1. ALIBRATE
  2. CLÁSICOS UNIVERSALES
  3. UN ARTISTA DEL HAMBRE

Calificar:

8,3

120 votos

Sinopsis de UN ARTISTA DEL HAMBRE

La historia detalla la decadencia y muerte de un artista ayunador profesional de un circo que se muere de hambre en una jaula. Fue ignorado sistemáticamente por el público y permaneció en su jaula hasta que uno de los administradores del circo le preguntó si aún seguía pasando hambre. Su respuesta fue que la razón por la que se moría de hambre es que nunca encontró una comida que le gustara, y después murió. Un individuo marginado y victimizado por la sociedad.

13 reseñas sobre el libro UN ARTISTA DEL HAMBRE

Es alegórico. Kafka es duro. Crítica con audacia, con una pluma única, la sociedad que no ha mejorado, de su época a aquí, estamos igual o peor. El artista ayuna, es muy hábil y poderoso es este arte que no cualquiera consigue dominar, sin embargo es subvalorado, es mirado con recelo e indiferencia. Es un espectáculo pobre y decadente, nadie cree que en realidad este sin comer tanto tiempo, y, además, no se le permite ayunar por más de 40 días, obvia referencia a Cristo, el límite proviene de la fe. Nadie puede superar a Jesucristo. Sin embargo, la cota o límite, superable por el artista, lo frustra, lo enardece, lo mata lentamente. ¿Kafka era ese artista? ¿Yo soy el artista? Para meditar.


Kafka, en su original forma de plantar un espejo de realidad, libra dos batallas en una. Por un lado, la vida de cualquier artista incomprendido, que ve, como decae, desde como se contempla su obra, sin ser comprendido, hasta ser olvidado e invisible. La otra realidad, la literal del relato no es muy distinta. Nuestro ayunador, que no precisa mas alimento, que el de su ego, no es respetado, ni por su empresario, ni por su público. Y lo abandona, para correr peor suerte en el rincon de un circo. Duro, triste y original, kafka es de esos escritores que prefiero leer de uvas a peras, pero del que no prescindire nunca.


Es la historia de una persona enamorada del hambre. Ayunador cómo profesión, encerrado en una celda toda una vida, olvidado en un rincón, con una pizarra sobre su cabeza que avanzaba con los días, y que en cierto momento dejó de avanzar, aunque él ayuno continuaba. Vivía sin comida y en una mentira, persiguió la admiración. Finalmente se dio cuenta que no merecía ser admirado porque para el no era difícil ayunar, ya que no encontró jamás una comida que le gustara. Sígueme en twitter: @Bebesobrio


Este cuento estaba incluido en la versión de la Metamorfosis que me leí. Me gustaron más estos dos cuentos que lo acompañaban que son “Un artista del hambre” y “Un artista del trapecio” ya que son más cortos y no se te hacen tan pesados, me gustaron sobretodo por el simbolismo tan especial que crea Kafka. En el caso de Un Artista Del Hambre me gusto su visión de la sociedad entorno a este personaje de circo y al mismo tiempo me gusto el propio personaje y que siguiera sus propios impulsos aún sabiendo que no eran buenos.


Quedé muy impresionada cuando lo leí, no podía dejar de leerlo, quería saber el final.... Sin embargo es una obra que me impactó al momento, hoy ya no recuerdo los detalles de la obra.


Me encantó, me encantó, me encantó, 10/10, cuento corto de Franz Kafka donde plantea una situación de un peculiar hombre que tiene la peculiaridad de ayunar todos los días, al preguntarle por qué ayuna todos los días, el solo responde: "Si realmente tuviera algo que me gustara, comería", podrán decir que es simplón, pero sobrepensé al leer ese párrafo.


Kafka, siempre con su maestría mostrándonos por medio de alegorías el absurdo de la existencia humana. A mi interpretación, el artista del hambre no es más que aquel hombre que, consciente del absurdo del vivir, ha decidido no comer más del opio de falsa sociedad materialista; en un principio esto crea admiración por parte de la sociedad, la cual admira su resistencia para con los placeres del alimento. Aquellas masas que, desde su esnobismo, se alimentan del hambre del artista, pero como todo alimento, cansa. No tarda en llegar el día en el que el artista es olvidado, su oficio empieza a ser visto con oprobio. El Artista, quien por su parte vivía y comía solo por la admiración de sus espectadores, al perderlos, finalmente muere de hambre. Es aquí cuando confiesa finalmente confiesa que realmente desdeñaba su oficio, porque realmente sí sentía hambre, pero no había encontrado comida que le gustase.


LIBROS QUE TE PUEDEN INTERESAR


MÁS LIBROS DEL AUTOR FRANZ KAFKA


TAMBIÉN SE BUSCÓ EN CLÁSICOS UNIVERSALES


FRASES DEL LIBRO UN ARTISTA DEL HAMBRE

"A quien no lo siente, no es posible hacérselo comprender."


Publicado poramorporloslibrosok

"Tenían un brillo en sus inquisidores ojos, en que se traslucían futuros tiempos más piadosos."


Publicado poramorporloslibrosok