1. ALIBRATE
  2. CIENCIA Y TECNOLOGÍA
  3. SOMOS POLVO DE ESTRELLAS

Calificar:

8,9

43 votos

Sinopsis de SOMOS POLVO DE ESTRELLAS

Hace muchos años —1976— estuve en Tucson, Arizona, y en el planetario de la ciudad había un ciclo de charlas de divulgación. Una de ellas me llamó poderosamente la atención. La ofrecía el astrónomo de la Universidad de Arizona, Nick Woolf, y se titulaba «The Universe: I can Feel it in my Bones». El título era tan provocativo que me inspiró para una charla pública que, ya de vuelta en Chile, he dictado durante años: «Somos polvo de estrellas». A miles de jóvenes y no tan jóvenes les he contado lo que yo considero una de las más grandes historias de la astronomía. Carl Sagan decía que somos «material estelar»; María Teresa Ruiz, en Chile, hace unos años nos dijo en su libro que somos «hijos de las estrellas». La historia cambia de nombre pero el contenido es el mismo: todos los átomos que componen su cuerpo, amigo lector, y el mío, salvo el hidrógeno, han sido fabricados al interior de una estrella", José María Maza Sancho. En Somos polvo de estrellas, José Maza nos guía a través de un increíble viaje que conecta las transformaciones del universo con las revoluciones científicas en la Tierra, relacionando la formación de las estrellas con nuestro propio organismo. Con datos e información privilegiada, el Premio Nacional de Ciencias Exactas (1999) nos narra de manera cálida y cercana cómo la historia del cosmos es también nuestra, y que no podemos perder esa curiosidad con la que miramos el mundo cuando fuimos niños, pues es esa la llave del conocimiento.

14 reseñas sobre el libro SOMOS POLVO DE ESTRELLAS

Tomando como ejemplos pelotas de futbol, quesos suizos y membranas de cebollas, el profe Maza nos explica el origen, la evolución, el funcionamiento y los misterios del universo. Así nos ayuda a entender lo que de por sí es complejo. Este profesor tiene una capacidad muy desarrollada de explicar lo difícil en fácil, y como todo hombre sabio, hace de la sencillez su estilo de transmitir conocimiento. El profe Maza parte contando las primeras ideas cosmológicas, las teorías sobre el lugar que ocupa nuestro planeta y el origen del universo. Luego nos lleva casi a presenciar el Bing Bang, ese momento cero donde empieza todo y continúa iluminándonos con historias sobre estrellas de alta y baja masa, energías oscuras y la evolución química del universo. Esto último es particularmente atractivo, cuando demuestra cómo se relaciona la formación de las estrellas con nosotros mismos. Un viaje fantástico por el tiempo y el espacio que nos deja menos soberbios y arrogantes; y más conscientes, creo yo, que debemos cuidar lo poco que tenemos. Nuestra Tierra “es menos que un grano de arena en la playa del océano cósmico”. José María Maza Sancho, gran astrónomo chileno, Premio nacional de Ciencias Exactas, apasionado divulgador de la ciencia y un convencido de que el conocimiento es lo único que crece en la medida que se comparte.


  Las estrellas nacen , crecen y a diferencia de los humanos , primero mueren  en una explosión gigantesca y después se reproducen siendo el origen de  nuevas estrellas . El universo lo cambia todo, la energía que desprende tanto poder nos compila , por eso todos llevamos pedacitos de alguna estrella dentro de nosotros , por eso somos polvo de estrellas ,  suena a magia porque es magia. Es increíble que el hierro corra por mis venas ,que mi cuerpo no se limite al carbono , que hayan  partes de mi marcadas por el  litio o por el potasio , es una auténtica pasada que mi cuerpo sea un vivo ejemplo de toda la energía que hay liberada en el espacio.  Anoche , mientras leía este libro ,  pensaba en nuestro pequeño planeta azul y en su trágico destino . Dentro de unos cientos de miles de años nuestro sol fundirá todo su combustible nuclear , crecerá de tamaño poco a poco y  cambiara su eterno amarillo por un rojo pegajoso y gigantesco ,  lo invadirá todo , primero consumirá mercurio , después hará lo mismo con venus , a nuestra tierra no llegara a consumirla  pero el resultado de tanto calor  la trasformara en una roca muerta y quemada , no quedara ni rastro de nosotros , ni de lo que hicimos para trasformar nuestro planeta ni de lo que no hicimos para poder salvarlo  . Siglos de existencia que se perderán para siempre , nuestros logros , nuestras ciudades , todo desaparecerá.Será la última extinción.  Después pensé en la luna , y recordé que se separa de la tierra un centímetro cada año , entonces comprendí que cuando ocurriera todo esto , nuestro satélite ya estaría fuera de la influencia de la gravedad de la tierra y andaría  vagando libre por la inmensidad del  espacio . Ella será nuestra eterna embajadora  , en su superficie se conservarán para la eternidad  los últimos vestigio de la humanidad : 3 vehículos de las misiones apolo , una foto familiar , 6 banderas de estados unidos , un pin de plata y una escultura que se dejó allí en honor de los astronautas que murieron durante toda la carrera espacial.  Y ni un solo libro. Si yo hubiera sido el director de la nasa por aquel entonces hubiera cambiado el pin de plata por un ejemplar del quijote. Pero que le vamos hacer, yo me dedico a los zapatos.... Y es que cuando se trata de la inmensidad del universo todo me parece aún más pequeño. 


Gracias al desarrollo tecnológico de muchas ciencias, la física, la química, la astronomía se ha podido establecer que los átomos y moléculas de que estamos hechos provienen de las estrellas y de su evolución ulterior en supernovas, uno de los destinos finales de las estrellas en que al explotar dispersan los átomos y moléculas más pesados que luego van a teñir de ellos las nebulosas planetarias y formaran luego parte de los planetas y mas tarde parte de nosotros. El tema ha sido tratado por varios autores. Todos los libros sobre este tema incluyen datos históricos que sirven para recrear la evolución de la ciencia y finalmente como con ciertos procedimientos o tecnologías, por decir espectrómetros se ha podido determinar los tipos de átomos y moléculas que forman diferentes estrellas. Libro claro y ameno que es una puesta al día con el conocimiento actual que tenemos. De allí el titulo somos polvo de estrellas.


Ha caído de un tirón. Verdad es que no es muy extensa, pero eso no le resta ni un ápice de genialidad a una obra divulgativa como es esta. A veces es compleja, como todo lo relacionado con la astrofísica, pero hay cosas que no pueden ser despojadas de su complejidad sin quitarle su quintaesencia que la haga entendible. El titulo le viene que ni pintado. Sin fantasía, sin arrobo científico, ni idealizaciones sin fundamentos para justificar lo injustificable, el autor nos lleva a la conclusión remota del origen de los átomos que configuran nuestros cuerpos, y el de los seres vivos o inertes que nos rodean. Absolutamente recomendable su lectura para poder conocernos más de cerca a nosotros mismos y nuestros congéneres.


Genial libro para poder entender la singularidad del universo de la cual somos parte, y dejar esa arrogancia humana que somos el único planeta habituado o importe en el cosmos


Un libro de fácil lectura para aquellos que no somos tan entendidos en el mundo de la astronomía, con una narrativa clara que si bien posee un grado de tecnicismo es capaz de plasmar su idea de manera concreta y apoyado de grandes ilustraciones. Un gran punto a favor es aquel sentimiento que entrega el libro a inspirarnos a compartir este nuevo conocimiento con datos interesantes. Espero pronto leer los demas.


Muy buena introducción a la astronomía para quienes venimos de otras áreas. Lenguaje muy claro y sencillo, más aún las explicaciones del autor.


He sentido al leerlo lo mismo que cuando acabé de ver la secuela de Cosmos que grabó Neil deGrasse Tyson. Es una sensación abrumadora. Como se dice vulgarmente: me explotó la cabeza. Aunque algún fragmento se hace un poco farragoso para legos en física o química, el sentido general se capta fácilmente. Las magnitudes,datos, cifras, distancias y algunos conceptos son muy difíciles de imaginar...pero son fascinantes. El mismo concepto de que toda la materia de la que estamos formados (excepto el hidrógeno) proviene de las estrellas es mágico, absolutamente poético. ¡Qué magnífica suma de casualidades hace que esté escribiendo esto ahora mismo!