TERROR, POLICIAL Y SUSPENSO

TIEMPOS SALVAJES (YERULDELGGER #2)

IAN MANOOK

Calificar
7,3 8 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis

En medio de las gélidas estepas mongolas, la inspectora Oyun, ayudante del comisario Yeruldelgger, se topa con una escena difícil de interpretar: un jinete y su caballo yacen aplastados bajo el lomo de una hembra de yak que parece haber caído del cielo. La misma sorpresa experimenta su jefe cuando, en un desfiladero del macizo del Otgontenger, se descubre el cadáver de un hombre que sólo puede haber acabado ahí... precipitándose desde las alturas. Y para cerrar el círculo de hechos insólitos, el mismo comisario es detenido como sospechoso del asesinato de Colette, una amiga prostituta a la que había ayudado a rehacer su vida. Sumido en la perplejidad y temiendo ser víctima de una trampa, Yeruldelgger acomete una investigación clandestina que generará tensiones con su equipo, reabrirá viejas heridas con su hija Saraa y provocará la intervención de los maestros shaolin del séptimo monasterio en el que fue criado. Pero la situación da un vuelco completo con el hallazgo de los cuerpos sin vida de un grupo de niños dentro de un contenedor en el puerto de El Havre. Pese a los miles de kilómetros que separan Mongolia de Francia, las pistas acabarán por cruzarse para destapar un caso de corrupción y abusos a todos los niveles que afecta a las más altas esferas de diversos países, desde Europa hasta Asia. Tras la carta de presentación que supuso Yeruldelgger. Muertos en la estepa, Ian Manook regresa a Mongolia y a su carismático comisario. País de fuertes contrastes, donde las tradiciones ancestrales y la espiritualidad conviven con la mafia y el crimen organizado, Mongolia vuelve a ser protagonista de esta vibrante novela que, con personajes de marcado carácter y escenarios sobrecogedores, consolida a su autor como una de las voces más originales y sugerentes del noir en los últimos años.

Año de publicación:2015

2 reseñas sobre el libro TIEMPOS SALVAJES (YERULDELGGER #2)

Es un libro de lectura ágil, por momentos atrapante, pero de menor nivel que el primero de la saga de Yeruldelgger que escribió Ian Manook. Incluso por momentos se repite en algunos recursos literarios. En resumen, un buen libro para pasar el rato, pero no mucho más. De todas maneras leeré el tercero para desempatar, ya que el primero es altamente recomendable.


Bien, nos encontramos con una nueva investigación de nuestro policía con el nombre impronunciable acompañado, como de costumbre, por Oyun, Gantulga y Solongo.Este volumen tiene un inicio de los más duro, con un hombre encontrado muerto en una postura desafortunada y completamente congelado en las llanuras de Mongolia. Seguimos a Oyun en esta investigación, mientras que Yeruldelgger, por su parte, también está en un caso. Realmente disfruté poniendo pie en tierras nómadas en pleno invierno, las expectativas parecían muy interesantes y te das cuenta con rapidez que el asunto tiene raíces mucho más profundas de lo que uno pudiera haber pensado a primera vista, e iba disfrutando de la novela hasta que… catacrac, la novela se desboca. ¿Sabes esa sensación que tienes cuando, por televisión, ves al jinete que empieza bien domando un caballo salvaje pero que, poco a poco vas percibiendo que el caballo está jugando con el jinete y que, en breve, éste dará con sus huesos en el suelo? Pues eso, Tiempos salvajes empieza a perder fuelle, a dar bandazos de un lado a otro completamente incongruentes, a entrar en una dinámica de violencia gratuita que te desequilibra, llegando a situaciones completamente surrealistas e inútiles. Leí algunas escenas de acción preguntándome el porqué de ellas. Confieso que debido a eso, terminé perdiéndome un poco en las explicaciones sobre el porqué y el cómo del caso. No había necesidad de ir tan lejos. Aun así, la novela me gustó hasta esas sobreexplicaciones y últimas escenas de acción, no tan buena y mucho menos creíble que Muertos en la estepa, pero sólo por la descripción de la Mongolia hibernal vale la pena.


También se buscó en TERROR, POLICIAL Y SUSPENSO