Calificar:

7,6

132 votos

Sinopsis de TERRITORIO COMANCHE

Una novela extraordinaria que es, además, una lúcida reflexión sobre el periodismo. Una visión desde primera fila de la guerra de los Balcanes.En Territorio comanche, abandonando por primera vez su faceta de narrador de ficciones, Pérez-Reverte nos enfrenta con la visión más real y descarnada, no exenta de ternura e ironía, sobre el trabajo de los corresponsales de guerra en la ex Yugoslavia. Un relato apasionado que se lee como una novela y obliga a preguntarse si existe una ética en el flo entre la vida y la muerte.

11 reseñas sobre el libro TERRITORIO COMANCHE

Esta novela cuyo nombre no tiene nada que ver con los indios norteamericanos es una de las mejores que le he leído a don Arturo. De corte autobiográfico, con personajes reales como Márquez el camarógrafo, quién se roba la película y el mismo Barlés, que no es otro que el mismo Pérez – Reverte periodista. El periodista Barlés y el cámara Márquez en plena guerra de Los Balcanes esperan agazapados a que vuelen un puente para poder grabarlo y hacer el gran reportaje, mientras los obuses y otras cosas silban sobre sus cabezas. Mientras tanto, Barlés divaga, siguiendo el hilo de sus pensamientos por las experiencias pasadas en los últimos veinte años como reportero de guerra. Escrito con conocimiento en la materia, con sarcasmo y humor irónico, esta vez sin caer en la ordinariez ni en el morbo, sin dejar títere con cabeza, incluidos algunos colegas y el propio empleador de los jovencitos de la película, esta novela, casi un reportaje periodístico me ha mantenido en vilo, como ninguna otra del autor. Me ha hecho sentir, oler, ver y escuchar lo que significa estar allí, en ese “territorio comanche” ¿Qué le falta para ponerle cinco estrellas? A mi modesto entender, me hizo ruido tanto personaje que sale al baile, colegas reporteros de los protagonistas, de los que apenas se conoce el nombre y algo más, innecesario desfile que hace estéril la narración de algún capítulo. Y también esa necesidad de Barlés (o sea don Arturo) de hablar sobre el miedo o la ausencia de él, como si lo más importante fuera rendir tributo a un tótem que tiene por misión ser un medidor de valentía. Según Wikipedia, actualmente a junio de 2021 ¡Hay 56 guerras, conflictos, escaramuzas y enfrentamientos vigentes en el mundo! O sea ni la pandemia global es capaz de paralizarlos. Y algunos de ellos ya son derivados de los desplazamientos de personas a raíz del cambio climático. En muchos de ellos o tal vez en todos habrá reporteros y reporteras asumiendo riesgos para informar al mundo lo que sucede. Tal vez, más allá del valor literario, es este téngase presente el otro gran valor de esta novela escrita en Sarajevo y Mostar entre 1993 y 1994 por Arturo Pérez-Reverte. ¿Qué hace a las personas reporteras exponerse de esta forma para lograr la noticia, la foto, la imagen, el reportaje? En muchos es la forma que tienen de ganarse la vida. Algunos serán bélico dependientes, como si se inyectaran con jeringa dosis de guerra directamente a la vena. Y otros lo harán porque al transmitir esas imágenes tienen la ilusión de que algo cambie en alguna parte, tal vez en la mente y voluntad de quién está con el control remoto en el living de su casa mirando las noticias. O tomando decisiones tras un escritorio. Pero, otros lo harán para al menos dejar el registro de que esas víctimas y esos caídos alguna vez existieron.


Más que una novela, es una crónica de reporteros de guerra. Con mucho para reflexionar. Interesante.


No comparto la opinión generalizada acerca del motivo que llevó a Pérez-Reverte a escribir este libro. Más que catarsis, yo creo que lo escribió básicamente porque le salía de las... del alma. Me ha gustado porque te muestra esa otra cara de la guerra y, sobre todo, el perfil de esos hombres y mujeres que se juegan la vida para mostrarte, siempre que pueden, la realidad. No hay nada más quieto que un muerto y nada más auténtico que alguien que sabe escribir y encima ha vivido lo que escribe.


Novela corta de no ficción, todo lo contrario, bastante real, la visión de la guerra desde la perspectiva de los corresponsales de guerra, no tiene desperdicio, una visión ácida e irónica del sin sentido de la guerra, un auténtico negocio, también desde el punto de vista informátivo. Un gran relato, muy bien escrito, sin tapujos, sin rodeos, cristalino, crítico y directo. Buen trabajo de Pérez-Reverte


Parece una versión real y autobiográfica de la guerra de los Balcanes disfrazada de novela de ficción. Su estilo no es precisamente el paradigma del corporativismo para con los colegas periodistas de otros medios que allí cubrían la guerra: como norma general no deja títere con cabeza. Aunque siempre disfruto leyendo a Arturo Pérez-Reverte, para una narración de guerra real prefiero el estilo menos novelesco y más documental de Jon Sistiaga en 'ninguna guerra se parece a otra'. Pese a eso se lee de maravilla (en mi caso toda la obra de Pérez Reverte). Deja un sabor amargo y triste, como no podía ser de otra manera.


Puede o no gustarle los libros de ficción de Pérez-Reverte pero Territorio Comanche está fuera de cualquier consideración de tono meramente estético o con referencia al gusto o rechazo por cualquier género literario. Es que entrar en la lectura de este libro es como colocarse frente a un film documental en el que el lector mira a la cara a la mas brutal y espantosa realidad de nuestra época como lo es la guerra motivada no solo por disputas territoriales y económicas sino también signadas por ánimo de venganza y odio racial que se traduce en extermino y muertes en masa de la población civil. Basta con leer la primer página para no poder dejarlo. Y al final queda el sabor a que se siempre se repite una misma historia. Por una parte los ejércitos regulares o irregulares matando inocentes y por la otra el valor de los reporteros de guerra intentando reflejar esa realidad, en muchos casos con la esperanza de que la difusión de esa realidad cambie las ideas o sacuda la indiferencia del mundo frente a la tragedia. Muy recomendable.


Excelente relato. Atrapante y demasiado real.


Excelente narración con un ritmo frenético y con un escenario duro de verdad, los Balcanes en los '90. Se notan (y se agradecen) las tablas del autor como corresponsal de guerra. Buena tensión dramática y excelentes descripciones.


LIBROS QUE TE PUEDEN INTERESAR


MÁS LIBROS DEL AUTOR ARTURO PÉREZ-REVERTE


TAMBIÉN SE BUSCÓ EN LITERATURA CONTEMPORÁNEA


LA HIJA DEL ESTE

CLARA USON

Calificación General: 8,6Por leer

RELATOS I

JOHN CHEEVER

Calificación General: 9,1Por leer

FRASES DEL LIBRO TERRITORIO COMANCHE

Una auténtica historia de guerra nunca es moral. No instruye, ni alienta la virtud, ni sugiere modelos de comportamiento, ni impide que los hombres hagan las cosas que siempre hicieron. Si una historia de guerra parece moral, no la creáis.


Publicado porespas

Más a pesar de todo eso, aunque la mala suerte exista, muy pocos reporteros veteranos creen de verdad en ella. En la guerra, las cosas suelen discurrir más bien según la ley de las probabilidades: tanto va el cántaro a la fuente que al final hace bang.


Publicado porNines65

Porque todos los reporteros, cuando los matan, dejan en el hotel la cuenta sin pagar, camisas sucias en el armario, un mapa clavado con chinchetas en la pared y una botella de whisky sobre la mesilla de noche.


Publicado porNines65

Inclinó un poco la cabeza al oírlas pasar, por instinto. La bala que te mata es la que no oyes pasar, recordó. La bala que te mata es la que se queda contigo sin decir aquí estoy.


Publicado porNines65

A medida que las guerras se hacen largas y a la gente se le pudre el alma, los periodistas caen menos simpáticos. De ser quien te saca en la tele para que te vea la novia, te conviertes en testigo molesto.


Publicado porNines65

Ya voy estando mayor para esto, se dijo. Es mejor ser joven, creer en buenos y malos, tener sólidas piernas, sentirse protagonista implicado y no simple testigo. A partir de los cuarenta, en este oficio te vuelves condenadamente viejo.


Publicado porNines65