Sinopsis de UNA NOVELA RUSA

«La locura y el horror han obsesionado mi vida -escribe el autor-. Los libros que he escrito no hablan de otra cosa. Después de El adversario, ya no aguantaba más. Quise escapar. Creí que escapaba amando a una mujer y realizando una investigación. La investigación fue sobre mi abuelo paterno que, tras una vida trágica, desapareció en el otoño de 1944 y, muy probablemente, fue ejecutado por actos de colaboración con los alemanes. Es el secreto de mi madre, el fantasma que atormenta a nuestra familia. Para exorcizarlo seguí caminos azarosos. Me llevaron hasta una pequeña ciudad perdida de la provincia rusa, donde permanecí largo tiempo al acecho, a la espera de que ocurriese algo. Y ocurrió: un crimen atroz.»

2 reseñas sobre el libro UNA NOVELA RUSA

Muy buena narración de Emmanuel Carrère donde teje con historias que podrían pertenecer al jardín de senderos que se bifurcan: algunas avanzan, otras terminan en acantilados o se diluyen en un bosque sin pena ni gloria. Usando la primera persona, construye un relato autobiográfico con hilos que no siempre se juntan en algo que pareciera una apuesta al devenir del azar: la novela se armará, o tal vez no. Las primera de las tres historias principales es un trabajo periodístico previo del autor que lo lleva a Kotelnich, un pueblo de la Rusia profunda a cubrir la repatriación del húngaro András Toma, un prisionero de la segunda guerra mundial internado en el psiquiátrico de Kotelnich hace 56 años. Descubierta su condición de húngaro por un lingüista, András (quien nunca aprendió el ruso) es reclamado por el gobierno de Hungría y repatriado. Esta cobertura periódistica en Kotelnich pone a Carrère en contacto con un tabú familiar: la historia de su abuelo ruso y su misteriosa muerte en Francia. Carrère tira de este hilo y retorna a Kotelnich a filmar un documental, que supuestamente le permitirá saldar sus deudas con sus raíces rusas. La grabación del documental, la segunda historia-eje del libro (que fue efectivamente filmado y exhibido con el título “Regreso a Kotelnich”) tampoco tiene un argumento predeterminado como el libro mismo. Los habitantes del aburrido poblado de la Rusia post-comunista, el equipo de grabación francés y las circunstancias dictarán el argumento. La paralela y tortuosa relación sentimental del propio Emmanuel con Sophie, incluido un cuento erótico de alto voltaje dedicado a Sophie publicado en Le Monde (otro hecho real) y cuyo texto aparece en el libro, componen la tercera historia en juego. En ella Carrère juega a Dios en una situación por momentos hilariante, por momentos asfixiante, por la manía de "control freak" del autor, a quien inevitablemente el azar le realizará un nuevo desaire. Como queriendo reflejar el rol de lo imprevisto en la vida real, Carrère lo deja infiltrarse permanente en el relato que finaliza con un supuesto “desenlace”. O tal vez no. Se queda sin máxima calificación básicamente por la traducción cuyo “españolismo” por momentos destiñen el texto.


Un relato intenso mitad autobiografía y mitad historias del pasado y otras que van emergiendo de un viaje a un lugar inhóspito de Rusia, al que llega por una noticia singular pero en busca de respuestas familiares y personales que lo tienen al autor en constante estado de irritación y búsqueda. En el medio, nos cuenta sus devenires amorosos y sexuales, la relación con su madre y nos desliza un cuento de alto contenido de erotismo que adorna su novela rusa, poblada de desencuentros y de detalles personales de los problemas del autor.


TAMBIÉN SE BUSCÓ EN LITERATURA CONTEMPORÁNEA


LA HIJA DEL ESTE

CLARA USON

Calificación General: 8,6Por leer

RELATOS I

JOHN CHEEVER

Calificación General: 9,1Por leer