Calificar
8,3 15 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis de TODO ESE FUEGO

Tres escritoras valientes, un mundo de hombres, una pasión secreta16 de julio de 1846. En la casa parroquial del pueblecito inglés de Haworth, las tres hijas del pastor comienzan la jornada ocupándose de las tareas domésticas mientras esperan que llegue la tarde, cuando puedan sentarse juntas para dedicarse a escribir a escondidas las novelas que ansían publicar. Son las hermanas Brontë, tres mujeres solteras de alrededor de treinta años que, desde la infancia, gracias a la literatura, han sobrevivido a las tragedias familiares, la falta de recursos económicos y el aislamiento. Durante ese verano, Charlotte escribe Jane Eyre. Emily se dedica a Cumbres borrascosas. Y Anne se concentra en Agnes Grey. Ignorando el extraordinario destino que espera a sus obras literarias, las tres vierten en ellas sus sueños, sus frustraciones y sus pasiones ocultas, convirtiendo aquella casa oscura y vulgar, atravesada por las muertes tempranas de muchos de sus habitantes, en un espacio lleno de luz. Todo ese fuego es una novela exquisita que bucea en la vida de tres asombrosas mujeres llenas de talento, que consiguieron rebelarse contra las crueles normas de la sociedad victoriana y convertirse en grandes escritoras en un mundo reservado a los hombres.

Año de publicación:2016

4 reseñas sobre el libro TODO ESE FUEGO

Las hermanas Brontë siempre me han interesado y esta crónica novelada me ha gustado mucho. Elige un día cualquiera del año 1846 y nos relata los trabajos caseros en la rectoral de Haworth, también los sueños e inquietudes de cada una de las hermanas, Charlotte (1816-1855) Emily (1818-1848) y Anne (1820-1849) y sobre todo, nos adentramos en los pensamientos y deseos de Charlotte, los recuerdos de su madre y sus hermanas, muertas siendo tan solo unas niñas por la tuberculosis, y, fundamentalmente, nos acerca a los sueños y al estado de plenitud, ante la creación de las tres hermanas, cuando se dedican a escribir juntas, sus poemas y novelas. Vamos sintiendo intensamente, todo lo que nos cuenta, a través de un narrador tan cercano que nos llega a emocionar. Se hacen visibles, también, las diferencias de personalidad y carácter entre ellas, sin embargo, las tres tienen un sueño común, expresar escribiendo el gran tesoro y talento que llevan escondido en su interior. Nos muestra el proceso creativo de tres mujeres, que luchan día a día, por encontrar el momento para poder escribir. Son mujeres rebeldes y valientes que sobrevivieron a las tragedias familiares, gracias a la literatura, en un mundo de hombres. Se trata de una recreación, muy personal, aunque la autora se nutre de biografías documentadas, de lo que pudo haber sido la vida cotidiana de las tres hermanas Brontë, en la casa parroquial de un pequeño pueblo, Haworth, con un malogrado hermano, Patrick, más conocido como Branwell, y su padre, el párroco que las sobrevivió a todas, en la época victoriana, rígida con las mujeres. Una vida difícil, por la escasez de recursos económicos, y por tanto, la imposibilidad de aspirar a vivir una vida, que no fuera la de casarse o dedicarse a la enseñanza. Ellas querían escribir y asistimos a la preciosa relación entre las tres, cuando se reconfortaban estando juntas y sobre todo, escribiendo a la luz de las velas, sus poemas y novelas. Descubrimos el camino que siguieron para llegar a publicar, primero con pseudónimo, pues era necesario, por el miedo a las ideas misóginas de su tiempo, que vetaba el acceso al mundo literario de las mujeres. En sus tres grandes obras, se pueden encontrar esos temores y sus frustraciones y pasiones ocultas.


TODO ESE FUEGO (Ángeles Caso) Todo ese fuego del que nos habla la autora en su libro, es aquél que arde dentro del hogar del Rector Patrick Bronte y sus hijos en Haworth. Es una hoguera compuesta por el dolor de las ausencias tempranas, la enfermedad y unos vínculos familiares fuertes como las raíces de un árbol milenario. El combustible para que prenda la llama perenne de todo ese fuego, es la necesidad de buscar el lugar de cada uno de los vástagos del Rector, a través del amor por la literatura y el ansia de aprender. También lo es la necesidad de encontrar unos medios económicos a una vida muy austera y carente de futuro, en medio de la urgencia vital de cumplir un sueño. De ésta forma, a través de unos hechos verídicos, históricos y novelados, bellísimamente narrados, entraremos en un hogar en el que seremos testigos de los rituales domésticos de la familia. Personalmente me deleité en las escenas en las que los hermanos se sientan en el comedor al atardecer y, al amparo de la chimenea, trabajan sin descanso, tanto en grupo como individualmente, en unos escritos que, sin sospecharlo, acabarán convirtiéndose en clásicos y referentes de la literatura universal. Todo ese fuego narra la cotidianeidad en una época con unas condiciones de vida hostiles, donde unos hermanos viven a la intemperie emocional de sus visitas incansables a los páramos, escenarios del paraíso de sus juegos infantiles, y remanso de paz creativo en su edad madura, donde tratan de sobreponerse a las tragedias de sus vidas intentando resarcirse de ellas mediante la escritura. Me llamó mucho la atención la educación que el Rector da a sus hijas, al permitirles que leyeran todo cuanto les apeteciera, sin censura de ningún tipo. Las conversaciones que tenía con ellas desde bien jovencitas abarcaban desde política a teología, pasando por literatura e historia. Fueron unas mujeres autodidactas, con un pensamiento crítico, que viajaban solas y que, lógicamente, esa particularidad las apartaba de los usos y costumbres de las mujeres de su época. Por eso se sentían “bichos raros” y por eso, como os decía más arriba, luchaban por encontrar su lugar en el mundo. Siento que estoy atrapada en esas paredes aún: con la bondadosa Anne, el carácter indómito de Emily y el equilibrio entre la pasión y el raciocinio de Charlotte, unidas por el esfuerzo de vivir y sentir más allá de sus límites y siendo, ellas sí, unas mujeres adelantadas a su época, serán imposibles de olvidar. Además, conociendo detalles de sus más íntimos anhelos, recordar Cumbres Borrascosas y Jane Eyre se convierte en un placer aún más si cabe, exquisito. Muy impresionada aún por conocer a esta familia tan peculiar, tan sólo os puedo animar a que entréis en el mundo de las Bronte. Anabel Martínez Guinovart©


Maravilloso, es quedarse muy corto.


Sí alguien quiere acercarse al mundo novelístico y biográfico de las hermanas Bronte de una manera amena, este es el libro. Una biografía novelada exquisita.


Más libros del autor ANGELES CASO


También se buscó en BIOGRAFÍAS Y MEMORIAS