Calificar
7,2 167 votos

Sinopsis

Una novela didáctica que trata de las angustias disfuncionales de un chico desubicado y que tiene problemas muy fuertes, al grado de haberle ocasionado un aborto a la esposa del director del colegio golpeandole el vientre. Después de 5 años la historia es contada por el joven de 18 años de edad Gerardo Hernández. Este libro es un verdadero mensaje urgente de superación familiar. No podemos seguir fingiéndonos sordos ante el grito desesperado de un hogar que cada día se desintegra más. Si le es posible detectar en su casa uno solo de los siguientes puntos: Rebeldía y falta de respeto de los hijos, Hostilidad y burlas entre hermanos, Discusiones hirientes, Prolongados periodos de indiferencia, Poca confianza para compartir sentimientos, Frialdad de alguno de los padres, Vicios, en la lectura de esta novela hallará conceptos que pueden cambiar su vida y la de sus seres queridos.

Año de publicación:1992

16 reseñas sobre el libro UN GRITO DESESPERADO

Ya que me subí al carro de la autoayuda moralizadora, este, me obligaron a leerlo, con esa intención, y no se si mis maestros tendrían convenio con el autor, puesto que esa sería la única aportación que yo hubiera comprendido . Un libro que tal vez tendría un lugar si la escritura fuese más cuidada, correcta, y no el bodrio de encimar palabras, frases, y señalar y amenazar con el dedo de la culpa y el miedo, O con la advertencia de que es material peligroso y puede dañar las funciones mentales y perjudicar el gusto por la lectura. Desafortunadamente ( o afortunadamente porque así puedo señalarlo como tendencia y no simple anécdota,,,lo mal escritos que están) leí mas de un...... libro del autor


Un grito desesperado es una novela de superación familiar, a través de ella, Carlos Cuauhtémoc Sánchez intenta ayudar a aquellos que viven en un entorno conflictivo donde predomina la desintegración y los problemas se manifiestan a través del autoritarismo o la indiferencia, la rebeldía de los hijos, vicios de todo tipo o mediante las burlas entre hermanos, por citar sólo algunas situaciones. Cuando algo falla en el ambiente familiar, la comunicación no es fluida, el amor no se demuestra como corresponde, los límites no existen y los padres ven a sus descendientes como una carga pesada que deben cargar sobre sus espaldas, comienzan a surgir una serie de indicios que, de no interpretarlos a tiempo, pueden llegar a tener consecuencias graves e, incluso, irreversibles. Un grito desesperado puede ser considerado como una historia de ficción, pero, si el lector tiene sus sentidos en alerta, voluntad para el análisis y la reflexión, el relato puede llegar a inspirar cambios positivos en la vida real.


Otro de mis primeros libros que me gustaron, será porque eran historias cortas de situaciones que según les pasa a la gente, sean niños, adolescentes o adultos.


Recuerdo haber leído con sumo interés esta novela y, más aún, con la clásica portada del grito que llamó mi atención al momento de comprarla. Me agencie de un ejemplar dado que había terminado de leer gratamente "Juventud en extasis" del mismo autor (hoy tengo una opinión poco favorable sobre esa novela). En su momento me cautivo en la época que lo leí (tenía 17 años), sin embargo hoy en día he visto, en retrospectiva, la baja calidad literaria que tiene. Y aunque tenga una trama atrapan te (la razón por la cual este libro tiene éxito), no pasa de ser una novela con moralina, un libro de autoayuda bajo la forma de una novela. Aunque tenga buenas intenciones con respecto a la que es moral en las familias, su calidad literaria, tanto en forma y fondo hablan por sí sólo.


Todavía no he perdonado a mi profesora de ética de octavo grado de bachillerato por hacerme leer este libro en contra de mi voluntad.


Intenté, pero no pude. Ya no tengo 9 años ni estoy en el colegio. Mi mamá me pidió que leyera esto, pero hay otras lecturas que sí valen más la pena.


Es una historia muy apegada a la realidad este libro hoy en día deberían de leerlo los padres de jóvenes adolescentes, es una historia cruda y fuerte pero muy ligada a la realidad y a los resultados que tiene la atención de los padres en la conducta de sus hijos, no hay hijos ni padres malos, solo con falta de amor.


El primer libro que leí de este gran escritor y ahora leo todos los suyos. Uno de los mejores.


Ver más reseñas