Calificar
7,9 32 votos

Sinopsis

Los cuentos de Eduardo Sachen se dieron a conocer a través de la radio y enseguida conquistaron a la audiencia con su extraordinaria pintura de sucesos cotidianos que emocionan y entretienen. Ya en forma de libro, encontraron una acogida multiplicada entre los numerosos lectores que tuvieron así el placer de leer y releer estas historias notables.Con humor, emoción y un gran conocimiento de los sentimientos y reacciones humanas, Sacheri plasma en sus cuentos conflictos vitales de hombres y mujeres de nuestro tiempo enfrentados a diferentes situaciones que transcurren en el barrio, en la calle o en la cancha, a través de las cuales nos habla de la amistad y el amor, la gratitud y la venganza, la lealtad y la traición, las pérdidas y la esperanza.En este volumen encontramos cuentos tan celebrados como 'En paz descansa Señor Pastoriza' o 'Una sonrisa exactamente así', junto a otros excelentes relatos, creados por quien más tarde se convertiría en el consagrado autor de las novelas La pregunta de sus ojos y Papeles en el viento.

Año de publicación:2012

5 reseñas sobre el libro UN VIEJO QUE SE PONE DE PIE

Si bien no leí todos los cuentos del libro, si leí el cuento que da nombre al libro "Un viejo que se pone de pie", y como bien comenta GuilloHerrera es un cuento excepcional escrito con maestría por Sacheri. Invito a que lo lean y disfruten.


Sacheri es un maestro de la narración de las historias humanas. Esta antología de cuentos tiene un cuento mejor que el otro, y realmente no podría elegir quedarme con uno. Nombraría casi todos. El autor nos va adentrando en las historias a través de narradores de voz cercana, llenos de juegos narrativos en la manga y con mucho humor. Siempre me interpelaban con sus recursos y yo quería saber más. Aún quiero saber más de muchos personajes, me encariñé. Estos relatos me despertaron muchas sonrisas y algunas tristezas. La complejidad humana se desenvuelve en los cuentos de Eduardo Sacheri. Había escuchado que los relatos del autor eran sobre fútbol, pero yo siento que son mucho más que eso. El deporte pasional de Argentina es un condimento especial que está presente en casi todas sus historias, pero no se centran ahí. También la historia argentina hila los trasfondos de varios relatos. Estos cuentos son sublimes, perfectos, no les falta nada. Conmueven y emocionan en lo profundo. No se pierdan este libro que se cierra con una sonrisa.


“Un viejo que se pone de pie”, el cuento que da el nombre al libro es uno de los mejores cuentos que le he leído, es notable la capacidad de combinar un hecho trágicamente político con lo cotidiano y afectivo de la vida. Si no lo leyeron todavía, háganlo, ese trabajo de Sacheri en MEMORABLE, también lo pueden escuchar en la voz de Alejandro Apo rescatado de su programa “Todo con afecto”. Tiene otro cuentos buenos, pero este por si solo para mi ya justifica el el libro. Comienza así: “Algunas historias son fáciles de contar. Otras no. Como si fuesen demasiado complejas, huidizas, inabarcables. La que en estas páginas me empeño en narrar pertenece a estas últimas. Como casi todas las historias nace a partir de una única imagen, cargada de sentido. Esa imagen primera, esa que me subyuga al punto de querer contarla es ésta: en una tribuna baja, una tribuna de tablones de madera, en la que, salteados aquí y allá, hay unos cuantos espectadores, un hombre mayor, un viejo, se pone de pie. Claro: escrito así no dice casi nada. No explica quién es el viejo, ni qué es lo que lo conduce a incorporarse del tablón en el que está sentado, ni por qué es importante que lo haga, eso de levantarse con los ojos absortos clavados en la cancha, con los ojos absortos y húmedos. La historia debe explicar todo eso, o de lo contrario conduce a un callejón sin salida en el que no dice nada. Y no hay peor destino para una historia. El problema radica precisamente en el modo de juntar esa imagen, la del viejo alzándose desde la grada, con las otras imágenes que deben encadenarse con ella para formar una trama y que haya cuento. Ni más ni menos. El primer obstáculo con el que me topo es decidir quién contará la historia, o sea, la dichosa cuestión de la voz del narrador. ¿Quién relatará los sucesos que conducen al viejo y a esa acción final del viejo? Podría contarlos el propio anciano, porque hay asuntos, algunos muy importantes, de los que le dan sentido a esta historia, que sólo él conoce. Pero el desenlace de la historia tiene que ver con el asombro, con la sorpresa infinita del viejo, y entonces ese hombre no puede narrar su propio asombro. Porque al asombro no le quedan bien las palabras. Casi me atrevería a decir que es al contrario. El asombro aparece cuando se retiran las palabras. Como la marea, o como el reflujo de una ola, que al bajar deja la arena lisa sin otra cosa que ella misma, sin nada más que la arena lisa. Claro que en algún momento, más tarde o más temprano, las palabras vuelven. Y cuando eso sucede el asombro ha terminado. Cuando somos capaces de encontrar explicaciones, o por lo menos de buscarlas echando mano a las palabras, ya no estamos asombrados. Podemos estar conmovidos, felices o dañados, pero ya no asombrados. Por eso el viejo que se pone de pie en la tribuna —agreguemos que lo hace bajo un cielo gris, un cielo de siesta de sábado de mayo—, aunque sabe —y porque sabe puede ponerle palabras a buena parte de la historia—, no puede hacerse cargo del final, porque ese final lo deja sin palabras.” APLAUSOS DE PIE SEÑORES


Una sonrisa exactamente asi.... Lo mejor.... Relatos cortos, de situaciones cotidianas tan bien escritas que es un placer leer.


Cuentos para disfrutar , personajes comunes en que se entremezclan lo personal y el la pasión del futbol...probablemente como la mayor lealtad


Más del autor EDUARDO SACHERI


También se buscó en LITERATURA CONTEMPORÁNEA


Frases de UN VIEJO QUE SE PONE DE PIE

El asombro aparece cuando se retiran las palabras. Como la marea, o como el reflujo de una ola, que al bajar deja la arena lisa sin otra cosa que ella misma. Claro que en algún momento, más tarde o más temprano, las palabras vuelven. Y cuando eso sucede el asombro ha terminado."

Publicado por:

GuilloHerrera