Calificar
8,1 390 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis de TRAVESURAS DE LA NIÑA MALA

Una historia de pasión y distancia, azar y destino, dolor y disfrute, que retrata el amor indefinible, dueño de mil caras, como la niña mala. Premio Nobel de Literatura 2010. ¿Cuál es el verdadero rostro del amor? Ricardo ve cumplido, a una edad muy temprana, el sueño que en su Lima natal alimentó desde que tenía uso de razón: vivir en París. Pero el reencuentro con un amor de adolescencia lo cambiará todo. La joven, inconformista, aventurera, pragmática e inquieta, lo arrastrará fuera del pequeño mundo de sus ambiciones. Testigos de épocas convulsas y florecientes en ciudades como Londres, París, Tokio o Madrid, ambos personajes verán sus vidas entrelazarse sin llegar a coincidir del todo.

Año de publicación:2016

48 reseñas sobre el libro TRAVESURAS DE LA NIÑA MALA

En este libro Mario Vargas Llosa cuenta la historia de Ricardo Somocurcio, joven abogado peruano cuya mayor ambición era vivir en París y lo logra transformando su carrera en un traductor primero y luego en un intérprete simultáneo en conferencias. Sin embargo el libro comienza con una historia de su infancia, en la Lima “Miraflorina” con una descripción brillante de los usos de ese exclusivo y hermoso barrio de la capital del Perú. Allí siendo adolescente se enamora de una joven, que vuelve a aparecer en su vida europea muchos años después, en reiteradas e insólitas oportunidades y la historia narra esa relación con idas y vueltas en el transcurso de los años. No es una clásica historia de amor. No quiero entrar en detalles que se disfrutan de su lectura, pero el protagonista vive la Paris convulsionada de los 60’, el flower power londinense de los 70’ y varios fenómenos más. Algún lector implacable en la tarea de juzgar vidas ajenas podrá decir que no es una historia de amor, que Ricardo era un débil que se dejaba manejar por una mujer que consciente del amor que este le tenía le saca provecho en forma indebida. NO JUZGUEN!!! cada uno vive el amor como puede, o cómo las circunstancias mejor lo dejan. Recomiendo lean hasta el final y después me cuentan, para mi es una historia de amor (no de Hollywood obvio), con una técnica narrativa muy bella, bien lograda, con mucho humor y amargura en la misma dosis. No puedo dejar de señalar una inconsistencia temporal de la historia que hace referencia a uno de los personajes secundarios que padecería de una enfermedad en el año 1973 que era el Sida. En dicha época no existía referencia posible a la enfermedad y menos a las formas de transmisión a las que alude Vargas Llosa, en particular la referencia a uno de los colectivos afectados (las personas con hemofilia) que recién en los primeros años de la década del 80 se comprobó que la enfermedad podía transmitirse por transfusiones de sangre. Este error no empaña la calidad del relato. En resumen, historia que merece ser leída. Podrán amar u odiar a La Niña mala, sentir pena o ira por el protagonista. Lo que no podrán es quedar indiferentes ante esta historia de amor “sui generis” narrada por una de las más maravillosas plumas de la literatura latinoamericana.


El título llamó mi atención desde que lo ví y su autor es un famosísimo escritor. Siempre dije que hay que leer al menos un libro de autores renombrados. Y en este caso no me he equivocado; leerlo es la mejor decisión que puedes tomar. Histórico e intenso. Travesuras de la niña mala empieza en 1950 y pasa por la Revolución Cubana, por la cultura hippie, por el miedo al sida y por la Dictadura Peruana. Todos estos momentos históricos son vistos y narrados por Ricardo, un peruano que desde pequeño sueña vivir en París. El libro cuenta la historia de una relación que pasa por todos los momentos citados ya anteriormente. Ricardo se enamora muy joven de la falsa chilenita. Esa identidad es sólo una de las cinco adoptadas por la dueña del corazón del dulce peruano de Miraflores. La primera cosa que se destaca es la capacidad de Llosa de mezclar tan bien los elementos ficcionales con los históricos. Todo se mueve perfectamente y no es necesario volver hacia atrás en el texto para entender lo que pasa. Pero eso, también, se da porqué los personajes son previsibles y mantienen sus personalidades intactas, aun qué pasen por dificultades emocionales y físicas. Tal vez se pueda decir que eso sólo cambie al final, cuando la niña mala busca al niño bueno (apodos que los dos cambian entre si) para disculparse y entregarle todo su patrimonio. El libro no se llama por nada Travesuras de la niña mala... Aún que ella reconozca las cualidades del niño bueno, es cuestionable si realmente lo ama y, claro, este es un juego mental muy bien hecho por el autor. La relación de los dos no contruye nada, es algo totalmente negativo para ambos: él siempre se hiere, pues ella siempre se va, y ella siempre se siente aprisionada y "menos viva" cuando resuelve ceder a los beneficios que él puede ofrecer, que nunca son lo que ella quiere de verdad. Además de eso, es muy interesante percibir que Llosa optó por dos personajes totalmente distintos: Niño bueno, recatado, con un objetivo claro y sencillo, estable, dulce; Niña mala, provocativa, fría, calculadora, instable, dominadora. Es difícil opinar sobre el estereotipo femenino que ella representa en el libro y es muy obvio exponer el estereotipo masculino que él escribe. Lo que sí se debe considerar es que, sea en la ficción o en la vida real, son manos masculinas que escriben la historia: Ricardo y Mario. La teoría de que no hay nada machista en la construcción de la niña mala, pues, en el sexo, ella siempre domina a Ricardo, llevándolo a hacer exactamente lo que ella quiere, es medio rebuscado. Es importante resaltar el constante sentimiento de apátrida que tiene Ricardo. Al salir de Perú en busca de su sueño, se vio en una Europa que aunque lo tenga legalizado, no le recibió por entero, generando en él un vacío existencial y de identidad, pues no se veía como francés, tampoco como peruano. Después de tantas aventuras y momentos de desesperó, el final puede sonar obvio, pero eso no debe ser considerado como algo malo. Vale recordar, que ficción y realidad se mezclan en el libro, y el cierre es el producto de eso. De cualquier forma, parece que hay siempre un juego entre dos lados, entre dos fuerzas distintas que se chocan y producen caos, al menos hasta cierto punto, pues, cuando la muerte se acerca, entonces, se puede ver la humanidad presente en los personajes, sea en aquel que ampara, o en aquella que necesita ayuda. Tal vez sea ahí que vive el amor, en el acto de reconocer la necesidad que se tiene de alguien. ¿O sería eso solamente egoísmo? Y más, ¿El sentimiento que une los dos personajes es amor?


Muy buena novela. Es la historia de un amor desparejo. El niño bueno, Ricardo Somocurcio, se enamora de la niña mala, la de los mil nombres, en el barrio limeño de Miraflores. Es desparejo porque mientras el niño bueno permanecerá enamorado loca y enfermizamente durante toda su vida ella, la niña mala, sólo se dejará amar y en esos términos la novela nos lleva por varias ciudades del mundo donde la presencia de la protagonista se corporizará siempre allí donde estará Ricardo. Un amor pasional, incondicional y casi sometido por una mujer que lo probará todo inescrupulosamente con tal de ascender socialmente y en busca del dinero y el bienestar. Con idas y venidas, con un final clásico. Muy recomendable


Difícil escribir una buena reseña después de la de Kariayala, pero trataremos. Vargas Llosa ambienta esta novela en la segunda mitad del siglo XX originando la historia en Lima y luego en Paris como en otros lugares del mundo. El protagonista Ricardo, limeño cuyo único sueño explícito era vivir en Paris, y el secreto hacer suya a niña mala desde que la conoce como la chilenita siendo un puber en el barrio de Miraflores en Lima. Sólo nos adentramos en quién es niña mala por la opinión del resto, nunca de ella y sólo alimentamos nuestra fantasía de este estereotipo de mala mujer a través de terceros. Quién era realmente ella? a través de sus múltiples personajes sólo se atisba la superficie.....y nos gusta


La chilenita, Lily, Madame Arnaux, Arlette. Kuriko, Otilia o como sea que se auto nombre, es uno de los personajes que menos me han gustado, aunque debo admitir que es de los mejor construidos por Vargas Llosa, La razón, de mi desazón, es el eterno juego de gato y ratón a la inversa, en que el autor convierte esta novela, donde Ricardo, se convierte en un artificio para sus travesuras y ella en un Ícono inalcanzable, pero que nunca lo descorazona, aunque constantemente le rompa el idem. Un amor sostenido y pergeñado por ella a base de mentiras y mistificaciones de sus sentimientos, necesidades, deseos, razones, e incluso personalidades. Ante un “ niño bueno “ que todo lo soporta que todo lo tolera todo lo perdona en pro de ese amor pseudo platónico, realizable pero no sostenible. Un paseíllo toreristico, donde el ruedo es el convulso mundo de la segunda mitad del siglo XX con repaso tangencial a la situación política de esa época, desde su sede de traductor para la UNESCO, Los verdaderos protagonistas son ella, el y el amor desesperanzado y sin esperanza que siente por ella, No me ha gustado, la he sufrido disfrutándola ( al estilo de Ricardo y el amor por “ la Chilenita ) O tal vez solo sea que soy demasiado machista y no me pareció la inversión de los roles....


Primer libro que leo de Vargas Llosa y no va a ser el último, no sé porqué he tardado tanto tiempo en hacerlo. La historia de amor es preciosa, la entrega y la devoción de un niño bueno hacia una altanera y caprichosa niña mala. El libro nos narra con una gran maestría el amor durante casi medio siglo de una pareja unida fundamentalmente por la mala suerte de él, de encontrarse con una chilenita que le provoca los mejores y los peores momentos de su vida. La prisa de Vargas Llosa es magnífica, de una sencillez que evoca belleza y cercanía, si bien al principio se me hizo algo pesado al contar la situación política de Perú provocada por mi ignorancia respecto al tema. Por lo demás el libro m ha parecido precioso y muy recomendable


Historia de amor, complicado, enfermizo, cruel pero de amor al fin. La lectura (Como todo lo de este autor) tiene un ritmo que es un placer.


Éste es un libro hábilmente escrito por el talentoso autor, pero leerlo fue en algunas partes una tortura, la niña mala era extremadamente egoísta y hacía cosas tontas y crueles para conseguir lo que quería, y el protagonista era un hombre noble pero su amor por la niña mala era enfermo y daba lugar a que su comportamiento de siempre olvidar y perdonar todo sea frustrante para mí. Aunque admiro mucho al autor, la historia de amor tóxico fue demasiado pesada para mí.


Ver más reseñas

Más libros del autor MARIO VARGAS LLOSA


También se buscó en LITERATURA CONTEMPORÁNEA


Frases del libro TRAVESURAS DE LA NIÑA MALA

Por lo menos confiesa que te he dado tema para una novela

Publicado por:

Edd62

Me bastó verla para reconocer que, aun a sabiendas de que cualquier relación con la niña mala estaba condenada al fracaso, lo único que realmente deseaba yo en la vida (...) era tenerla a ella con todas sus mentiras, sus enredos, su egoísmo y sus desapariciones.

Publicado por:

Africa Rubia

"Lo más extraordinario era oírlo hablar en japonés, porque entonces, sin advertirlo, adoptaba posturas, venias y ademanes de los orientales, como un verdadero camaleón"

Publicado por:

Horacio 3808

Hay días en que te recuerdo y me pregunto:¿ Qué estarás haciendo? Hay noches en que te extraño y me pregunto: ¿Qué me estoy haciendo?

Publicado por:

Ye!

"Para todo el mundo es más difícil vivir en la verdad que en la mentira".

"Gracias a él, descubrí que la predisposición para los idiomas es tan misteriosa como la de ciertas personas para las matemáticas o la música, no tiene nada que ver con la inteligencia ni el conocimiento. Es algo aparte, un don que algunos poseen y otros no"

Publicado por:

Horacio 3808

Un intérprete, alguien que solo es cuando no es, un homínido que existe cuando deja de ser lo que es para que por él pasen mejor las cosas que piensan y dicen los otros.

Publicado por:

Dubudubu