Calificar
7,9 2.4k votos

Sinopsis

Historia nostálgica narrada por su protagonista que trata los temas de la pérdida y la sexualidad. Mientras aterriza en un aeropuerto europeo, Toru Watanabe, un ejecutivo de 37 años, escucha una vieja canción de los Beatles que le hace retroceder a su juventud, al turbulento Tokio de los años sesenta. Con una mezcla de melancolía y desasosiego, Toru recuerda entonces a la inestable y misteriosa Naoko, la novia de su mejor y único amigo de la adolescencia, Kizuki. El suicidio de éste distanció a Toru y a Naoko durante un año, hasta que se reencontraron e iniciaron una relación íntima. Sin embargo, la aparición de otra mujer en la vida de Toru le lleva a experimentar el deslumbramiento y el desengaño allí donde todo debería cobrar sentido: el sexo, el amor y la muerte. Y ningún de los personajes parece capaz de alcanzar el frágil equilibrio entre las esperanzas juveniles y la necesidad de encontrar un lugar en el mundo. En ALIBRATE puedes encontrar todas las reseñas de los libros de Haruki Murakami y todas las opiniones de los lectores sobre Tokio Blues.

Año de publicación:1987

104 reseñas sobre el libro TOKIO BLUES

Murakami dibuja un escenario negro y da a luz a personajes sombríos, extraños y entrañables. La historia trasciende entre nubes de muerte, enfermedad, amor, sexo, por veces innecesario y grosero, odio y excentricidad. Ni el propio Haruki Murakami sabe porque tuvo tanto éxito esta novela. Hay pocos novelas que me han envuelto. Supuse que el final sería inesperado, pero espere algo mejor, me dejó una sensación amarga. La muerte invade todas las arterias del monstruoso relato. No me parece que haya perdido el tiempo leyendo a Murakami, me gustó la novela, pero hasta cierto punto. Recomiendo esta obra porque es sencilla, lineal y fácil de leer, pero es interesante y atrapante, así que para empezar al nipón, podemos hacerlo conociendo a Watanabe y su metamorfosis de adolescente a adulto, Naoko, perturbada y afligida, Midoni, enérgica y extravagante, lasciva y curiosa, Reiko, que nunca creció, medio loca y cantante frustrada, con toques lesbicos. Todos ellos, junto a Nagasawa, genio egocéntrico, nos conducen a una visión muy realista pero gótica de la adolescencia japonesa. Más sincera, imposible.


El sensual y sexual blues de Murakami es la llave secreta que abre los recuerdos dormidos. Cuando veo y paso los dedos por su portada me lleva a la primera vez que la vi y me la recomendaron, en la máquina del café, que es donde se tienden las emboscadas, y la olvidé por alguna razón inentendible. Es mi crack con Tokio Blues. Eso que abre un recuerdo inherente. Watanabe nos muestra su crack en un aeropuerto de Hamburgo a través de una canción de los Beatles, lo demás sigue a un relato triste... El relato de Murakami es una oda a un pasado que creemos olvidado, en un mundo bañado por la muerte y terriblemente melancólico. El paso de la adolescencia a la madurez narrado con un pulso formidable, casi un brindis al sol, no naciente, más bien universal. Pues si algo transmite su pluma es un aire internacional aunque sitúe la acción en Tokio, la soledad y la ambigüedad del amor lo es, al igual que el miedo al fracaso o las relaciones sentimentales. Un viaje al pasado de una edad en la que todo nos parecía determinante, el abanico de personalidades y amistades era interminable, el camino a seguir no estaba definido. Un empujón a reflexionar sobre ese pasado olvidado, ¿qué fue de esas personas fugaces en nuestra vida? ¿Tomamos el camino correcto? ¿Qué hubiéramos sido al escoger otro hoy en día? Decía Areta que el a, b, c, del detective era café, paciencia y zapato cómodo. Para encarar a Murakami se deben seguir las mismas pautas, se puede acompañar con un blues o un jazz, hay que disfrutar su escritura con calma, aunque comience lento permitámosle continuar pues llegará un momento que no querrás despegarte de su historia.


Aquel que comience a leer a Murakami con esta novela debe estar al tanto de dos cosas: 1. Es de las más sencillas de leer. 2. Es de las menos Murakami que ha escrito. Esto, por supuesto, no significa que sea una obra mala. Al contrario. Murakami, que es un escritor híbrido, fantástico y antropomórfico, se despega un poco (sólo un poco) de su ámbito onírico y escribe una novela agridulce que resulta fácil de digerir. Presenta escenarios preciosos que se manchan con el intenso comportamiento de sus personajes. Observar un incendio desde el tejado. Caminar a través de la nieve pensando en el pasado. Escuchar a The Beatles en lo más profundo de las montañas. Es un libro que recomiendo para cualquiera que no sea un lector asiduo y que no conozca todavía al autor. Es una presentación, una bienvenida. Pero que la crítica no sea tajante, a partir de este momento cualquier otro libro del autor nipón les resultará maravilloso.


Yo creo que Murakami no es mi escritor. Leí 3 libros de el, este, Kafka en la orilla y El elefante desaparece. Ninguna me convenció del todo, no digo que sean malos, ni mucho menos, pero se ve que no son para mi, y quiero creer que no soy la única lectora que no ama a Murakami. Kafka en la orilla ya lo comenté me resultó demasiado rebuscado y no logró convencerme. Todo me pareció forzado. Increíble. Esta novela es menos exigente en ese sentido dado que es mucho más realista no que otras obras de Murakami, pero tampoco logro identificarme con los personajes. Las escenas de sexo me resultaron vulgares y los personajes son todos todos tan excéntricos, es tanta excentricidad junta que me cuesta mucho conectar con el relato. Yo no conozco gente perturbada como Naoko. Y sumada al resto de los personajes es simplemente demasiado. Si lo leíste y no te cierra no te sientas solo y que quienes quieren leerlo mejor se guíen por otros reseñadores o como nos llamemos. Si me gustaron muchos párrafos u oraciones sueltas, incluso las escribí en una libreta y les quería dejar algunas: “Pensé en infinidad de cosas que había perdido, en las personas que habían muerto, en las que me habían abandonado, en los sentimientos que jamás volverían”. “Solo leo libros de autores muertos hace 30 años. No es que no crea en la literatura contemporánea, pero no quiero perder un tiempo precioso leyendo libros que no hayan sido bautizados por el paso del tiempo.” Esta es mi frase, que me la paso leyendo clásicos, podría haber leído otro de Tolstoi en vez de Murakami, suerte para Murakami que mucha gente lo lee a pesar de ser contemporáneo. “Me sentí culpable por no haberme acordado antes de él. Tuve la sensación de que lo había abandonado. Pero aquella noche, cuando volví a la habitación, pensé lo siguiente: han transcurrido dos años y medio. Y él sigue teniendo diecisiete años.” De todas formas no considero que sea una pérdida de tiempo ni mucho menos, está muy bien escrito, tiene fragmentos que me gustaron mucho pero en el global no puedo conectar realmente con la historia.


“Mientras me tomaba el café yo solo, me estuve preguntando dónde debía de estar Uruguay. Pensé: allí está Brasil, allá Venezuela y allá Colombia. Pero no logré acordarme de donde estaba Uruguay “ “Tan sucio es Uruguay? Mi hermana cree que los caminos están llenos de estiércol con montones de moscas revoloteando por encima, que no hay agua en la cisterna de los vateres, y qué hay lagartos y escorpiones pululando por todas partes” “Te insto a que lo dejes todo y te vayas a Uruguay, nada menos. Si allí no hay más que cagajones de burro...” Carta abierta de un uruguayo a Haruki Murakami (después de leer Tokio blues) Hola Haruki, cómo andas? Todo bien? Me podrías explicar qué es todo esto que escribiste sobre mi país? Sinceramente creo que sos un muy buen escritor y este libro particularmente me parece excelente (es una novela llena de recuerdos, tus personajes siempre tienen una carga de tristeza, soledad y locura, y están inmersos en una historia que puede parecer simple, pero que siempre es tierna, y trata un tema tan delicado como el suicidio, así que no puedes parar de leerla) y yo sé que para todo escritor debe ser lindo tener millones de lectores, pero no había necesidad de hablar mal de nosotros los uruguayos para conseguir que la gente te lea. Estuviste mal ahí. Si seguís en te vas a ganar tres millones de enemigos. No seas malo bo, para un poco. No tenes idea de cómo se vive acá. Muchos envidiarían nuestra forma de vida tan tranquila. Incluso hasta algún japonés. Así que botija, me parece que estás equivocado. El camino al éxito no es por ahí. Me parece a mí que para llegar al éxito como escritor primero tenes que escribir muy bien (vas por buen camino), y luego ser humilde y no hablar mal de nadie, y menos sin saber. Encima me quedé muy preocupado con tus conocimientos de geografía universal, son espantosos (nosotros si sabemos donde ubicar a Japón en el mapa, y a muchos otros países pequeños). Así que te invito a venirte unos días por acá y nos conocemos mejor. Uruguay es un país chiquito pero si miras bien nos vas a encontrar en el mapa (no, no, por ahí no, es un poco más abajo, si, por ahí, sobre el Atlántico, ahí va). Somos gente amable y sencilla (los hombres un poco serios, las mujeres bastante lindas). En cuanto a la limpieza, nos bañamos como todo el mundo, y si bien nuestras calles no huelen a perfume, tampoco es que huelen mal . Como cualquier calle bah. Cagajones de burro? Qué es eso? Vos te pensas que vamos a estar todo el día caminando sobre esa cosa? A vos te gustaría hacer eso? Me pone mal que pienses eso de nosotros. Si ni burros tenemos! Para que sepas nosotros somos gente muy culta. No sé cómo será en Japón pero acá existe la educación gratuita y hasta un niño de una familia pobre puede estudiar y llegar a ser un buen profesional, como es el caso de este servidor. Ahora pago mis impuestos y con eso devuelvo lo que la sociedad me ha dado. Así que de burros no hay nada, ni de animales ni de personas. Y por favor lo de los vateres, qué decís? Claro que tienen agua, cómo no van a tener? Sino sería un desastre.!. Ahí sí me iría a vivir a otra parte. Otra cosa: acá no vas a ver mulas, ni lagartos., ni escorpiones.(yo nunca vi nada de eso por acá). Eso sí, vas a ver vacas cualquier cantidad. De hecho, nos vamos a comer unos terribles asados que van a estar para chuparse los dedos, no te los vas a olvidar nunca en tu vida. También vamos a tomarnos unos mates a la rambla (tranquilo, el primero que es siempre el más amargo, me lo tomo yo). Y después vamos a jugar un picadito al fútbol y nos vamos a divertir muchísimo (eso si, te aviso que aunque sea con amigos, aquí se juega siempre a ganar, así que si te dan una patada fuerte, te la bancas calladito y sin chistar). Venite mejor en verano porque así podemos ir a la playa (acá hay muchas y muy lindas), , y de paso vemos carnaval (acá dura como cuarenta días así que te vas a ir lleno). Aprovecha y si queres traete algunos de tus libros , así los leemos y de paso le encontramos algún pero, porque los uruguayos somos muy buenos en eso, encontrando peros. Y si llegaste a escribir alguno que no te convence ni a vos mismo , quedate tranquilo que acá te vamos a dar para adelante, no te vamos a dejar solo nunca. En eso también somos muy buenos los uruguayos. En ser solidarios y no dejar a nadie tieado. Así que dale, venite nomás. Te espero. No tenes ni que llamar antes. Estoy seguro que lo vamos a pasar bomba. Y en una de esas capaz que reconoces que te equivocaste y seguimos tan amigos como siempre, ta? Saluda atentamente Un lector que simplemente ama su país


Me gustado bastante, empecé muy fuerte con Murakami con la muerte del comendador, pero su forma de describir es increíble, los personajes, los espacios, todo en sí. Tokio Blues es un libro interesante en si, te hace reflexionar sobre el tema aun hoy en día, todavía tabú, sobre el suicidio, y como afrontar tales pérdidas. Hay en mitad de la lectura una pequeña laguna en la que me frene un poco, pero de repente te envuelve hasta el final.


Con respecto a la lectura de este libro tenía muchas expectativas ya que había oído muchos comentarios sobre este, y la verdad la historia como tal no me engancho mucho, me pasó como con la caja de galletas tenía que acabarlo. Sin embargo rescato para mi en esta lectura dos reflexiones que hay con respecto a la muerte: "La muerte no se opone a la vida, la muerte esta incluida en nuestra vida". "Mientras vivimos, vamos criando la muerte al mismo tiempo". Esto me hizo recordar que para los japoneses lo importante no es el final de las cosas sino lo que se vive, se aprende y disfruta en la vida cotidiana porque en sí ya conocemos cual es el final de esta. Con respecto a los personajes me gustaron los de Reiko una mujer madura con una historia triste que decidio no dejarse morir en el lugar donde se encontraba desde hacía varios años y Midori una joven alocada, honesta y algo perversa.


Estoy como el autor... Pensando porque tuvo tanto éxito esta novela, aún no me atrapa la historia 🤨


Ver más reseñas