanta en estas obras. El elenco que va acompañando a estos dos personajes más un argumento, me han resultado de los más delicioso. Debo añadir que entre mis secuncarios preferidos esta por encima Michel y Angus. Pero todos los demás le siguen muy de cerca. He amado he odiado y he disfrutado de una obra que cumple lo que me prometía, que me ha hecho sonreír con este gran tributo a mis obras preferidos añadiendo guiños por ahi pero sin perder encanto, en fin, que Vientos de Otoño ha sido una buena elección y definitivamente queda recomendada- Brenna Watson es un descubrimiento, pero que tendré en cuenta para más ocasiones futuras, de eso que no haya dudas. ¡Feliz lectura!


El libro me ha gustado y lo recomiendo. Describe muy bien los personajes, lugares y situaciones. La protagonista, Gabriela, es una joven valiente que busca pertenecer a una familia. El protagonista, Duncan, es un guerrero con un elevado concepto del honor y con un hijo entrañable con el que me reí y lloré. Lectura amena. El libro carece de epílogo.