Calificar:

8,1

61 votos

Sinopsis de SOY UN GATO

Sátira de la burguesía Meiji, recorre las peripecias de un filósofo gatuno que no se cansa de hacer los comentarios más incisivos sobre la disparatada tropa de seres humanos con la que le ha tocado convivir. «Soy un gato, aunque todavía no tengo nombre.» Así comienza la primera y más hilarante novela de Natsume Sōseki, una auténtica obra maestra de la literatura japonesa, que narra las aventuras de un desdeñoso felino que cohabita, de modo accidental, con un grupo de grotescos personajes, miembros todos ellos de la bienpensante clase media tokiota: el dispéptico profesor Kushami y su familia, teóricos dueños de la casa donde vive el gato; el mejor amigo del profesor, el charlatán e irritante Meitei; o el joven estudioso Kangetsu, que día sí, día no, intenta arreglárselas para conquistar a la hija de los vecinos.

13 reseñas sobre el libro SOY UN GATO

SOY UN GATOOOOOOO Y AQUÍ EN EL BOSQUE SOOOOOY FELIIIIZ Ahora que probablemente os he pegado el soniquete que he tenido yo en mi cabeza desde que cogí este libro, puedo comenzar con mi reseña 😂 Reconozco que lo elegí porque adoro los gatos y vi esa portada y no me pude resistir 😍 El autor es por lo visto el padre de la literatura japonesa moderna, hasta tal punto que leí que hay un robot hecho a su imagen y semejanza dando clase en una universidad nipona. En fin, cosas que solo podrían suceder en Japón 😳 Tenemos un gato callejero acogido por un maestro mediocre (no compres, adopta). Pero este gato no se limita a dormir, comer, ronronear y arañar los sillones como el resto de su especie (o eso creemos). Este gato se convierte en narrador y en una especie de juez moral de todo lo que ve. Y esto es, con diferencia, lo mejor que tiene el libro. Adoré las reflexiones del gato, cómo juzgaba toda la estupidez humana que veía. El problema es que el libro debería haber acabado dignamente en la página 200 y no seguir hasta la 646. No tengo nada en contra de los libros largos, muchos me gustan, pero pocas veces he sentido tanto que sobraran páginas. Como decía, el gato un crack, pero los humanos... Su dueño, un maestro que se las da de intelectual pero es más simple que un sidral. Sus amigos, tan zoquetes o más. Sus vecinos burgueses, además de estúpidos, mezquinos. Entiendo que si el autor quería hacer una sátira de la sociedad japonesa de la época (principios del siglo XX), tenía que quedar bien reflejada toda esa estupidez humana, pero acabé harto. O, al menos, eso es lo que creo yo que pretende el autor... Ahora viene algún experto y me rebate... Un rasgo muy habitual de la prosa realista de esta época son los diálogos interminables, casi siempre hablando de nimiedades que no merecen ni un minuto de conversación (¿de verdad eran así?). Pues acababa con el lector automático (porque es lo que hago en la vida real sí me hablan mucho y de algo que no me interesa). Solo me interesaba lo que pensaba el gato. Pero es que encima el gato cada vez más filósofo y se acaba volviendo un poco pedante y cargante, teorizando hasta sobre el vuelo de una mosca. Y me encanta la filosofía, pero filosofar de todo y a todas horas puede resultar verdaderamente agotador. El diálogo de las últimas páginas es ya el colofón de la rimbombancia y la estupidez y a punto estuve de bajarle la nota, pero decidí mantenérsela porque el libro me dio mis buenas risas al principio y también muchas frases para enmarcar. Eso sí, largo y denso hasta decir basta. Ale, a seguir con mi vida! (19 de septiembre de 2021)


El protagonista y narrador de este libro es un gato sin nombre, que vive con un mediocre profesor de inglés, donde el gato observa sus costumbres y las de las personas que le rodean. Aquí se utiliza el irónico y crítico punto de vista del gato hacia su dueño, el maestro Kushami representa a una sociedad cerrada y muy conservadora en cuanto a todo lo que venga de occidente teniendo ese gusto por poner murallas y de querer permanecer aislados del mundo. Este libro se basa en la era Meiji (1905) donde se muestran costumbres, comida, ropa y múltiples tradiciones china-japonesas. Todo el libro contiene múltiples referencias históricas y literarias de Japón, tiene además mucho Zen y espíritu japonés, en sí fue un libro un poco burlesco y cómico que me robó por momentos varias carcajadas... además la edición es muy bonita. ❤️


Una obra sumamente divertida, originalmente fue apareciendo por entregas, lo que le da cierto aire desenfadado a la narración. Cada vez que leo alguna obra de Soseki, veo más su influencia en otros autores japoneses como Murakami por ejemplo. Si bien la traducción de Impedimenta es muy buena, creo que el titulo queda mejor como lo manejan otras editoriales :" Yo el gato".


Este libro llamó mi atención debido a la increible portada que lo adorna y también por el hecho de que el narrador fuese nada más y nada menos que un gato doméstico. Es un libro me dio tardes llenas de gozo y de risa causada en mayor parte debido al dueño neurótico y dispéptico del narrador. Ha sido mi primera aproximación a la literatura japonesa y la he disfrutado muchísimo.


Sucesos contados por un gato que no tiene nombre pero ha sido adoptado en una casa y de esta familia tan común nos relata todo cuanto el observa con demasiada curiosidad y egocentrismo te roba sonrisas que en compás de las travesuras que vive conoces su perspectiva ante los humanos... Bello libro me gustó bastante!!


Esta es una historia, por cierto muy peculiar, narrada en primera persona, ni más ni menos que por un gato. La primera parte me pareció fascinante, relajante, para reír mucho, sarcástica y una gran lectura. La segunda mitad, la sentí algo tediosa porque para mi gusto es demasiado larga, más de seiscientas páginas en algo que podría ser de cuatrocientas. El título puede parecer superficial pero se trata de un gato filósofo de profundas elucubraciones un tanto líricas, siempre a la crítica de los humanos con quienes cohabita, un maestro de escuela, sus familiares y las visitas que a menudo recibe. Ver menos


Me encantó. La manera que el autor nos mete en la historia, es simplemente única. Me lo pasé genial leyendo las locuras que vivió el gato. Altamente recomendable.


🐱 " No le veo problema a ser maestro y gato a la vez", 🐱 "Cómo yo vivo en la casa de un maestro me conformo con vivir el día a día, cuántos menos sobresaltos mejor" 🐱 "Llegará un día en que los gatos dominaremos el mundo", estás son algunas de las reflexiones que el gato, que por cierto nunca tiene nombre, hace a través de más de 600 páginas. El gato se convierte en el narrador de todo lo que observa viviendo en la casa de un maestro de inglés quien parece no ser muy exitoso por cierto. El minino no lleva muy buena relación con los integrantes de la familia. El libro es muy recomendable aunque no es para los lectores que esperan encontrar una historia sobre el gato, aquí el gato es más bien el narrador de las interacciones entre su amo y otros múltiples personajes.


LIBROS QUE TE PUEDEN INTERESAR


MÁS LIBROS DEL AUTOR NATSUME SOSEKI


KOKORO

NATSUME SOSEKI

Calificación General: 8,5Por leer

YO, EL GATO

NATSUME SOSEKI

Calificación General: 7,9Por leer

BOTCHAN

NATSUME SOSEKI

Calificación General: 7,8Por leer

TAMBIÉN SE BUSCÓ EN HUMOR Y COMEDIA


FRASES DEL LIBRO SOY UN GATO

¿Por qué motivo, me pregunto, resulta tan divertido fastidiar a los demás? Se me ocurren muchas razones, pero la más importante es que se trata de una actividad de lo más entretenida. No hay mejor modo de matar el tiempo que chinchar al prójimo.


Publicado porcuquipablo

Soy un gato, un ser extremadamente sensible a los más sutiles cambios en la mente o alma del mundo. Y, naturalmente, necesito dormir más que el resto.


Publicado porcuquipablo

(...)me pregunté para qué tenían esa cesta allí colgada, pero después comprendí que le habían puesto precisamente en ese lugar para evitar que los gatos pudiéramos alcanzar la comida que los humanos guardaban en su interior, una prueba más de la mala sangre de esa especie.


Publicado porcuquipablo

Si se acepta el derecho que Fulanito o Menganito de tal tiene de parcelar, dividir o colocar vallas en este mundo sin fronteras, y registrarlas a su nombre, ¿cómo podrá evitarse entonces que tales personas se dediquen también a parcelar y dividir el cielo y a encerrar el aire?


Publicado porcuquipablo

Viviendo como vivo entre humanos, he de decir que cuanto más los observo más obligado me siento a constatar su egoísmo.


Publicado porSamydiaz

¿Por qué motivo, me pregunto, resulta tan divertido fastidiar a los demás? Se me ocurren muchas razones, pero la más importante es que se trata de una actividad de lo más entretenida.


Publicado porcuquipablo